El equipo revelación de la Ekstraklasa

Stadion Piast, donde el Piast Gliwice juega sus partidos como local. (Foto: Adrian Grycuk).

El Piast Gliwice vive un momento especial. Este club del sur de Polonia nunca ha ganado ningún título y esta tan solo es su quinta temporada en primera división, pero actualmente son líderes. Tras once jornadas disputadas, el Piast se ha convertido en el equipo revelación de la Ekstraklasa polaca al ocupar el primer puesto de la clasificación con un margen de seis puntos con respecto al segundo, el Pogon Szczecin. Por ahora sólo han perdido dos encuentros, mientras que los otros nueve partidos los cuentan por victorias. Han obtenido el triunfo ante grandes del fútbol polaco como el Legia de Varsovia -contra el que vencieron por 2-1-, el Lech Poznan -vigente campeón al que se opusieron por 0-1- o el Śląsk Wrocław -al que ganaron por 2-1-.

Gliwice es una ciudad de aproximadamente 185.000 habitantes próxima a una urbe de mayor tamaño, Katowice, y relativamente cercana a Cracovia, la segunda más grande del país. Su principal club de fútbol, el Piast Gliwice, se fundó hace 70 años y ha pasado gran parte de su historia alejado de la élite. Fue en 2008 cuando lograron su primer ascenso a la máxima categoría. En su debut en primera división quedaron décimos, aunque el siguiente año descendieron. En la temporada 2012-13, el Piast volvió tras un nuevo ascenso y realizó un curso liguero formidable, pues quedaron cuartos y se clasificaron para la fase previa de Europa League -en la que posteriormente fueron derrotados por el Qarabağ de Azerbaiyán-. En las dos últimas temporadas han peleado por no descender, sin embargo, en la presente campaña mantienen el liderato desde la quinta jornada. Si bien es cierto que a largo plazo es probable que no peleen por el título, los resultados que han obtenido hasta la fecha hablan muy bien de este equipo. El nuevo sistema de la liga polaca -que entró en vigor hace dos años- dicta que tras la trigésima jornada la tabla se divida en dos y los primeros ocho clasificados compitan por el campeonato en una liguilla, mientras que los ocho últimos luchen por la permanencia. Por lo tanto, la actual ventaja de 13 puntos que el Piast posee con respecto a la mitad de la tabla hace que su presencia en la liguilla por el título sea, ciertamente, factible.

La mascota del Piast promociona el partido ante el Wisłą Kraków por las calles de Gliwice. (Vídeo: PiastGliwiceTV).

Uno de los motivos detrás del buen rendimiento del Piast pueden ser los movimientos que realizaron en el pasado mercado estival. El conjunto polaco se reforzó con diez nuevos futbolistas, de los cuales siete juegan con asiduidad. El gol de este equipo lleva la firma de Martin Nespor, delantero checo de 25 años que llegó del Sparta de Praga en una cesión con opción de compra. Nespor ya ha marcado 6 goles que le sitúan como uno de los máximos anotadores de la Ekstraklasa. También cedido por el Sparta se encuentra el mediocentro Kamil Vacek, un fijo en el once. Otra nueva incorporación que está siendo clave es Patrik Mraz. Este lateral izquierdo de 28 años llegó procedente del Gornik Leczna y ya lidera la tabla de asistentes con 6 pases de gol. En el lateral derecho juega Marcin Pietrowski, que también fue fichado en verano. Pero evidentemente, no todo fueron altas en el mercado de fichajes. Hasta 17 futbolistas abandonaron el Piast, entre ellos tres españoles: el delantero Rubén Jurado, el mediocentro Carles Marc Martínez y el guardameta Alberto Cifuentes. Anteriormente también hubo otros jugadores procedentes de España en el equipo, como Álvaro Jurado o Fernardo Cuerda. Además, la comunidad de españoles no sólo fue de futbolistas, sino que también tuvieron a Ángel Pérez García como entrenador, quien fue destituido el pasado mes de marzo y remplazado por el técnico actual: el checo Radoslav Latal.

Gerard Badía, el último representante del ‘Spanish Piast’

A día de hoy, Gerard Badía es el único futbolista español que continúa en el Piast Gliwice. Tiene 25 años, juega en la banda izquierda y llegó al club en febrero de 2014 procedente del SD Noja en calidad de cedido. Cuando la cesión llegó a su fin en verano, Gerard fichó por el Piast. En su primera temporada en Polonia jugó un total de 33 partidos, marcó 6 goles y dio 7 asistencias. En el presente curso, Gerard ha jugado en 11 partidos y ya ha podido marcar 2 tantos y servir un gol. Hablamos con él sobre cómo se está viviendo este buen momento futbolístico:

Está siendo toda una sorpresa que el Piast esté liderando la clasificación por delante de equipos como el Legia de Varsovia o el Lech Poznan. Estamos viviendo un momento muy bueno en Gliwice. El club está haciendo muy bien las cosas, tanto en los despachos como en el aspecto deportivo. Por eso estamos donde estamos.

Tienen claro que han de “seguir trabajando como hasta ahora e intentar sacar los máximos puntos posibles en esta primera ronda” y que ya más adelante se le tendrá que dar importancia a la clasificación. “Pero ahora, aunque llevemos 11 partidos, nuestra posición es irreal” reconoció Gerard.

Gerard Badía es a día de hoy el único futbolista español del Piast Gliwice. (Foto www.piast-gliwice.eu).
Gerard Badía es el único futbolista español del Piast Gliwice. (Foto www.piast-gliwice.eu).

A nivel personal, Gerard nos cuenta que está teniendo menos minutos que la temporada pasada, pero de momento ha estado presente en todos los encuentros: “Personalmente me encuentro bien. Sí que es verdad que no estoy jugando tanto como el año pasado, de momento he participado en todos los partidos, ya sea entrando en el once inicial o siendo el primer cambio”. Asegura que en Polonia se está sintiendo como en casa porque el ambiente es positivo: “la gente del club, los compañeros y la afición me tratan muy bien” y además, también está arropado por su familia: “Estoy viviendo con mi mujer y mi hija aquí en Gliwice. La experiencia está siendo muy bonita y gratificante”. 

Gerard Badía dejó la Segunda B española para irse a un equipo de la zona baja de la Ekstraklasa polaca. Sin embargo, este año se está llevando una grata sorpresa. Ya no sólo está jugando en una primera división europea, sino que además lo está haciendo en un equipo que lidera su liga. No sin pasar un poco de frío, Gerard disfruta del fútbol en su estancia en Polonia.

Una foto publicada por gerardbadia (@gerardbadia) el


Foto portada: Adrian Grycuk

Related posts

Deja un comentario

*