Corea del Sur por detrás en el marcador

Faes, central y capitán de Bélgica. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

El primer partido de eliminatorias puso de manifiesto los principales defectos de la selección de Corea del Sur, que había completado una primera fase de Mundial sub-17 sobresaliente y parecía postularse como una candidata a alcanzar rondas importantes. Primera en un grupo que compartía con Brasil, Inglaterra y Guinea, el combinado asiático no había encajado ningún tanto en sus tres primeros encuentros, era un ejemplo de solidez y con ello le había valido para traducir sus dos dianas a favor en victorias, pues su defensa era inexpugnable. Sin embargo, Bélgica se cruzó por el camino y a los once minutos dinamitó los planes del equipo surcoreano.

Una pérdida ridícula en el centro del campo del central Lee Sang-Min, un balón preciso a la espalda de la zaga que se tragó su compañero en el eje de la línea defensiva, Lee Seung-Mo, y el desmarque y posterior definición perfecta de Jorn Vancamp para culminar un contragolpe letal supusieron el primer tanto en contra de Corea del Sur en el Mundial de Chile. El equipo asiático, bien plantado en los compases iniciales, se vio obligado a proponer y asumir la iniciativa y en ningún momento pudo desbordar a una selección belga que le dañó con su propia medicina. Bélgica juntó sus líneas y apenas cedió metros a los centrocampistas y atacantes coreanos, sin soluciones en largos ataques.

Janssens Bélgica sub-17 - Edu Ferrer Alcover
Janssens, lateral zurdo de Bélgica, completó un partido muy serio.

Con este plan Bélgica iluminó todas las lagunas de Corea del Sur con luces de neón. Los coreanos se atascaron a pesar de contar con futbolistas técnicos, de buen trato de balón, pero carentes de imaginación y juego entre líneas, un problema que en ocasiones parece casi crónico en las selecciones asiáticas. Con el marcador en contra, no servía de nada mostrar orden y solidaridad defensiva, que los extremos trabajaran en los flancos y que las líneas estuvieran muy juntas para evitar recepciones a la espalda del centro del campo. Ante el soberbio trabajo del mediocentro belga, Rubin Seigers, el delantero del Barcelona, Lee Seung-Woo, se vio obligado a retroceder cada vez más metros para entrar en contacto con la pelota, pero solo podía progresar a base de regates y conducciones infinitas que la buena zaga belga abortó. Corea del Sur no aceleró el juego en tres cuartos de campo porque no disfrutaba con sus atacantes ahogados en ataques estáticos, sin espacios, y poco a poco la figura de Lee Seung-Woo se fue diluyendo en la desesperación propia de aquel que se siente impotente ante un sólido sistema defensivo liderado por el capitán Wout Faes en el eje de la zaga y el el ya citado Seigers en el centro del campo. Tampoco desbordó Corea por fuera, como en el debut ante Brasil, y Bélgica mantuvo a raya a los asiáticos con un partido muy serio.

Corea del Sur vs Belgica - Football tactics and formations
Planteamientos iniciales.

Además, con Vancamp en punta Bélgica salía al contragolpe con mucho peligro, Orel Mangala permitía a los belgas hacerse con la posesión y bajar el ritmo del encuentro cuando fuese necesario y en la segunda mitad Verreth sentenció el cruce con un golazo en otro contraataque que descosió una defensa de Corea del Sur cada vez más expuesta. No importó que poco después Lemoine fuera expulsado por cometer un penalty: Teunckens, especialista en la materia, se encargó de detener el mal disparo de Lee Seung-Woo, que se despide del torneo insinuando condiciones pero sin haber demostrado todo el potencial que se le intuye. En el momento de la verdad, Corea del Sur decepcionó mientras Bélgica va a más y se permitió el lujo de dejar en el banquillo a chicos como Ademoglu, Thuys o Azzaoui, que destacaron en el Europeo sub-17 y que no han empezado el Mundial con buen pie. Están a tiempo de marcar diferencias en cuartos de final.

Fotografías: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*