Épica francesa en una oda a los 24

Antoine Griezmann of France (left) celebrates scoring their first goal to make it France 1 Albania 0 during the UEFA Euro 2016 match at Stade Velodrome, Marseille
Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222
15/06/2016

Los detractores de la Eurocopa de 24 equipos tienen el legítimo derecho de pensar que una competición con tantas selecciones es demasiado larga; incluso es comprensible que a algunos les de cierta pereza la presencia de conjuntos formados por jugadores desconocidos para el gran público. No obstante, si nos demuestra algo lo visto hasta ahora en Francia es que la inclusión de combinados más modestos no significa un empequeñecimiento del torneo. Al contrario, los ‘pequeños’ están demostrando en muchos casos un sentido mucho más coral y trabajado del juego. Tampoco se están cumpliendo los pronósticos que presagiaban una fase de grupos descafeinada; en esta Euro 2016 los partidos se compiten y se disputan siempre. Todos los grandes se están arremangando para sacar sus encuentros e incluso algunos sufrieron sustos, también le tocó a Francia.

Cambio anunciado

Al final se confirmó lo que se había publicado y ya sea por descanso, por cambio de sistema o por dar un toque de atención, Deschamps sentó en el banquillo a Paul Pogba y Antoine Griezmann. Con o sin ellos, Francia necesitaba una actuación convincente para sacudirse los malos chakras. Un Vélodrome engalanado hasta la bandera presentaba una estupenda armonía tricolor sólo interrumpida por la gran entrada de aficionados albaneses, que tiñeron de rojo una de las esquinas de este espectacular estadio. Se notaba en el ambiente que había muchas ganas que la noche fluyera en Marsella, el público quería cualquier cosa a la que aferrarse y así desperezarse un poco tras unos primeros días complicados tanto en lo futbolístico como, sobretodo, en lo que rodea la Eurocopa 2016.

Con la entrada de Martial y especialmente Coman, Francia ganó en capacidad de desborde en el uno contra uno, arma clave para buscar el hueco en el sistema de Albania. Justamente Kingsley Coman provocó la falta que a punto estuvo de convertirse en el primer gol de Francia antes del minuto cinco. Atrás, tanto Rami como Koscielny empezaron contundentes atrás y solventes en la salida de balón; no así los laterales galos, nerviosos e imprecisos. Sagna y Evra, dos jugadores sobrados de experiencia, mandaban pelotazos cuando podían tocar y regalaban balones simples.

 

Dimitri Payet of France during the UEFA Euro 2016 match at Stade Velodrome, Marseille Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222 15/06/2016
Una vez más, Dimitri Payet fue el hombre que más talento aportó al ataque francés. Foto: Focus Images Ltd.

En el primer cuarto de hora, Francia volvió a acusar los males del primer partido ante Rumanía: una enorme dificultad para generar juego en espacios reducidos y una evidente falta de ideas . Por su parte Albania vino a hacer lo que mejor sabe y no decepcionó en su papel, cómoda en el repliegue, intensa y organizada en el centro del campo y jugando con cierto criterio el balón cuando gozaba de él.

Jerarquía de Payet

Dimitri Payet, con una posición mucho más centrada que en su debut, partía como mediapunta en el esquema pero a la práctica fue un todocampista que se movía por todas partes para activar a sus compañeros. Además, Payet es el encargado de servir todos los córners y faltas de Francia – cosa normal visto su tremendo acierto esta temporada a balón parado–. El jugador del West Ham, quien por cierto volvía al estadio que le encumbró como jugador estrella, ha acabado la temporada posiblemente en el mejor momento de su carrera, pero aun así sorprende la portentosa jerarquía con la que juega y la ascendencia que tiene en su equipo si valoramos el poco tiempo que lleva en la selección y el cartel de mayor renombre de otros compañeros. Él es el amo y señor del ataque francés y por el momento el único que da sensación de crear algo distinto cuando entra en contacto con la jugada.

Arlind Ajeti of Albania (centre) blocks the shot by Anthony Martial of France during the UEFA Euro 2016 match at Stade Velodrome, Marseille Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222 15/06/2016
El partido de Anthony Martial fue decepcionante. El jugador del United entró en el once para dar más frescura al equipo pero se le vió espeso e impreciso ante Albania. Foto: Focus Images Ltd.

Una primera parte decepcionante

Albania no padecía excesivos apuros pero como es lógico, su 4-5-1 le restaba profundidad y cuando robaba balón Memushaj o Sadiku veían a kilómetros la silueta de Hugo Lloris. Llegada la media hora de partido, el entusiasmo inicial con el que se había entonado La Marsellesa se desvaneció casi por completo  por culpa del juego tedioso de les bleus. El canto a Capella del Vélodrome no animó a los suyos antes del descanso, al contrario; los de Deschamps se veían más agarrotados a cada minuto que pasaba y un par de centros malintencionados de Lila y un tiro de falta de Memushaj hicieron soñar a Albania.

A falta de fútbol, intensidad

La segunda parte empezó con la reaparición de Paul Pogba en el once por un Anthony Martial voluntarioso pero bastante gris en sus apariciones. Francia salió con fuerza en la reanudación y en una jugada atípica, Giroud puso un buen centro para el remate de Coman que a punto estuvo de convertirse en gol. Fue un espejismo, Albania siguió recuperando balones y llegando con criterio. De hecho, sólo la fortuna impidió a Memushaj marcar gol en una jugada cómica tras un remate al poste. La réplica la tuvo Pogba con un remate desviado, Francia seguía sin gustarse pero al menos contestaba en el intercambio de golpes. Además, con la vuelta al 4-3-3 los galos se encontraban bastante más cómodos y lograron llegar a zonas de peligro con más facilidad, aunque sin la brillantez necesaria para dar el penúltimo y último pase.

En la segunda parte los galos se dieron cuenta que con el esquema de dominio no iban a doblegar a Albania por ningún lado así que optaron por una versión menos virtuosa pero más contundente, a la viva imagen de Pogba y Kan. Giroud tuvo dos opciones claras en su cabeza y con la entrada de Griezmann por Coman, Deschamps volvió al plan A. Con 20 minutos por delante, Francia dominaba a base de centros y choque, centros y choque, centros y choque…

Albania goalkeeper Etrit Berisha claims the ball during the UEFA Euro 2016 match at Stade Velodrome, Marseille Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222 15/06/2016
La mejor versión de Francia llegó cuando tiró de agallas e intensidad para conseguir el gol. Foto: Focus Images Ltd.

Desesperado por la falta de gol, el Stade Vélodrome reclamaba ya desde el inicio del segundo tiempo la presencia de su héroe: André Pierre Gignac. Tras la insistencia marsellesa, Deschamps cedió y le dio un cuarto de hora al delantero de Tigres para alegría y algarabío local. Como era de prever, Francia acabó el partido encerrando a Albania en su campo, armando toda la contundencia posible en cada jugada, como si a base de empujar y empujar fueran a meter el balón en las mallas, aunque se llevaran alguien por delante. Y más o menos así fue; Griezmann, el más acostumbrado de todos ellos a sufrir, empalmó un cabezazo certero para adelantar a Francia en el marcador y desatar la épica en Marsella. El atacante colchonero celebró con rabia su tanto, porque le daba la clasificación a su equipo y también por lo que significaba tras ser señalado en estos días previos. Ya en el descuento, con Albania a la desesperada, Payet acudió a su cita con la magia para firmar un gran gol tras un recorte marca de la casa.

Siguen las dudas

Con mejor o peor juego, Francia consiguió un 2-0 muy duro para Albania. Los chicos de Gianni De Biasi se fueron otra vez de vacío pese al enorme esfuerzo y ahora lo tienen peliagudo para pasar a la siguiente fase de una Eurocopa que no está siendo benevolente con su buen hacer. La anfitriona acabó contenta, solucionó un encuentro que por momentos parecía muy encallado a base de intensidad y amor propio. Deschamps volvió a salvar el match point, pero las dudas siguen siendo las mismas que en el partido inaugural: ¿Le dará con lo mostrado hasta ahora para llevarse las fases finales? Es una incógnita, lo que quedó comprobado una jornada más es la tremenda competitividad de los 24 integrantes empeñados en demostrar que no existen partidos de trámite en esta competición. A algunos les aburre, a otros nos parece increíblemente estimulante no saber qué deparará la suerte cuando empieza a rodar el balón.

Foto Portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*