Colombia-Japón: de Cuiabá a Saransk

James Rodríguez Juan Cuadrado Teófilo Gutiérrez Camilo Zúñiga Pablo Armero Carlos Sánchez Colombia Focus

No hay muchas posibilidades de que Japón y Colombia se crucen en partidos oficiales, pero los sorteos los han emparejado en el mismo grupo en dos Mundiales consecutivos. Hace cuatro años, en Cuiabá, el conjunto cafetero arrolló a los nipones por 4-1 en un duelo que confirmó su primera posición y supuso la eliminación de los asiáticos. Brilló especialmente James Rodríguez, que estaba empezando a escribir el guion de su fichaje por el Real Madrid: en sólo 45 minutos (le dieron descanso en el primer tiempo pensando en los octavos) anotó un gol y asistió en otros dos a Jackson Martínez.

Mientras James volverá a ser uno de los referentes de Colombia en Rusia -pese a que un problema muscular en el gemelo mantiene en duda su presencia en el once titular mañana en Saransk-, la carrera de Jackson ha caído en picado, hasta el punto de no integrar la convocatoria de 2018 y encontrarse ahora mismo sin equipo. Una gravísima lesión tiene la mayor parte de responsabilidad en ambas circunstancias, pese a que su rendimiento en el Atlético de Madrid ya hizo rebajar enormemente las expectativas que había generado en el Oporto. En realidad, medio equipo titular de aquel día en Brasil no ha repetido en la citación de Pekerman cuatro años después, con el técnico argentino apostando por una interesante regeneración llamando a varios futbolistas que han explotado en los últimos tiempos. Aunque la noticia más positiva con respecto a la cita de 2014 es el regreso de Radamel Falcao, que se perdió aquel campeonato por lesión y debutará en un Mundial a los 32 años. Su capacidad resolutiva y el deseo de quitarse la espina tras aquella entrada en un partido de Copa de Francia ante un rival amateur que le dejó sin jugar el torneo planetario en el momento de mayor plenitud de su carrera deben impulsar a una escuadra con mucha calidad en tres cuartos de campo y que, a priori, se presenta como la ligera favorita en un grupo de dificilísimo pronóstico.

Sorprendentemente por lo que se podría pensar conociendo las culturas de ambos países, la federación que ha vivido más inestabilidad y cambios drásticos en este periodo de cuatro años ha sido la nipona. De hecho, mientras Pekerman repite en el banquillo colombiano -lleva en el cargo desde 2012-, Japón ha tenido cuatro seleccionadores distintos. Alberto Zaccheroni se fue tras el Mundial 2014; Javier Aguirre duró poco como sustituto porque le rescindieron el contrato cuando se le involucró en el posible amaño del Zaragoza-Levante; Vahid Halihodzic fue sorprendentemente destituido hace pocos meses tras liderar al equipo en la clasificación para el Mundial -que logró con enorme antelación-, y ahora el veterano Akira Nishino se estrenará en partido oficial tras haber estado casi tres años inactivo. Al no haber podido dirigir al equipo más que en amistosos preparatorios, hay muchas incógnitas alrededor del once inicial que elegirá para medirse a los cafeteros. Los problemas físicos de Shinji Okazaki, su mejor delantero en los últimos tiempos, aún dificultan más la tarea de aventurar su alineación. Lo que sí parece claro es que se apoyará en futbolistas enormemente experimentados en la columna vertebral, con Kawashima, Yoshida, Hasebe y Kagawa en las posiciones centrales. Es, de hecho, un equipo algo envejecido, con el punta Yoshinori Muto como único presumible titular menor de 27 años (tiene 25). Esa ausencia de talento emergente que dispare expectativas renovadas es, además de las dudas que ha generado un cambio de técnico tan incomprensible a ojos del público, la principal razón por la que el pesimismo es bastante generalizado en el entorno del combinado nacional nipón.

Alineaciones probables: Colombia-Japón, martes 18 a las 14:00h

Colombia vs Japon - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*