Cork City FC, a punto de conquistar Irlanda tras ser refundado en una tienda de patatas fritas

cork-city

La República de Irlanda está a punto de conocer a su campeón. La holgada ventaja del líder actual -14 puntos a falta de 6 jornadas- indica que 12 años después de conseguirlo por última vez, el Cork City se alzará con el trofeo de la Premier League irlandesa; un triunfo que supone todo un acontecimiento histórico en el fútbol irlandés no sólo porque haya transcurrido más de una década desde que el equipo de la Rebel County lograse su último título liguero, también porque lo ha conseguido después de un proceso de refundación ejemplar. Este es el final feliz de una historia de aficionados que no se resignaron al ver a su club desaparecer: lo resucitaron, lo moldearon bajo unos parámetros sostenibles y lo situaron en lo más alto del fútbol de su país.

Cork es la segunda ciudad más grande de la República de Irlanda, conocida popularmente como ‘The Rebel County’ por su especial obstinación y beligerancia durante la Guerra de Independencia irlandesa. En 1984, distintos clubes se fusionaron para crear el Cork City FC y así dar a luz a una entidad que amasara todo el fútbol de esta urbe de más de 120.000 habitantes. El equipo consiguió aglutinar el sentimiento de la ciudad y se estableció como todo un símbolo, una institución con los índices de asistencia más altos en su estadio, Turner’s Cross.

cork-city-2
El Cork City FC ha conseguido alcanzar el éxito de un modelo en el que una Junta formada por 7 miembros gestiona una sociedad Cooperativa propiedad de sus socios. Foto: Propiedad del Cork City FC.

Un presidente dueño de la mejor Chip Shop de la ciudad

Desde entonces, el Cork City FC consiguió una Premier League en 1993 y otra en 2005, además de un par de Copas FAI, siguiendo pues los cauces de un club modesto con moderadas aspiraciones de conseguir algún título muy de vez en cuando. “Ganar un trofeo era algo excepcional, pero estábamos orgullosos por sentirnos parte de una familia. Por poner un ejemplo, el presidente de la última liga conquistada en 2005 era Brian Lennox, el dueño de una pequeña pero sabrosa Chip Shop (un puesto de restauración de difícil traducción, que podríamos definir como un sitio de comida rápida cuyo plato principal son las patatas fritas)”. Lo explica Niamh O’Mahony, aficionada del Cork City FC y miembro del SD Europe, una plataforma que proporciona herramientas a todos los clubes europeos gestionados por sus socios.

“La paradoja es que gracias al voluntariado de muchos, ahora nuestros jugadores son profesionales a tiempo completo”

Al año siguiente de la victoria en Premier el equipo consiguió también la Copa, todo un síntoma de buena salud del club. Pero tal y como ha sucedido en tantos otros proyectos futbolísticos, el exceso de ambición y el gasto desmedido llevaron al club al borde de la catástrofe en muy poco tiempo: “Un grupo inversor llamado Arkaga compró el club, impuso su estructura y empezó una corta pero nefasta época de dispendio. Sueldos elevadísimos, primas totalmente descabelladas y condiciones contractuales nunca vistas antes en el fútbol irlandés. En cuestión de dos años el club acumuló deudas superiores al millón de euros que ponían en riesgo incluso su continuidad. En vista de la deriva de los acontecimientos, en 2008 el propietario de la Chip Shop y expresidente Brian Lennox junto a otros seguidores del Cork decidieron crear la FORAS Friends of Rebel Army Society– para establecerse como grupo organizado de aficionados que tomara parte activa en el día a día del club. Además del acrónimo, Forás también significa ‘desarrollo’ o ‘evolución’ en gaélico.

cork-city-4
Jackie Lennox, el establecimiento de culto para todos los aficionados del Cork City FC. Además del tradicional Fish&chips, los usuarios de Tripadvisor recomiendan fervientemente el pastel de patata. Foto: tripadvisor.com

Poco se imaginaban los miembros de la FORAS que en cuestión de meses tendrían que tomar un papel tan crucial en el devenir de su equipo. Después de varios avisos por parte de la Federación por sus repetidos impagos, la justicia le retiró la licencia al Cork City FC en Premier League como consecuencia de la desarticulación de su empresa propietaria. El presidente por aquel entonces Tom Cloughan dimitió y al no encontrar más inversores que asumieran las deudas, el viejo Cork City FC desapareció.

Nueve días para montar un equipo

Fue entonces cuando los aficionados reaccionaron de forma rápida y decidieron crear un nuevo club en régimen de Cooperativa, el Cork City Foras Co-op que recogiera el escudo y la estructura formativa del anterior club. “En cuestión de meses necesitábamos un millón de euros y teníamos que darle estabilidad económica al club”. En 2010, la Federación irlandesa de fútbol le concedió una licencia para jugar en la First Division, la segunda categoría del fútbol en la República de Irlanda. “A nueve días del inicio de la competición nos confirmaron la plaza, teníamos poco más de una semana para encontrar jugadores suficientes y completar una plantilla que pudiera competir en la First Division”.

Lo consiguieron, empataron a uno en el primer desplazamiento a campo del Derry City y posteriormente durante aquel 2010 la justicia reconoció a este nuevo club como el heredero del antiguo Cork City FC. Pero a diferencia del anterior, este está regentado por una empresa inscrita en el registro de Sociedades como cooperativa en la que cualquiera puede inscribirse como socio/miembro por 120 euros al año o 10 al mes.

‘Nuestro trabajo puede servir de inspiración para muchos otros clubes en Europa’

Tras una primera temporada en segunda división saldada con la sexta plaza, el resucitado Cork City FC se proclamó campeón de la First Division en 2011, lo que le permitió volver a la máxima categoría del fútbol irlandés. En cuestión de prácticamente dos años, gente sin ningún tipo de experiencia en la gestión de clubes se vio en la élite del fútbol de su país. Lo relata O’Mahony: “Mucha gente nos veía como un simple grupo de aficionados, y nos decían que los aficionados no tienen que meterse en la gestión. Pero formamos grupos de trabajo en los que cada uno pudiera aplicar sus conocimientos profesionales al club de fútbol. Resulta paradójico porque a base de horas y horas del  voluntariado de muchos conseguimos estabilizar el club en la Premier y hacer que los jugadores de nuestra plantilla sean profesionales a tiempo completo”.

cork-city-3
El Turner’s Cross es el campo con más asistencia de todo el fútbol irlandés. Imagen: Propiedad del Cork City FC.

En 2014, cuatro años después de refundarse, la Rebel Army estuvo a tan sólo un partido de volver a conquistar la Premier League, pero en un fatídico último partido el Dundalk se impuso y se llevó la liga; después de aquel final de infarto del 2014, el Cork City FC quedó en los años siguientes en segunda posición por detrás, precisamente, del Dundalk. No obstante, la Copa FAI del año pasado supuso un punto de inflexión. En una igualadísima final, el gol de Sean Maguire en el minuto 120 sirvió para doblegar al Dundalk. El tanto de Maguire tuvo algo de liberador, porque no sólo supuso el primer título en la nueva era del Cork City FC, también fue el presagio de lo que vendría este año. El paso del equipo entrenado por John Caufield por la Premier League 2017 ha sido avasallador hasta contar con una ventaja de 14 puntos respecto al Dundalk, a falta de seis jornadas por disputarse.

Basado en un modelo sostenible y sustentado sobre la labor de sus socios/propietarios el Cork City está en situación de ganar la liga 12 años después de la última que levantó y 7 después de refundarse. El triunfo de este equipo demuestra que los éxitos deportivos no están reñidos con defender su propia manera de conseguirlos: Somos realistas y sabemos que nuestro éxito ha sido posible porque el fútbol irlandés no mueve las cantidades de dinero que se manejan en otros países; seguramente en otro tipo de estructuras hubiera sido mucho más complicado. Dicho esto, estamos convencidos que hay aspectos de nuestra forma de trabajar que pueden inspirar a otra gente y hacerles ver que darle voz y voto a los socios no está reñido con tener alegrías en el campo”.

A falta de la conclusión definitiva y salvo una sorpresa nunca vista, la Premier League 2017 de la República de Irlanda será sin duda un capítulo destacado en la historia del fútbol, quizás por ser la precursora de un movimiento global o quizás justamente por su excepcionalidad dentro de un mundo del fútbol que va hacia otra parte. En cualquier caso resulta encomiable el ejemplo de cómo en pocos años un club despojado judicialmente fue reanimado por su gente hasta ser proclamado campeón.

Imagen de Portada: Propiedad del Cork City FC.

Related posts

6 comments

Vivo en Irlanda y la verdad es una pena el estado de la liga local ya que prácticamente nadie la sigue, y a cualquier seguidor se le ve como un friki. Aquí lo que manda es la Premier, tanto en televisión como en las conversaciones entre aficionados al fútbol. Esa es la razón por la que la liga se juega de marzo a septiembre, para evitar competir con la Premier, y aún así no lo ha conseguido.
Las previas y crónicas de la liga irlandesa en los periódicos ocupan un mínimo espacio al final de la sección de deportes, ya que antes va la Premier, los deportes gaélicos y el rugby.
Pero bueno, nada nuevo bajo el sol, las grandes ligas lo han fagocitado todo, convirtiendo el fútbol en algo que a mí ya no me interesa.

Fantástico, poder rescatar a un club sea de la liga que sea es algo de admirar de parte de los aficionados, no puedo creer, por ejemplo, que dejasen morir al Latina de Italia, una pena. Bien por estos Irlandeses, que aunque su liga no sea la mas competitiva del mundo, este tipo de acciones son para mi la esencia misma de este deporte. Gracias por el articulo, una vez mas.

Nunca dejará de sorprenderme como un país con tanto potencial económico ha mantenido unas estructuras de fútbol casi amateur. Más que mantenido, han sido incapaces de desarrollarlas aún cuando la liga inglesa no era la Premier League.

Deja un comentario

*