Brekalo regatea a Alemania

Croacia Brekalo sub-17 - Edu Ferrer Alcover

Si no es la mejor actuación de un jugador en lo que llevamos de Mundial sub-17, poco le falta. Croacia eliminó a Alemania en los octavos de final después de un partido maravilloso del combinado balcánico, que fue mucho más efectivo de cara a portería y supo imponer el extraordinario momento de forma de varios de sus mejores futbolistas. Croacia ganó por 2-0 y aunque el cómputo global indica que el guardameta croata Semper intervino mucho más que su homólogo Frommann, los titulares se los llevó el extremo zurdo del equipo vencedor: Josip Brekalo. Habilidoso, escurridizo, veloz y con una personalidad bárbara, el dorsal 7 de Croacia destrozó a Alemania por el flanco izquierdo. Encaró y regateó como quiso, con una facilidad pasmosa, y aprovechó el pánico que sembraba en la zaga teutona para soltar el balón una vez atraía a dos o tres rivales, si es que no los dejaba sentados por el suelo antes. Tanto en el primer tiempo como, sobre todo, en el segundo. No redondeó su fantástica actuación con un gol, pero participó de forma decisiva en las dos dianas croatas. Pocas veces un futbolista se muestra tan superior a sus rivales en la categoría sub-17.

Brekalo.
Brekalo ya jugó a un buen nivel en el Europeo sub-17 de Bulgaria.

Se adelantó Croacia bastante pronto en una jugada en la que el propio Brekalo centró desde la banda izquierda y que Moro culminó en el área pequeña. Nikola Moro, mediapunta y capitán de la selección balcánica, es otro de los nombres a apuntar en el elenco croata en este Mundial sub-17. Su primera mitad fue portentosa, pues es capaz de congelar el tiempo cuando recibe el balón. Se para, atrae rivales y termina filtrando un buen pase que deja en ventaja a sus compañeros. Su pausa ya causó estragos ante Nigeria en la fase de grupos. Moro se juntó con Brekalo en el perfil izquierdo y ambos marearon por completo a Nesseler a pesar de las ayudas defensivas Dorsch, pivote de ese sector. Sea como fuere, el lateral Nesseler sufrió de lo lindo en un partido rememoró la pesadilla que supuso para él la final del último Europeo sub-17.

A pesar de las dificultades defensivas, Alemania sobrevivió gracias a la notable lectura de Joel Abu Hanna, el mejor central de los teutones en el torneo, que controló bastante bien al punta croata y protagonizó varias intervenciones clave en momentos decisivos a pesar de no estar demasiado afortunado en el 1-0. Poco a poco Alemania se fue acercando y como goza de calidad en tres cuartos, terminó generando ocasiones. Goteaban, pero llegaban de forma regular a través de acciones individuales de Passlack o Schmidt. Y si no marcó la selección de Wück fue por el poco acierto de Eggestein, ariete alemán, y sobre todo por la seguridad que transmitió Adrian Semper entre palos. El portero croata detuvo los disparos con solvencia y siempre parecía tener la situación bajo control, incluso en las acciones más difíciles. Pero las estadísticas tampoco mienten y Alemania generó seis ocasiones bastante claras para marcar antes de la hora de partido. Faltó puntería.

Abu Hanna, el mejor defensa de Alemania.
Abu Hanna, el mejor defensa de Alemania.

En cualquier caso, respondió bien Croacia cuando más le exigió Alemania, pues defendió de forma notable. A menudo el equipo plantaba la línea defensiva a una altura considerable para dejar a los delanteros rivales en fuera de juego, concedía pocos espacios a la espalda del doble pivote y la pareja de centrales, compuesta por dos torres como Kalaica y Soldo, anuló por completó a Eggestein. En cierta medida, la selección croata funciona casi como un equipo cohesionado y con automatismos impropios de un combinado nacional. Por algo diez de los once jugadores titulares con Croacia militan en el Dinamo de Zagreb. Y el único que no juega en el campeón croata lo hace en el Lokomotiva, el equipo donde se suelen foguear como cedidos los talentos del equipo capitalino. Así Croacia resistió en los momentos más complicados y en un contragolpe Brekalo dejó solos a Delic y Davor Lovren, que puso el 2-0 definitivo en el tiempo de descuento, con Alemania volcada por completo en busca del gol del empate. Croacia ya ha ganado a Nigeria y Alemania en este Mundial sub-17 y querrá más. Y cuenta con Brekalo, uno de los mejores futbolistas del torneo. Ha firmado un partido histórico. Nesseler todavía lo está buscando

Fotografías: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*