Croacia no se lo quería perder

Croacia Brekalo sub-17 - Edu Ferrer Alcover

Hay equipos o jugadores que te pegan al televisor con su simple presencia. Josip Brekalo, extremo croata de 17 años, es un ejemplo de ello. Algunos lo conocimos en el anterior Europeo Sub-17 y tardaremos en olvidar la exhibición (video) que realizó en un partido del Mundial Sub-17 contra Alemania.

Cuando un futbolista tan joven te impacta de ese manera con su talento, sus condiciones y su potencial, procuras seguir su evolución y, en la medida de lo posible, ver partidos suyos. Brekalo ya ha actuado media docena de veces con el primer equipo del Dinamo Zagreb, una vez que asumieron que se le quedaban pequeños el filial y el conjunto juvenil con el que disputó la Youth League contra el Arsenal o el Bayern Munich.

Suele ser fácil identificar a Brekalo en el terreno de juego, ya sea con las categorías inferiores de Croacia o con el Dinamo Zagreb. Lleva el ‘7’ a la espalda y aparece casi siempre por la zona del extremo izquierdo, a pie cambiado. Tiene un cambio de ritmo demoledor y genera múltiples problemas al rival cuando encara, combinando acciones en las que intenta salir por fuera con otras en las que busca la diagonal hacia dentro. Hace un par de semanas ya firmó media hora muy buena contra Lokomotiva Zagreb y previsiblemente seguirá teniendo minutos en un tramo final de liga en el que el Dinamo se juega el título (aventaja en dos puntos al Rijeka).

 

Croacia se jugaba este lunes su billete para el Europeo Sub-19 del próximo verano en un duelo contra Bélgica. Con Rijeka como sede de esta tercera jornada de la Ronda Élite, a los balcánicos les bastaba con empatar (Bélgica necesitaba vencer para dejar fuera a Croacia). Croacia no ganó, sino que goleó: 4-0 y una sensación grande de superioridad, de dominar al rival sin emplearse al 100%.

Ferdo Milin, seleccionador Sub-19 croata, ha armado un equipo muy poderoso, basado en una mezcla entre la generación del 97 (los Andrija Balic, Bojan Knezevic, Karlo Plantak o Fran Brodic) y la del 98 (Brekalo, Nikola Moro, Davor Lovren o Adrian Semper). El resultado es fantástico, un equipo con calidad en todas sus líneas.

Semper, que también formó parte del once ideal del Mundial Sub-17 para ‘MI’, ocupa la portería y demuestra unas condiciones notables. Sosa sube la banda izquierda con criterio, mientras Soldo protege el eje de la zaga. Plantak, un centrocampista más posicional, acompaña al capitán Knezevic en la línea medular que completa la visión de juego del ’10’ (Balic) en la media punta. No obstante, este es un equipo que no se podría entender sin sus extremos. Davor Lovren, un zurdo en el flanco derecho, y Brekalo aceleran, desbordan y explotan muchas situaciones de uno contra a uno a favor de su equipo, que tiene a Brodic como ariete.

Artículo relacionado: “Talento balcánico en El Plantío”

Viajarán en el mes de julio a Alemania como candidatos a conquistar el Europeo Sub-19. El futuro de Croacia se antoja formidable. Y estos chicos de 1997 y 1998 tienen parte de culpa. Pero también una responsabilidad: seguir trabajando y puliendo el talento que llevan en sus piernas.

Foto de portada: MarcadorInt – todos los derechos reservados

Related posts

Deja un comentario

*