Demasiado entremés para tan poco Dybala

Paulo Dybala of Juventus during the Serie A match at Juventus Stadium, Turin
Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678
13/02/2016

La Juventus obtuvo con profesionalidad el objetivo que buscaba en el último partido de la Fase de Grupos de la Champions League y consiguió una victoria para garantizar el pase a octavos en el bombo de los primeros clasificados, algo que no había logrado desde la campaña 2012/2013. También hubo un rato para volver a ver Paulo Dybala tras haberse ya recuperado de su lesión pero, sinceramente, los apenas 10 minutos que estuvo el argentino en el terreno de juego supieron a poco tras el arenoso juego que se había visto en el Juventus Stadium. Más allá de no ser un encuentro especialmente vistoso, casi todo fueron sensaciones moderadamente positivas para los de Massimiliano Allegri, pues la Vecchia Signora confirmó ser un equipo tremendamente sólido, Gonzalo Higuaín se reencontró con el gol un mes después, jóvenes como Rugani o Lemina tuvieron una destacada actuación y Mandzukic confirmó que no quiere volver al banquillo con la entrada de Dybala. Por su parte, el Dinamo Zagreb se va de Turín habiendo ofrecido una versión más o menos respetable y con las esperanzas que dieron jugadores muy jóvenes como Moro, Knezevic o Gojak. Aunque los fríos números dejan un balance bastante duro de lo que ha sido el paso de los croatas por esta edición de la Champions League: 0 puntos y 0 goles.

Juventus 2 (Higuaín 52′, Rugani 73′)
Dinamo Zagreb 0

Juventus vs Dinamo Zagreb - Football tactics and formations
A excepción del matiz de la línea de 3 en vez de la salida de 4 con Sturaro por la derecha, la alineación de Allegri era la esperada por todos. Del mismo modo, Ivaylo Petev también fue bastante diáfano en sus intenciones y tal y como se esperaba planteó un once eminentemente defensivo, eso sí con la inclusión de algunos futbolistas más jóvenes. Rápidamente los bianconeri pudieron encarrilar el partido en una acción muy tempranera pero Higuaín siguió fiel a su maldición con los balones cruzados y su tiro salió rozando el poste. Los croatas planteaban una doble línea de cuatro muy compacta ante la que era muy difícil percutir. Para ello eran clave las asociaciones de Lemina, Pjanic y Marchisio por dentro, así como las incursiones de Cuadrado y Asamoah por los flancos. La teoría estaba bastante clara pero realmente en la primera mitad el peligro sólo parecía llegar cuando Mario Mandzukic lograba ganar balones para servirlos a su compañeros. Pese a ser una primera mitad gris, la Juve podría haberse ido al descanso con un gol de ventaja.

Dybala:No estoy para 90 minutos pero sí estoy listo para jugar

En la reanudación, la solidez del Dinamo Zagreb empezó a resquebrajarse: las ayudas no eran tan rápidas, la basculación no era tan efectiva y los italianos empezaban a ver más huecos por los que filtrarse. Una ocasión en la que Mario Lemina se aventuró con una excursión infructuosa entre un mar de piernas croatas dio lugar a un rechace defectuoso, una situación perfecta de las que le gustan a Gonzalo Higuaín. Ahora sí, sin mucho tiempo para ejecutar ni muchas maniobras a realizar: ‘sólo’ poner bien el cuerpo, esperar y empalmar un cañonazo a la escuadra. Con esta ejecución ‘Made in Higuaín’ el argentino ponía de cara el primer puesto del grupo a los suyos y de paso ponía fin a su mala racha.

La Juve de Allegri empezó perdiendo ante el Bolonia, pero remontó. Foto: Focus Images Ltd.
Allegri puede estar muy contento con el desempeño de su equipo en esta Fase de Grupos. Foto: Focus Images Ltd.

El gol de la Vecchia Signora pareció activar a los visitantes, quienes hicieron ademán de subir un poco las líneas sin achuchar tampoco en exceso al ayer portero Juventino, Neto. Todo conato de rebeldía quedó rápidamente sofocado con el segundo y definitivo gol local obra de Daniele Rugani. Como contra el Atalanta, el nuevo valor en alza de la defensa turinesa cabeceó un servicio de córner -completamente solo- para reivindicarse en una semana perfecta para él.

Con el 2-0, por fin hubo un rato para ver a Paulo Dybala después de su lesión en el partido contra el AC Milan. Fueron un poco más de 10 minutos pero ya dejó algunas maniobras para recordar a los más despistados que por muy bien que funcione la Juventus, él siempre tiene un sitio en el once de Allegri. Bendita tarea tendrá ahora el técnico italiano para encajar a todas sus piezas, aunque parece claro que la Juve puede decir con orgullo que es, hoy por hoy, uno de los ‘cocos’ más temibles en el cuenco de los primeros.

Foto Portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*