¿Cómo, cuándo y por qué?

Aspire Arseni

“Son buenos lanzadores de penaltis, normalmente marcan. Hoy fallaron tres”. De esta manera el juvenil de Aspire Football Dreams se despidió del MIC 2015 en Cuartos de Final, al caer desde los once metros frente al Atlético de Madrid. Arseni Comas, su técnico, se lamentaba de la falta de acierto, aunque reconoció que su confianza en ellos era máxima en esta especialidad.

Pese a todo, el gerundense quedó contento con el papel realizado por sus pupilos durante estos días, pese a quedarse nuevamente lejos del éxito en la misma fase que el pasado año. “Hemos ido de menos a más”, nos relataba. Sin embargo, el contexto ante los colchoneros les acabó superando, prueba de su inactividad competitiva –al máximo nivel- durante la temporada, dejando una vez más a las claras los déficits que acumulan: “Les falta aguantar la presión en una situación así, porque no competimos en la academia sólo jugamos amistosos, por lo que no estamos acostumbrados y eso les ha podido”.

La manera de encajar en los dos duelos posteriores a la plácida fase de grupos subrayó aún más si caben esas carencias. “Tenemos un problema grande con la estrategia, sobre todo por el tema de la altura. Además, no les gusta mucho ir de cabeza. No lo encuentran necesario”, declaraba el míster. Puede parecer, y parece, contradictorio viendo el físico que les corresponde por naturaleza. No obstante, Comas argumentó que “tienen un físico fuerte, de rapidez, de resistencia… Pero no son altos, ni saltan bien compitiendo. No saben medir los tiempos, ni la situación. Les falta ese momento de saltar, no tener miedo y asimilar que en el fútbol también se juega con la cabeza”. La relevancia del cómo, cuándo y por qué.

Los síntomas que presentan están identificados. Son hábitos adquiridos y asimilados que a cierta edad avanzada ya son muy difíciles de corregir. Es por eso que se espera que las generaciones venideras sean mucho más fructuosas de cara al futuro para la prestigiosa academia con sede en Senegal y Catar.

“Les sigue costando mucho. Cuando tienes un hábito a una edad como esta, es muy difícil cambiarlo. Siendo infantiles, más pequeños, es más fácil. Ya cuando me llegan a mí los hábitos son difíciles de cambiar”.

Ya en la pasada anterior intercambiamos impresiones con Arseni, avisándonos de la dificultad que conlleva para la gran mayoría la comprensión de aquello que deben hacer, lo que no, la forma y el motivo. Es decir, estos chicos son corregidos con 12 años, lo que algunos ya aprenden a los siete u ocho. En el fondo es un problema de educación, una reconducción tardía. Pues las personas ya cercanas a la adolescencia posee una serie de manías y vicios muy difíciles de rectificar. Y esta generación todavía está en ello, con lo cual lo mejor debe estar al llegar.

Otro problema: “Es el de pensar. Son muy fuertes, muy rápidos, técnicamente son excelentes, pueden hacer muchas cosas, pero en muchas ocasiones les sigue faltando el saber qué es lo que hacen, lo que hay que hacer en cada momento y por qué. Aún así hemos mejorado”

Arseni Comas

Arseni Comas, durante el transcurso del encuentro de Octavos de Final frente al AC Hostalric. (Foto: MarcadorInt)

Se igualan las fuerzas y las diferencias se minimizan

En las ediciones donde MI ha estado presente en el MIC hemos podido observar la pasmosa facilidad con la que Aspire se ha apuntado las últimas cuatro ediciones infantiles y las tres últimas en categoría cadete. El asunto se tuerce al dar el salto a juvenil, donde sólo fueron capaces de llevarse el título en 2012 y en las últimas dos participaciones su representación ha caído en Cuartos. La expectación generada desde su creación y las llamativas condiciones físicas de sus futbolistas hace que se espere más de ellos.

He aquí cuando surge un debate, obviedad o no, en boca de muchos de los que acumulamos horas y horas de campo en campo. Conforme la edad avanza, el físico es menos importante y otros aspectos (como el táctico, la experiencia…) cobran más relevancia. Es la dificultad de un equipo con un rodaje previo amistoso. Un hándicap a compensar.

“En España pasa igual. A un equipo de segundo año contra otro de primero, cuesta mucho. Cuando ya se iguala la edad de juvenil, pese a que uno sea más bajito, es diferente. El chico aunque sea más pequeño físicamente, tiene otras habilidades y un bagaje. En cambio ahora, nuestros infantiles ya tienen una corpulencia superior a la de este equipo. Se iguala más cuando llegas a una edad en la que los nuestros se alimentan mucho mejor, tienen posiblemente una vida mucho más plácida y ello va marcando”.

¿Y después de esto, qué?

Tras poner punto y final en la presente edición del MIC, en las próximas fechas se decidirá el futuro de muchos de los componentes de este juvenil. Una vez aterricen en Senegal, seguirán compitiendo como hasta el momento a base de amistosos. Posteriormente, manifestó Arseni Comas, “se decidirá quienes van a Eupen y pueden competir, y quienes son los que vuelven a su país”. El técnico, dolorido aunque realista, reveló que a pesar de que todos no puedan llegar -es obvio- “llevan un aprendizaje futbolístico y académico que les servirá para tener un status mayor que el resto para poder ganarse la vida, pese a que como pasa en Europa, tendrán que vivir por sí mismos”.

Related posts

Deja un comentario

*