Dulce veneno argelino

Riyad Mahrez of Leicester City (left) gets past Oliver Torres of FC Porto (right) during the UEFA Champions League match at the King Power Stadium, Leicester
Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264
27/09/2016

Riyad Mahrez es el verso libre del Leicester. Cuando él recoge la pelota, compañeros y rivales perciben peligro. Los primeros, acostumbrados a disfrutar de su amplio abanico de recursos técnicos, se relamen; los segundos extreman las precauciones. Todos son conscientes de a quién tienen delante. También los espectadores. Porque incluso a través del televisor se percibe esa capacidad tan poco común de conseguir cambiar el guión de un encuentro sin ni siquiera participar con regularidad en el juego del equipo. No una vez ni dos ni tres, permanentemente. Durante la temporada pasada, en la que a la postre Mahrez fue nombrado mejor jugador de la Premier League, todos digerimos semana a semana su irrupción en la élite. Ahora, un par de meses después, el extremo de los Foxes se empeña en recordarnos que es un crack con todas las letras y no una simple e impactante aparición fugaz. Si antes era Jamie Vardy el principal beneficiario de las asistencias del ’26’, la incorporación de Islam Slimani le ha proporcionado otro delantero centro con instinto al que nutrir. Y la sociedad no ha tardado en dar sus frutos.

Ante un Porto muy aseado con el balón, en parte gracias al buen hacer de Óliver Torres en el doble pivote luso, el Leicester precisó de la magia de Mahrez para brindarle a su afición el primer triunfo de su historia como local en la Liga de Campeones. Un estupendo cambio de orientación de Albrighton fue recogido por Riyad en el vértice del área grande. El internacional argelino bajó el esférico con sutileza, como quien trata con mimo a un recién nacido, y acto seguido encaró a Álex Telles. Amagó durante una décima con salir por el perfil derecho, pero rápidamente se colocó el esférico en la pierna izquierda y armó su zurda cual golfista tratando de buscar el mejor approach al green. Su par no dispuso de tiempo de reacción: cuando el lateral izquierdo brasileño quiso incomodar a Mahrez, la pelota volaba hacia el corazón del área cargada de veneno. El golpeo fue limpio, aderezado con una rosca de dibujos animados, y Vardy y Slimani lo atacaron como dos velociraptores. Poco pudo hacer Casillas para contener semejante estampida entre los dos centrales: la reacción del guardameta español llegó cuando la pelota ya acariciaba la red merced al remate del fichaje más caro de la historia del Leicester. Son expertos en hacer fácil lo difícil.

Leicester City manager Claudio Ranieri during the Leicester City press conference at the King Power Stadium, Leicester Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264 26/09/2016
Claudio Ranieri disfrutó de una nueva victoria del Leicester.
Foto: Andy Kearns/Focus Images Ltd.

Leicester City 1 (Slimani 25′)

Porto 0

Leicester City vs Porto - Champions League - Football tactics and formations

Los hombres de Nuno Espírito Santo carecieron de nuevo de la pegada necesaria en citas de esta envergadura, y no es algo que sorprenda si uno repasa su primer mes de competición en la Liga NOS. Ni André Silva, muy revolucionado, ni Adrián López, que pasó de puntillas por el choque, crearon peligro real en las inmediaciones de la portería defendida por Kasper Schmeichel. Tan solo a lo largo de los últimos 25 minutos de partido, ya con el dúo mexicano sobre el césped (Herrera y Corona), el representante portugués transmitió la sensación de contar con armas para igualar el marcador. Antes, únicamente las incursiones de Layún por el perfil derecho incomodaron a la defensa del Leicester. El lateral mexicano aprovechó la presencia de André André por delante, un centrocampista interior desplazado al costado, para apurar continuamente su pasillo hasta la línea de fondo. De sus botas y de un Otávio siempre imaginativo nacieron las oportunidades más claras del conjunto portista. Para dar un paso adelante y acercarse a octavos de final la plantilla debe dar un paso hacia delante: un punto en dos partidos en uno de los grupos menos exigentes, al menos sobre el papel, es un bagaje muy discreto si tenemos en cuenta que el Porto viene de apear a la Roma en la previa de la Liga de Campeones. Falta dinamita, la que sí tiene su rival.

FC Porto manager Nuno Espirito Santo during the FC Porto press conference at the King Power Stadium, Leicester Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264 26/09/2016
Nuno Espirito Santo.
Foto: Andy Kearns/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*