Sin ideas

20.06.14, Recife Stadio Arena Pernambuco worldcup Brasil 2014, Italia-Costarica - 
nella foto: tifosi costarica

Paraguay y Costa Rica derrocharon entrega en un partido (0-0) en el que el castigo lo recibieron la pelota y los espectadores, quienes únicamente contaron con la emoción del resultado como gancho para seguir la evolución sobre el césped de dos selecciones con pocas ideas. Muy de más a menos, el segundo encuentro del Grupo A arrancó vibrante pero pronto cayó en un profundo letargo marcado por el contacto físico. La concatenación de entradas a destiempo, el juego subterráneo y la poca clarividencia con la pelota en los pies se convirtieron en constantes desde el minuto 20 hasta el 90, cuando Kendall Waston puso el broche que procedía en Orlando con una dura entrada por detrás a Haedo Valdez, a posteriori castigada con cartulina roja directa.

Se puede culpar al césped, pues efectivamente la superficie no favorece la circulación rápida del esférico, pero sería erróneo enfocar las críticas al verde sin detenerse en la propuesta paraguaya, porque ésta resultó inexistente. Ramón Díaz exprime a sus futbolistas en lo físico, pero no facilita las asociaciones en el centro del campo, no les da herramientas para potenciar sus cualidades. El joven Óscar Romero, quizá el chico más talentoso de cuantos visten la casaca albirroja, acabará tarde o temprano desesperado por la ausencia de socios con los que trenzar acciones de ataque. Tan solo Derlis González, activo e impreciso, amenazó con ponerle una pizca de sal a la contienda. Sin acierto, el extremo del Dinamo de Kiev también terminó sucumbiendo a una hora y media de fútbol plomizo.

 

Costa Rica buscó en todo momento minimizar riesgos y el plan dio los frutos esperados: Patrick Pemberton, sustituto de Keylor Navas bajo palos, apenas se vio obligado a realizar un par de intervenciones de relativo mérito. Protegido por tres centrales (Duarte, Waston y Acosta) y dos carrileros (Gamboa y Matarrita), el arquero de la Liga Deportiva Alajuelense disfrutó de una primera toma de contacto con la competición más plácida de lo esperado. Sin embargo, sus compañeros tampoco tuvieron el protagonismo deseado por Óscar Ramírez y a la postre ninguno de ellos logró poner en apuros a Justo Villar: Bryan Ruiz y Joel Campbell apenas dejaron pinceladas de su calidad, Celso Borges y Yeltsin Tejeda no mandaron en la medular y Marcos Ureña se fajó en el juego de espaldas sin obtener un botín a la altura de su derroche.

Como es lógico, las tablas favorecen a Estados Unidos, anfitrión y colista del Grupo A tras caer ante Colombia por 2-0. Con dos partidos por delante, tanto los costarricenses como los paraguayos se agarran al uno en el casillero para justificar el apagón de ideas. Y no deberían, porque el punto es mentiroso: un empate a nada tiene el recorrido que uno quiera otorgarle; pero ninguna de las dos selecciones llegará lejos en el torneo si no pone más cartas sobre la mesa. Que los recursos no sobren no les exime de responsabilidad, los dos tienen más fútbol en sus botas y no han sabido mostrarlo.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*