Debacle inesperada

Ricardo Quaresma vuelve tras ser baja en la ida. Foto: Focus Images Ltd.

Era muy difícil imaginar un partido así. Besiktas, invicto en la fase de grupos hasta la última jornada visitaba a un Dinamo Kiev colista, eliminado e incapaz hasta entonces de vencer en la máxima competición continental. A los turcos solo les valía puntuar para estar en la siguiente ronda e incluso empatando tenían prácticamente asegurada su presencia en los octavos de final, pero lo que ocurrió en Kiev fue una debacle total ayudada por las decisiones arbitrales.

Besiktas saltó mal al campo, sin intensidad y permitiendo que el Dinamo le encerrara en los primeros minutos, pero cuando trataba de reponerse llegó el penalti y la expulsión para Andreas Beck, ambos hechos más que discutibles, y ahí se murió el partido. En una jugada en la que el lateral alemán chocó con Derlis González, el escocés Thomson señaló los once metros y mandó a la ducha al defensor, algo que llevó al Besiktas a un estado de shock del que ya no salió en todo el partido.

Dinamo Kiev 6 (Besedin 9′, Yarmolenko 30′, Buyalskyy 32′, Derlis 45′, Sydorchuk 60′, Júnior Moraes 77′)
Besiktas 0

Dinamo Kiev vs Besiktas - Football tactics and formations

De manera difícilmente comprensible teniendo en cuenta lo que se jugaban, el Dinamo Kiev salió mejor y dominó con claridad, moviendo además la pelota con mucho acierto, hasta encontrar el 1-0 en una jugada individual de Yarmolenko por la derecha que empujó Besedin en área pequeña. Fue ahí, cuando se vio por debajo en el marcador, cuando reaccionó el Besiktas y trató de meterse en el partido, disponiendo de dos ocasiones claras para empatar que se escaparon de la portería de Rybko por pocos centímetros. El choque ganaba en emoción y empezaba a prometer, pero entonces llegó el mazazo justo antes de que se cumpliera la media hora de juego.

Sin Beck y con 2-0 en contra -Yarmolenko transformó la pena máxima-, el Besiktas se quedó aturdido y cuando se quiso dar cuenta ya perdía 4-0 al descanso después de dos errores defensivos bien aprovechados por Buyalskyy y Derlis. Sin duda, el castigo para los turcos era enormemente desproporcionado y lo peor aún estaba por venir: faltaban 45 minutos por jugarse, con cuatro goles abajo en el marcador y en inferioridad numérica.

Así que pasó lo que parecía inevitable. El segundo tiempo se convirtió en un absoluto suplicio para el Besiktas, que además jugó con nueve desde el minuto 56 por una expulsión tonta de Aboubakar: pegó un pelotazo después de que el árbitro hubiera pitado falta.

Sydorchuk y Júnior -que fue suplente- fueron los goleadores de la segunda mitad, ambos aprovechando también desajustes defensivos y rebotes. Y es que Fabricio llego a tocar o intervenir en prácticamente todos los goles encajados, pero el rebote siempre cayó en un rival mejor colocado para marcar.

Besiktas irá ahora a la UEFA Europa League, competición en la que tendrá más opciones de avanzar rondas y pelear por estar en las eliminatorias finales, pero sin duda lo que le ocurrió en Kiev fue un castigo excesivo para una de las sorpresas positivas de esta Champions hasta entonces, tanto a nivel de resultados como de juego.

Yarmolenko estuvo a gran nivel. Foto: aleksandr osipov.
Yarmolenko estuvo a gran nivel. Foto: aleksandr osipov.
Foto: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

La verdad es que es raro ver un partido así hoy en día. Cualquiera diría que es el típico partido del Fifa que cuenta con hándicap. No se entienden tantos errores arbitrales e infortunios en noventa minutos.

Martín Castiñeira es bastante generoso en lo que se refiere a la primera acción, el penalti y expulsión de Andres Beck. Puedes señalar la pena máxima, pero nunca tarjeta roja por ello.
En segundo lugar, parece que todo rechace del canario Fabri tenía que ir destinado a un jugador del Dinamo de Kiev, aunque es cierto que quizás una mayor atención defensiva de los turcos podría haber evitado alguno de los tantos locales.
Aboubakar, además de estar mal futbolísticamente, se autoexpulsa con un acción absurda. Aunque es estricto, debió ser de lo poco que hizo.

Quizás la Uefa debería tomar nota de esta desastrosa actuación de Thomson.

Deja un comentario

*