Cinco conclusiones del fin de semana

unai-simon-Athletic Club España sub19

Unai Simón despierta la euforia bilbaína tras la venta de Kepa

No sabemos si llegará a la selección absoluta, si algún día algún equipo pagará lo mismo que el Chelsea ha pagado por Kepa o si alcanzará el mismo nivel que el guardameta de Ondarroa. Lo que sí parece evidente es que Unai Simón tiene muy buena pinta. Ya lo había insinuado con la sub-21 en los cuatro partidos oficiales que jugó como titular con la rojita y lo confirmó en San Mamés ante todo un Real Madrid. Más allá de sus cuatro paradones, sorprendió su personalidad: el aplomo con el que jugó el balón cuando le presionaban los atacantes blancos y cómo mantuvo con frialdad la consigna de intentar iniciar con sentido. Es titular por una carambola rocambolesca: se marchó Kepa, se lesionó Herrerín y se originó un conflicto con la situación contractual de Remiro. Y Unai, que iba a jugar cedido en el Elche en Segunda, es ahora el número uno en la catedral. Si mantiene este nivel costará sentarlo, especialmente porque la hinchada aprendió a idolatrarlo en una noche ambientalmente apasionante en Bilbao, con un Athletic dando un nivel muy superior al de las dos primeras jornadas y con un Real Madrid que sólo mejoró cuando Casemiro ingresó para reordenar un centro del campo perdido con Kroos como pivote posicional y Ceballos como segundo interior al lado de Modric. No pudo evitar Unai el 1-1 de Isco tras un centro delicioso de Bale, pero dejó a la afición exultante y pensando que bienvenidos sean esos 80 millones que ha pagado el Chelsea si hay un relevo en la casa tan prometedor. A.T.

A la Real le sobraron errores de Rulli… pero también le faltó acierto arriba

Las dos equivocaciones de Gerónimo Rulli fueron muy evidentes y tuvieron un peso tremendo en la remontada del Barcelona en el estreno del nuevo Anoeta. Tampoco estuvo bien Zurutuza en el 1-2 de Dembelé y Asier Garitano lamentó especialmente encajar dos goles en dos acciones a balón parado que, según sus propias palabras, cualquier equipo de primera división debería saber controlar. Resulta llamativo que un equipo que parece haber virado hacia una versión más conservadora haya sido incapaz de retener las ventajas que ha logrado en las tres últimas jornadas: la Real Sociedad ganaba en Leganés por 0-2 y empató 2-2; vencía en Eibar 0-1 y perdió 2-1; y se adelantó ante el Barcelona y acabó derrotado por 1-2. Es lógico que el debate acerca de quién debe ser el portero titular (Rulli o Moyá) presida ahora las tertulias donostiarras, pero no debe olvidarse tampoco que el cuadro txuri urdin desaprovechó clarísimas ocasiones para sentenciar el choque y que esta circunstancia tuvo tantísima incidencia como lo que regaló en el área propia. Marc-André Ter Stegen tuvo mucho que ver con la falta de eficacia de la Real, pero no toda la responsabilidad fue suya. Especialmente desacertado estuvo Juanmi, el punta principal de un equipo que llegaba cortito de pegada al partido por las lesiones de Willian José y Sandro Ramírez. Es hacer fútbol ficción, pero resulta inevitable preguntarse qué hubiese ocurrido si esas ocasiones les hubieran caído a ellos. A.T.

Una victoria demasiado corta en Wembley

El 1-2 final se quedó muy corto a la hora de plasmar la superioridad del Liverpool en su visita al Tottenham, que pronto estrenará el nuevo White Hart Lane. El equipo de Jürgen Klopp hizo mucho daño al Tottenham, más largo y separado que de costumbre. El conjunto de Pochettino repitió el rombo con el que ha jugado en varios de los primeros encuentros de este curso, en esta ocasión con Eriksen como vértice más adelantado en la medular, por detrás de Lucas Moura y Harry Kane, pero sufrió para imponer su discurso. Consciente de que el Liverpool presionaría arriba, los spurs quisieron poblar el centro del campo para evitar pérdidas. No surtió efecto el plan de Pochettino: Dembélé y Dier sufrieron para sortear los primeros obstáculos de los reds, que lograron recuperar en campo contrario y luego se desplegaron con peligro. Sobre todo por las bandas, las zonas menos protegidas por el cuadro londinense. El Liverpool generó al menos media docena de oportunidades de gol, pero solo aprovechó dos de ellas. Brilló el trabajo de Firmino, que torturó a la zaga del Tottenham con constantes apoyos entre líneas que arrastraban a los centrales para luego filtrar el balón a su espalda, pero sus compañeros resolvieron mal varios contragolpes en los que pudieron sentenciar el partido. Pese al gol de Lamela en el descuento, que maquilló el resultado, el Liverpool cosechó una victoria de prestigio que refuerza su candidatura a aspirante al título. T.M.

Roberto Firmino of Liverpool celebrates after scoring his team's 4th goal to make it 4-0 during the UEFA Champions League Semi-Final match at Anfield, Liverpool Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 24/04/2018
Roberto Firmino marcó el segundo gol del Liverpool en Wembley. Foto: Focus Images Ltd.

Resaca post parón selecciones y cautelas previas al estreno en la Champions

De los 19 representantes (de 32) de las cinco grandes ligas europeas en la fase de grupos de la Champions, solo 9 ganaron su compromiso liguero previo al estreno en la competición europea. El Barcelona fue el único equipo español que ganó tras remontar en Anoeta -Valencia, Atlético y Real Madrid empataron-; la Juventus y el Nápoles vencieron por un único gol en Italia mientras la Roma dejó escapar un 2-0 a favor contra el Chievo y el Inter perdió en casa ante el Parma; Hoffenheim y Schalke volvieron a perder en la Bundesliga; y Olympique de Lyon y Mónaco tropezaron lejos de su estadio. La única liga en la que no se produjeron pinchazos de este tipo fue la Premier, donde el Manchester City goleó con comodidad al Fulham, el Manchester United derrotó (no sin sufrimiento) al Watford a domicilio y el Liverpool conquistó Anfield para doblegar al Tottenham, el único equipo Champions inglés que perdió. La jornada posterior al parón de selecciones de septiembre suele ser un momento delicado, pues se junta el desgaste acumulado por varios futbolistas de peso con una fase de la temporada en la que los equipos todavía están por engrasar. Es un clásico de esta época que se reflejó en los resultados: de los nueve triunfos citados, solo cuatro se resolvieron por una diferencia de más de un gol. Bayern y Borussia Dortmund sentenciaron a Bayer Leverkusen y Eintracht de Frankfurt a falta de pocos segundos para el descuento, por lo que apenas el Manchester City y el PSG afrontaron los últimos minutos con un margen amplio que les permitió ponerse a pensar en el estreno en la fase de grupos de la Champions. T.M.

La fría venganza de Dimarco

La primera victoria del nuevo Parma en la Serie A llegó en un momento insospechado. El conjunto de la Emilia Romagna no había ganado en ninguna de las tres primeras fechas de la temporada y la visita al Inter no parecía el mejor escenario posible para estrenar el casillero de triunfos. Sin embargo, el Parma conquistó el Giuseppe Meazza gracias a un zapatazo de Federico Dimarco… lateral izquierdo cedido por el Inter de Milán. Un futbolista que pertenece al Inter ayudó a derribar al conjunto nerazzurro con un zurdazo lejano que tomó un efecto peculiar que sorprendió a Handanovic, que ni siquiera se estiró pensando que la pelota iba a salir fuera. Dimarco, lateral zurdo internacional con la selección italiana en categorías inferiores, solo jugó dos partidos con el Inter. Uno de fase de grupos de Europa League y otro en la Serie A, en un Inter 4-3 Empoli correspondiente a la última jornada del campeonato. Solo dos ratitos. Sin oportunidades en el club en el que se formó, se reivindicó con un gol de bandera -el primero de su carrera profesional- que celebró a lo grande, quitándose la camiseta y ganándose una cartulina amarilla. Veremos si el Parma da continuidad a Dimarco, un lateral izquierdo muy ofensivo que destaca por su golpeo de balón y que tiene como referentes a Marcelo, Jordi Alba y Roberto Carlos. T.M.

Artículo relacionado: Federico Dimarco atendió a MarcadorInt en el Europeo sub-19 de 2016

El golpeo de Federico Dimarco marca diferencias.
El golpeo de Federico Dimarco marca diferencias. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Textos de Axel Torres (A.T.) y Tomàs Martínez (T.M.). Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

4 comments

Saludos, querría preguntar sobre las alternativas a Eric Dier en el partido del Tottenham contra el Liverpool. Viendo el partido, me pareció el peor del centro del campo de largo, aunque quizás no sólo por deméritos propios… Tiene Wanyama la capacidad de robarle la titularidad? Créeis que veremos a Harry Winks más a menudo? Os parece que habrá fichajes de invierno en este sentido o la factura del nuevo Lane impedirá renovar el equipo hasta la partida de Eriksen (que parece segura después de cinco maravillosos años)?

En segundo lugar, sólo decirle a Tomás que Parma no es una ciudad toscana, sino emiliana!

¡Toda la razón! Corregido el desliz del Parma.

Sobre el caso de Eric Dier, yo creo que Harry Winks empezará a jugar mucho más a partir de ahora. Se acaba de recuperar de una larga lesión, es un futbolista muy del gusto de Pochettino y encaja con la propuesta. Le está costando a Eric Dier en el arranque de curso, pero quizás también puede ser normal después de un verano largo, con un futbolista que estuvo en las semifinales del Mundial. Siempre hay algunos a quienes les cuesta más coger el tono físico y reengancharse al ritmo de la temporada.

Hola Tomás! Recuerdo que algo x el estilo dijo Mourinho (acerca de las dificultades de iniciar la temporada post Mundial para aquellos equipos con mayoría de Internacionales) y pienso que pocos equipos hay más afectados que los Spurs en este sentido. Entre belgas e ingleses tienen el 75% de su once. Si se suma la participación de Son con su selección, y la falta de refuerzos creo que pasará un tiempo antes de poder ver al equipo de Pochettino en plena forma. Mi duda es si esto lo penalizará en Champions dado el complejo grupo en el que está (aunque el Inter sea hoy x hoy un desastre). Saludos!

Deja un comentario

*