Exhibición

Vallejo levanta el título

El guion fue tan perfecto que ni siquiera Luis de la Fuente habría imaginado que España jugaría una final tan completa. El combinado español controló el choque desde el primer minuto hasta el último y corrigió todos los defectos que la habían limitado hasta ahora: la pelota circuló a mayor velocidad, el equipo disparó mucho más que de costumbre, encontró varios puntos de desequilibrio y ni siquiera bajó el rendimiento en la segunda mitad, como venía siendo habitual en los choques anteriores. Fue una actuación coral respaldada por las mejores individualidades la que permitió que España superara a Rusia por 2-0, sumara el séptimo Europeo sub-19 de su palmarés y evitara el histórico doblete de la generación rusa de 1996.

Asensio Concha España sub-19 MarcadorInt

Asensio y Concha celebran el triunfo de España justo después del pitido final.

España exhibió su mejor fútbol en el día decisivo, bajo la sombra del Monte Olimpo. La selección de Luis de la Fuente afrontó la final con la máxima concentración después del revés que se llevó en la fase de grupos frente el mismo adversario, lo que motivó al combinado español a no repetir los mismos errores. Ya desde el primer minuto, la pelota voló en un sistema coherente que contaba con dos vías para perforar la defensa rusa. Por un lado se encontraba la sociedad que forman Asensio y Ceballos. El mediapunta del Betis se juntó con Asensio con especial ahínco, lo que atraía la atención de la defensa rusa junto a las constantes incorporaciones de Borja San Emeterio. Los de Khomukha se volcaban a cerrar ese perfil y entonces España giraba la pelota hacia el lado opuesto, por donde percutió una y otra vez Pedraza. El extremo izquierdo de la selección no es el futbolista más técnico del equipo, y de hecho es habitual que protagonice pases y controles imprecisos, pero es distinto al resto. Rápido y fuerte, buscó la línea de fondo y creó problemas gracias a su potencia, imparable para Makarov. Como la pelota circulaba a gran velocidad y con criterio (otro partidazo más de Rodrigo en la medular), a Rusia le costaba tapar todos los agujeros

Mitryushkin Spartak Rusia sub-19 - MarcadorInt

Mitryushkin fue el mejor de Rusia.

Entre la magia de Asensio, más constante que en la semifinal, la regularidad del hiperactivo Ceballos y las rupturas de Pedraza, España merodeó una y otra vez el área rusa. A estos factores hay que añadirle una ejecución notable de las acciones a balón parado, pues la selección española remató la mayoría de córners y faltas laterales, casi siempre con peligro. En una ocasión, Mayoral hasta se topó con el larguero y en otra Meré reclamó que la pelota había superado la línea de gol. En ese tramo inicial lo único que sostuvo a los rusos fue la soberbia actuación del portero Anton Mitryushkin, brillante en todo tipo de intervenciones, desde despejes con los puños hasta en paradas milagrosas que evitaban goles ya cantados. En la primera media hora España lo puso a prueba más que el resto de rivales en todos los partidos anteriores y el portero del Spartak fue diferencial para mantener a los suyos con vida, en un recital que nos recordó que sigue progresando después de destacar en la categoría sub-17. De hecho, una de sus mejores paradas fue desviar al larguero un disparo angulado de Asensio, pero entonces apareció en el área Borja Mayoral, más rápido que nadie, para abrir la lata de forma merecida en el minuto 39. El peligro ruso, en cambio, se limitó únicamente a un centro de Yakuba por la banda izquierda que cabeceó Sheydaev y obligó a intervenir a Sivera con una buena estirada. A diferencia del precedente de la fase de grupos, la selección española controló muy bien toda amenaza de contragolpe.

Borja Mayoral España sub-19 MarcadorInt

Mayoral celebra el 1-0.

Se produjo un cambio de tendencia al descanso, con una Rusia más incisiva a raíz de la entrada del extremo Zuev por el interior Golovin (amonestado), lo que recolocó a Guliev en el centro del campo y dotó a los rusos de mayor dinamismo en los carriles interiores. Así, Rusia empujó pero solo inquietó con disparos lejanos, sin obligar a intervenir a Sivera. Esto fue así por la actuación de la pareja de centrales, en especial de Jesús Vallejo, atentísimo para que Sheydaev nunca tocara cómodo de espalda a portería y más todavía para que no se girara y amenazara con tirar. Sin embargo, pasado un cuarto de hora España enlazó posesiones más largas de nuevo, alejó a Rusia de su arco y se volvió a acercar con peligro. Refrescó el técnico español la banda izquierda con la entrada de Nahuel y fue precisamente el hispano argentino el que anotó el segundo tanto después de un sensacional pase entre líneas de Asensio que dejó solo al del Villarreal, para que definiera con frialdad ante la salida de Mitryushkin. España era campeona de Europa sub-19 por séptima vez. “No había visto tanta diferencia en una final desde…”, meditaba después del partido Andrew Haslam, seguramente el periodista que más Europeos sub-19 ha vivido en directo. El triunfo fue más que merecido

Nahuel España sub-19 MarcadorInt

Matías Nahuel sentenció la final en el minuto 78.

Related posts

Deja un comentario

*