Irán arrebata el primer puesto al “Maradona emiratí”

El marcaje a Omar Abdulrahman condicionó la eliminatoria. Foto: Jazraw.

No sé si se nos está yendo de las manos. Igual sí, pero uno lo ve jugar y entonces piensa que no, que si buscamos adjetivos superlativos y comparaciones exageradas es porque el chico es tan bueno que queremos expresar y dejar claro que su talento no es común. Que no es el típico jugador “interesante”. Que está muy por encima de eso. Y ojo, ya no somos sólo nosotros. En la transmisión del partido de Fox en inglés, esta mañana se han escuchado cosas como éstas:

“Me recuerda a Maradona. Por su manera de moverse, de pasar, por ser zurdo… Incluso por el pelo…”

“Hay muy pocos jugadores en el fútbol mundial con esa visión y esa habilidad para pasar la pelota”

“Este último pase ha sido similar a los que le vemos normalmente a David Silva”

Bueno. No es que queramos aumentar el hype porque sí. Es que él nos obliga a hacerlo. Y sí, su equipo perdió por 0-1 en el descuento y no logró el objetivo de acabar primero de grupo. Pero Omar Abdulrahman no tiene la culpa de que sus compañeros no conviertan en gol sus asistencias imposibles. Ni de que su equipo tenga cierta debilidad a la hora de defender las acciones a balón parado. Esos defectos conducirán a los Emiratos Árabes Unidos a un choque complicadísimo en cuartos de final frente a la actual campeona de Asia Japón -salvo sorpresa mayúscula mañana en la definición del grupo D-. Y sin duda, su camino para hacer historia en la competición se ha llenado de piedras. Cuando ya saboreaban el liderato y pensaban que les tocaría medirse a Jordania o a Irak, un remate de cabeza de Reza Ghoochannejhad invirtió los papeles y mandó a Irán a la parte más asequible del cuadro. El conjunto de Carlos Queiroz sigue sin haber encajado ni un solo gol en todo el torneo, pero frente a los Emiratos sufrió mucho y pudo mantener la virginidad de su portería gracias al desacierto en el remate de los atacantes rivales.

EMIRATOS ÁRABES UNIDOS 0-1 IRÁN: PLANTEAMIENTOS INICIALES

EAU vs Iran - Football tactics and formations

Queiroz introdujo varios cambios con respecto al equipo que había ganado a Catar por 1-0, pero mantuvo en la punta de ataque al autor del gol de la victoria, Sardar Azmoun. Ghoochannejhad se quedó en el banquillo y acabó decidiendo el choque, con lo que el debate sobre quién debe ocupar el puesto de delantero centro en Irán será aún más intenso tras el partido de este lunes en Brisbane. Acostumbrado en el Mundial a replegarse y contragolpear, a Irán le vino bien la intención asociativa y de dominio de partido de los Emiratos Árabes. Le vino bien para poder jugar a lo que mejor sabe, aunque en realidad no se puede decir que tuviera el choque controlado en ningún momento. El que marcaba los tiempos era Omar Abdulrahman, que esta vez partía desde la banda derecha (algo menos centrado que en el duelo ante Bahréin). Sirvió varios balones fabulosos a Mabkhout, pero esta vez el delantero no estuvo tan acertado como en los choques anteriores e Irán pudo llegar vivo a los compases finales. Consciente de que el 0-0 no le daba ese primer puesto de grupo deseado, Queiroz introdujo a Dejagah y a Reza. El ex atacante del Charlton Athletic, que ahora juega en la liga de Kuwait, aprovechó una descoordinación defensiva en el rechazo de un córner y se quedó habilitado para rematar de cabeza cuando Teymourian devolvió el balón al punto de penalti. Emiratos Árabes no había merecido la derrota, pero sus errores en las áreas fueron penalizados. Ahora sólo un resultado muy improbable evitaría que se enfrentara a Japón en cuartos: que los nipones pierdan mañana ante Jordania.

Reza Ghoochannejhad Charlton FocusReza Ghoochannejhad, en una imagen de la temporada pasada con el Charlton Athletic (Foto: Focus Images Ltd).

En el partido que decidía la última posición del grupo C, Bahréin derrotó a Catar por 2-1 y evitó marcharse sin ganar. Los organizadores del Mundial 2022 se quedaron en blanco y no se les observa aún una mejoría considerable con respecto a sus resultados históricos.

Foto de portada: Jazraw con licencia Creative Commons.

Related posts

1 comments

Irán no sufrió mucho. Los Emiratos no tiraron ni una vez a puerta. El mayor sufrimiento de Irán vino de que tenían que meter un gol y no tenía pinta de hacerlo, si bien cada balón parado daba pánico a los árabes. Al final, así llegó otra vez el gol iraní.
Omar estuvo de nuevo bastante bien, te preguntas qué haría en un equipo mejor, pero le faltó incluso más que en los anteriores partidos acertar más con el último pase. Irán simplemente no dejó hacer en el útlimo tercio. Queiroz planta la barraca y los iraníes hacen bien su trabajo.

Deja un comentario

*