Cuaderno portugués (V): Guardiola espía a Grimaldo

Grimaldo, en un partido con España sub-21. Foto: Focus Images Ltd.

Alejandro Grimaldo ha copado las portadas de los principales diarios lusos por acaparar la atención de Pep Guardiola en el fugaz viaje del técnico de Santpedor a Da Luz para presenciar en directo el choque entre Benfica y Sporting de Braga disputado el pasado lunes. Atendiendo al rendimiento del excanterano del FC Barcelona en este arranque de Liga NOS, lo cierto es que estas informaciones no sorprenden demasiado: el lateral zurdo benfiquista ha comenzado a mostrar sobre el terreno de juego todo lo que apuntó durante su paso por La Masía. Tras dejar atrás la grave lesión sufrida en 2013 (rotura del ligamento cruzado anterior y del ligamento lateral externo de la rodilla derecha) y emprender un nuevo reto lejos de la Ciudad Condal, el internacional sub-21 español disfruta ahora de su mejor momento como profesional.

Grimaldo aterrizó en Lisboa el pasado mes de enero y ha tardado en entrar en los planes de Rui Vitória, principalmente porque ha necesitado desbancar de la titularidad a un futbolista consolidado como Eliseu. El defensa valenciano aprovechó la ausencia del ex del Málaga durante buena parte de la pretemporada y no le dejó demasiadas opciones a su técnico. De hecho, suyo fue un pase de gol en la Supertaça que midió a Benfica y Sporting de Braga (3-0) a principios de agosto y, más allá de la asistencia, su contribución tanto en defensa como en ataque invitó a mantener la apuesta. Como su propio entrenador reconocería semanas más tarde, Grimaldo se había ganado a pulso arrancar el curso en el once. Pese a la exigencia del cargo, Vitória acostumbra a priorizar el rendimiento potencial a la experiencia y recompensa a quien se lo gana sobre el césped, dos razones de peso para confiar ciegamente en un chico por el que el Benfica pagó al Barça una cifra ridícula en los tiempos que corren: 1,5 millones de euros.

Grimaldo deja el Barcelona para incorporarse al Benfica. Foto: MarcadorInt.
Grimaldo, en su etapa como culé. Foto: MarcadorInt.

Grimaldo, cuya cláusula de rescisión asciende a los 60 millones de euros, es por encima de todo un futbolista inteligente. Elige bien, no abusa del juego en largo, se siente cómodo con la pelota en los pies, se atreve a asociarse e intervenir en posiciones interiores y es capaz de conservar la pelota en espacios reducidos. Todos ellos aspectos que encajan a la perfección en el libro de estilo de Pep Guardiola. Además, es sutil y preciso en sus golpeos tanto con el interior como con el exterior del pie. Como ocurre con la inmensa mayoría de jugadores zurdos, no se prodiga demasiado con la pierna derecha, pero en la izquierda tiene un guante. Ejecuta todos los libres directos desde su perfil y también es el encargado de botar los córners. Rara vez desaprovecha las acciones a balón parado: en la cuarta jornada de la liga portuguesa, un saque de esquina con su sello personal sirvió para que Lisandro López abriese el marcador en la visita das aguias al Municipal de Arouca.

En el Benfica, Álex se relaciona a la perfección con Pizzi, habitual extremo izquierdo en el esquema del actual campeón del fútbol portugués. Ambos se compenetran a las mil maravillas. En este sentido llama poderosamente la atención el buen timing de Grimaldo a la hora de incorporarse al ataque, pues rara vez no selecciona con acierto cuándo procede y cuándo no doblar a su compañero. Si en el perfil derecho Nélson Semedo (22 años) deslumbra por su exuberancia física, él lo hace por poseer un criterio impecable en la toma de decisiones. Es competitivo, tácticamente riguroso y no rehuye el contacto a pesar de no contar con una envergadura extraordinaria. En definitiva, un lateral moderno. 

Cuaderno portugués (I): los tres candidatos

Cuaderno portugués (II): Walter González

Cuaderno portugués (III): el prólogo de Zé Gomes

Cuaderno portugués (IV): Willy Boly

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*