España empieza con buen pie en Bakú

Santi Denia España sub-17 - Edu Ferrer Alcover

La selección española sub 17 venció a Holanda por dos goles a cero en su debut en el Europeo de Azerbaiyán. Los de Santi Denia no realizaron un encuentro excesivamente brillante pero mostraron una solvencia defensiva y una poderosa determinación entre sus atacantes que le valieron para ganar cómodamente sin que prácticamente Iñaki Peña tuviera que intervenir. El encuentro contaba con la particularidad de que el combinado neerlandés acumulaba hasta cuatro sancionados de la fase previa, por lo que su única posibilidad de realizar una sustitución se reducía a su portero suplente.

España, que contaba en su once con cinco futbolistas procedentes de la cantera del FC Barcelona, mostró pronto sus armas: Brahim por banda izquierda y Mboula por banda derecha generaban muchísimo peligro por los costados. Ambos extremos fueron quizá lo más destacado del partido en el combinado ibérico. El menudo futbolista malagueño del Manchester City, jugando a pierna cambiada, desequilibraba con su agilidad, su eléctrico regate y sus conducciones prácticamente en cada contacto, mientras que el catalán representaba un perfil distinto de atacante pero igualmente diferencial: todo potencia, velocidad y cambio de ritmo con metros por delante. En una devastadora zancada, Mboula se aprovechó de la candidez de los defensores holandeses y adelantó pronto a los españoles con un disparo a la escuadra.

 

Los de Kees Van Wonderen también dejaron constancia de la calidad de la que goza su cantera, especialmente entre sus atacantes. Justin Kluivert, hijo del delantero histórico holandés, es un habilidoso extremo izquierda que juega a pie cambiado y desde su banda se mostró muy correoso cuando pudo intervenir. Che Nunnely, extremo diestro también del Ajax que sí juega a pie natural, fue quizá el principal foco de peligro. Su juego fue algo unidimensional, pero lo cierto es que ganó línea de cal de forma constante y surtió al área varios balones que los holandeses no supieron rematar con acierto. Donyell Malen, el técnico mediapunta del Arsenal, solo tuvo fugaces apariciones, pero lo cierto es que dejó detalles muy prometedores.

No sólo dispone de atacantes decisivos esta selección española sub17. Como marca su ADN, esta generación también cuenta con centrocampistas asociativos que tienen muy buena pinta. Oriol Busquets, mediocentro culé, se mostró como un pivote con claridad y talento para sacar el balón, aunque el que más llamó la atención fue el capitán, Manu Morlanes. El del Villarreal compartía doble pivote con Oriol y ejercía más de interior: organizaba, se desplegaba y hasta llegaba a área. Diestro, con calidad para dirigir el juego y sacar el balón, fue el corazón del juego español.

Al poco de comenzar la segunda parte, Abel Ruíz, el delantero y bejanmín de esta selección, haría el dos a cero con un zambombazo desde el sector diestro, poniendo así el encuentro cuesta abajo para España hasta el pitido final.

Foto de portada: Edu Ferrer Alcover, todos los derechos reservados.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*