El talento chino se desarrolla en Cornellà

Liu Roufan se zafa de la presión de un jugador sevillista

Más de veinte licencias por todo el mundo, entre ellas una con sede en Cornellà (Barcelona), llevan el sello de la World Soccer Academy (WOSPAC). Con más de diez años de experiencia y más de 10.000 personas formadas, esta entidad con iniciativa internacional asegura mejorar en el terreno deportivo, educativo y personal a jóvenes procedentes de los cinco continentes. Los más prometedores suelen entrenar habitualmente con los equipos de las categorías inferiores de la UE Cornellà, entidad de reputada fama en lo que a cantera se refiere y con la que WOSPAC trabaja codo con codo.

En esta dieciseisava edición del MIC han hecho acto de presencia con varios equipos de diferentes categorías. Incluso, haciendo gala de su nómina de promesas, en categoría juvenil se han atrevido a apostar por dos equipos. No han llegado demasiado lejos en la competición. Ambos se han quedado a las puertas de octavos de final después caer en dieciseisavos por la mínima, habiendo logrado el pasaporte a la ronda final en sus respectivos grupos.

Día a día y partido a partido, una de las cosas más comunes que se lleva a cabo en el torneo es, en cada sede, ir a la mesa donde se agrupan los miembros de la organización para realizar una captura del listado de futbolistas de cada equipo. Variopintos todos ellos por el origen que se le intuye a sus nombres y apellidos. Trasladado al campo, en el World Sport Academy dos de ellos, de nacionalidad china, fueron quienes llamaron nuestra atención: Liu Roufan y Xu Xu.

Liu Roufan, centrocampista internacional sub 19 con China
Liu Roufan, centrocampista internacional sub 19 con China (Foto: WOSPAC)

Liu es un centrocampista con presencia física y de gran zancada pese a no brillar por su velocidad. Parece adaptarse tanto para jugar en un doble pivote como para hacerlo de interior. Ésta última es la posición que desempeña con la zamarra negra del WOSPAC en un esquema 4-3-3. Ahí puede alardear de su llegada desde segunda línea. Ante el Col.legi Sant Ignasi no cuajó su mejor encuentro. Apenas entró en contacto con el balón y nos quedamos sin calibrar su potencial. El que sí mostró, cuentan los presentes, ante el Sevilla el día anterior. Sin embargo, cuando lo hizo, fue para avisar entre palos. En sus botas tuvo el gol de la victoria en un encuentro enormemente equilibrado y que al final acabó cayendo para CSI (0-1).

A sus 17 años recién cumplidos, Roufan ya es internacional sub 19 con China. De hecho, en el año 2013, disputó los Juegos Asiáticos Juveniles y fue el goleador de su combinado pese a no superar éste la fase de grupos. Marcó un hat-trick ante Qatar y un tanto frente a Tailandia, insuficientes para seguir avanzando pero demostrando su proyección con una generación superior. Actualmente, al no poder ser inscrito por cuestiones de edad, se entrena en Valencia a la espera de sellar una oportunidad tras un periplo de formación con el Juvenil del Cornellà.

Xu Xu tratando de salir de la presión de varios rivales (FOTO: Marcadorint)
Xu Xu tratando de salir de la presión de varios rivales (FOTO: Marcadorint)

En ese Juvenil todavía milita su compañero y capitán del WOSPAC, Xu Xu. Un fino, veloz y habilidoso extremo que puede actuar en ambos costados. De hecho, durante el partido en que le observamos, primero pensamos que lo hacía a pierna cambiada. Que era zurdo. Después, por su buen manejo con ambas en espacios cortos intentando zafarse de la presión rival, cambió de banda y nos dejó con dudas. Sea cual sea, Xu es el jugador al que el World Sport Academy buscaba constantemente. Consigna de su entrenador. Tanto al espacio como pegado a la línea de cal. Tampoco acertó de cara a barraca pero a diferencia de su compatriota Liu, Xu tiene un año más (18) y sí puede actuar con el Juvenil B del Cornellà porque sus padres son residentes en el territorio y él ya es mayor de edad.

Toda una alegría frente a tal norma restrictiva en casos como este. Las promesas del WOSPAC se despidieron pronto del rico aprendizaje que supone la experiencia del MIC. De la derrota también se aprende. Pero por el contexto que les rodea, decir adiós al torneo tan pronto les dejó un agrio sabor. Teniendo en cuenta que sólo pueden disputar torneos de este calibre al no poder competir durante la temporada en equipos federados. Esta circunstancia puede provocar que algunos (o muchos) se diluyan, pierdan la ilusión y decidan arrojar la toalla. Una de las labores de la World Sport Academy es que eso no suceda.

Related posts

Deja un comentario

*