Dos Islas, dos mundos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

A un lado, una de las islas más grandes del continente, mayormente deshabitada. Al otro, una isla millones de veces más pequeña, visitada por miles y miles de turistas en estas fechas. El problema de Groenlandia en esta edición es que ha sido un año especialmente frio y que la nieve no se ha acabado de derretir hasta hace pocas semanas, lo que les ha dado menos tiempo del que les gustaría para preparar la competición. Por el contrario, Biel Llabrés– el seleccionador de Menorca– desearía que hubiera habido un temporal en su tierra pues gran parte de la selección que había estado confeccionando durante año y medio ha renunciado por no poder faltar una semana a su trabajo en un periodo de tanta actividad turística.

Dos equipos, dos islas, dos trayectorias totalmente distintas; los groenlandeses se presentan a la cita con un objetivo muy claro: que no se repitan los correctivos recibidos en los pasados enfrentamientos contra la selección menorquina. Pese al frio invierno, han madurado muchísimo; el fútbol en Groenlandia avanza a pasos agigantados y eso se nota mucho: son más fuertes, más técnicos y sobretodo más disciplinados tácticamente. Justo lo contrario le sucede a los baleares; no se puede perder la cara a la competición pese a haberse trastabillado el trabajo de meses. La mayoría de jugadores de Tercera no ha podido asistir, casi todos son de Regional y han tenido que completar la mermada lista de 16–no había presupuesto para más miembros– con un juvenil.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

702 km2 de Menorca contra 2.166.086 km2 de Groenlandia, 95 mil habitantes contra 56 mil; el resultado 2-2.

Las fuerzas se igualaron y lo agradeció el público asistente al Grooville Football Field, una maravilla de campo digna del sueño más húmedo de cualquier amante del fútbol underground: césped completamente verde y tupido separado de las ‘gradas’ por un recinto hecho con cordel y de fondo de postal el Atlántico. Como era de esperar, el guión de partido fue una disputa entre la mayor capacidad técnica de los menorquines y la enorme competitividad y fiereza de los groenlandeses. En cualquier balón parado, cualquier pelota colgada, los inuit sorprendían y hacían daño y así es como precisamente como llegó el primer gol de Jersey 2015. Y así fue, de falta, como el delantero del B-67, Frederik Funch, se convertía en el primer goleador del torneo. Después del partido le pedimos que nos mandara un saludo para los amigos de MI, éste es el resultado:

Escucha aquí la entrevista entera a Frederik Funch.

Consiguió empatar Menorca, pero otra vez en una acción aislada pudo el conjunto groenlandés forzar un penalti y marcarlo. Finalmente 2 a 2, empate entre dos selecciones isleñas que por su fútbol, sus costumbres y su clima están en las antípodas una de la otra pero que protagonizaron un bellísimo partido, toda una exhibición que nos hace enamorar cada vez más del fútbol amateur. Y es que ¿dónde si no, podría uno volver en el autocar, charlando con los simpáticos inuits sobre el frío que hace en Nuuk?

bus groenlandiaLos jugadores de Groenlandia llevan meses preparándose para llegar en su punto óptimo de forma. En las últimas semanas se han estado entrenando en Dinamarca para acostumbrarse al calor y la humedad continental.

Galería de fotos del Menorca-Groenlandia

Related posts

5 comments

¿Cómo puede ser que la selección de Menorca no haya previsto esta situación? Ya se sabía que el torneo era en verano y, por lo tanto, en pleno apogeo turístico en la isla, ¿no?. Un tanto extraño.

Me comentan que ya se dan por satisfechos pudiendo presentar equipo. Muchos de los deportistas se tienen que pagar parte del desplazamiento y para que no les suba una barbaridad han hecho Menorca-BCN-Saint Malo (20 horas en bus) y ferry.

Entiendo. Comprensible entonces. Que se animen a albergar los juegos y podrán estar todos.

¡Seguimos con interés las historias en la isla!

Deja un comentario

*