El minuto de gloria de Al Dardour y Jaka Ihbeisheh

Al-Dardour Jordania  98 أبو وسيم

Qué cosas tiene el fútbol. Jaka Ihbeisheh vivía con su madre en Eslovenia, jugando al fútbol. Su madre le contaba cómo en sus tiempos de estudiante en Croacia había conocido a un estudiante palestino y se habían enamorado. Ese palestino era su padre, pero la relación se rompió y los caminos se separaron. El padre volvió a Palestina y la madre a Eslovenia, con su crío. Hace tres años, Jaka no le ponía cara a su padre, no sabía demasiado de él. Pero mediante Facebook contactó con alguien que respondía al perfil. Sí, era su padre. Hace tres años, Jaka viajó a Ramallah, conoció a su padre y se enamoró de Palestina. Así que inició las gestiones para poder ser internacional con Palestina. Tres años después, Jaka Ihbeisheh ha marcado el primer gol de la historia del fútbol palestino en la fase final de la Copa de Asia.

Artículo relacionado: “Las dos almas de Jordania, cara a cara”

Sí, Palestina perdió 5-1 y ya está eliminada. Bueno, era lo normal. Palestina se metió en la fase final gracias a su victoria en la AFC Challenge Cup, un copa ya desaparecida entre las selecciones asiáticas con menos potencial. El ganador se metía en la Copa de los tiburones grandotes con la idea de mejorar y aprender con derrotas. Ese era el plan. En el primer partido, Palestina perdió 4-0 con Japón. En el segundo ha perdido 5-1 con Jordania, pero ha marcado un gol y por momentos se ha visto un equipo más cómodo con la pelota.

Palestina no puede irse eufórica aunque sí satisfecha por dar pequeños pasos. El gol de Jaka Ibheisheh tuvo un valor simbólico en un partido en el que el otro gran protagonista fue Hamza Al Dardour, un delantero jordano de 23 años que sumaba cuatro goles en 40 partidos con la selección. Pues en un solo partido, ha marcado cuatro más y se destaca como máximo goleador del torneo. Al Dardour, actualmente cedido en la liga de Arabia Saudí, aprovechó los errores defensivos palestinos y se dio un festín. Curiosamente, de sus cuatro goles anteriores, uno ya lo había metido contra los palestinos, su víctima preferida. Será que los conoce, pues parte de su familia es palestina.

Palestina-Jordania

Ya contamos en la previa que no era un partido como los demás. Más de la mitad de la población jordana es palestina o con familia palestina, así que en Jordania algunos cantaron hoy todos los goles. Unidos y vecinos, palestinos y jordanos viven en otro mundo si hablamos de fútbol. Palestina es feliz jugando la fase final; Jordania aspira a jugar los cuartos de final como en las últimas ediciones del torneo, así que después de perder en su debut contra los iraquíes, no podía fallar. El equipo del inglés Ray Wilkins, ex del Chelsea y el United hace décadas, debía golear pues quizás el grupo se decida con triple empate. Para que sea así, deberá derrotar a los japoneses en el último partido. No será fácil.

Con esta victoria, Jordania rompió una racha de 11 partidos sin ganar. Venían jugando mal y la presión sobre Wilkins era muy fuerte. Sin el sancionado Bani Yasen, uno de los puntales defensivos, y sin uno de sus referentes ofensivos, el delantero Ahmad Hayel (sufrió deshidratación después del primer partido), Jordania salió revolucionada, perdiendo balones y sufriendo un primer susto, cuando la ballena Amer Shafi, su portero, envió al travesaño una ocasión del palestino Hisham Salhi.

Jordania salió con un sistema más ofensivo, juntando jugadores por el centro del ataque y ofreciendo espacios a los laterales. Sin Hayel, Al Dardour era el nuevo referente con las ayudas de Deeb y Murjan. Aunque inicialmente el sistema no funcionó, pues Palestina supo controlar el ritmo en el centro del campo y fue mejor equipo durante los primeros minutos. Hasta el gol jordano. De repente, en 15 minutos, Jordania sentenció un partido hasta entonces muy duro para sus intereses. Primero, el extremo Yousef Al-Rawashdeh marcó un golazo. El tanto rompió el partido, hasta entonces igualado con buen fútbol palestino. Poco después, un ataque palestino acabó con un balonazo de la defensa jordana transformado en una contra liderada por Al-Rawashdeh. Su disparo cruzado se iba fuera, pero Al Dardour llegó forzado y anotó el 2-0. Antes del descanso, en su segundo disparo, Al Dardour hizo el 3-0 después de un centro de Al Saify.

Al Dardour se convirtió en el cuarto jugador que mete cuatro goles en un partido de la copa, igualando el récord de Behtash Fariba y Ali Daei (Iran) e Ismail Abdullatif (Baréin).

En el segundo tiempo, sin nada que perder, Palestina buscó el gol, provocando que su defensa fuera una calamidad. Al Dardour se dio un festín, con demasiados espacios. En su tercer tanto, pudo controlar la pelota y encarar a un solo defensa en una carrera larga. En el cuarto, remató en el corazón del área con los centrales muy lejos, desquiciados. Al Dardour se convirtió en el cuarto jugador que mete cuatro goles en un partido de la copa, igualando el récord de Behtash Fariba y Ali Daei (Iran) e Ismail Abdullatif (Baréin). Wilkins pudo dar descanso a sus mejores jugadores con las sustituciones y Palestina encontró justo al final el premio del gol, con una falta lateral rematada en el segundo palo por Jaka Ihbeisheh.

Al final del partido, Wilkins comparó la situación de Al Dardour con la de Hurst en el Mundial de 1966, cuando el delantero del West Ham acabó marcando en la final cuando sera suplente. “Al Dardour era mi tercera opción y ahora me complica la vida. Jimmy Greaves era uno de los mejores delanteros en 1966 y Sir Alf Ramsey acabó apostando por mantener a Hurst”, dijo en referencia al retorno de Hayel, el titular. El entrenador, por cierto, admitió no conocer demasiado a su nueva estrella. “Su trayectoria? Ni idea”, dijo sobre este jugador que encontró ya en las convocatorias. No lo ha visto nunca jugar con un club. Tremendo.

“Al Dardour? Ni idea de su trayectoria”. Ray Wilkins, su seleccionador

Palestina ya tiene su gol y ahora le falta un punto. Ya eliminados, cierran el grupo contra Irak. Jordania, pese a la goleada, parece destinada a chocar contra la roca japonesa. Y Wilkins, si no obra un milagro, se quedará sin trabajo.

Fulham v Sheffield United The FA Cup Wilkins trabajó como ayudante en el Fulham la temporada pasada. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: 98 أبو وسيم.

Related posts

Deja un comentario

*