La última noche del primer Dortmund de Tuchel

Shinji Kagawa of Borussia Dortmund is mobbed by team mates after scoring their first goal during the Bundesliga match at Signal Iduna Park, Dortmund
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
30/04/2016
***UK & IRELAND ONLY***
EXPA-EIB-160430-0011.jpg

El Borussia Dortmund de Thomas Tuchel dejará la 2015/2016 sin un título que inmortalice la excepcional obra futbolística que ha representado el conjunto amarillo durante toda la temporada. El maravilloso fútbol practicado por el BVB bajo el mando del técnico suabo se queda de momento grabado únicamente en el recuerdo romántico de los que tuvieron la oportunidad de presenciarlo y no en el imperecedero metal de los trofeos. No cabe duda de que, visto su potencial, Tuchel acabará dejando su nombre en la historia de la entidad amarilla, pero el Borussia Dortmund bajo el que lo logre tendrá que ser otro, pues aquel que hemos tenido la oportunidad de ver en su temporada de debut en el Westfalionstadion murió ayer en Berlín. El BVB del juego posicional, el de los ataques virtuosos y geniales, tendrá que reinventarse pues se queda sin, al menos, dos piezas de imposible repuesto. Mats Hummels ya es oficialmente jugador del Bayern, Ilkay Gündogan tiene pie y medio en Inglaterra y veremos cuánto consigue resistir la entidad amarilla al bombardeo de ofertas con el que incansablemente tentarán los gigantes de toda Europa al resto de su plantilla. Dortmund es uno de los principales viveros de talento del todo el continente y está en los mandos de los responsables técnicos la difícil tarea de que este no se le agote. Con Merino y Dembelé ya oficialmente de amarillo, parece difícil que el Dortmund 2016/2017 no vuelva a estimular.

Mats Hummels of Borussia Dortmund during the Bundesliga match at Signal Iduna Park, Dortmund Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 30/04/2016 ***UK & IRELAND ONLY*** EXPA-EIB-160430-0008.jpg

Para enfrentar el ambicioso reto de vencer por primera vez al Bayern de Guardiola (se ha enfrentado cinco veces a él y ha perdido en cuatro ocasiones), Tuchel eligió volver a desnaturalizarse. Si el BVB bajo su mando había sido un equipo inequívocamente definido por la posesión de balón y el ataque posicional, frente al conjunto muniqués se mostró como una escuadra reactiva cuyo principal objetivo parecía residir en tratar de bloquear su entramado asociativo y resistir a sus acometidas. Tuchel cambió varias veces de esquema durante la final: empezó con tres centrales (Bender, Sokratis y Hummels), pasó a jugar con dos y luego volvió al 5-3-2 inicial. Como la posesión bávara era buena, Mkhitaryan y Castro se veían obligados a retrasar muchísimo su posición para defender a los extremos rivales, por lo que al BVB apenas pudo transitar durante el partido. Además, Thomas Müller ejerció una incansable y productiva presión sobre Julian Weigl, motor del juego amarillo, que aminoró sustancialmente la calidad de los ataques del Dortmund. Varios cruces milagrosos de Sokratis, que firmó una actuación verdaderamente épica, impidieron que el Bayern se llevara el trofeo en los 90 minutos reglamentarios, por lo que hubo de irse a la prórroga primero y a la tanda de penaltis después. Allí, la inexperiencia de Tuchel le firmó una mala pasada a su equipo.

Tras el efectivo disparo Kagawa, Sokratis y Bender tiraron los penaltis número dos y número tres por delante de especialistas como Mkhitaryan, Reus o Aubameyang. Ambos fallaron sin que Neuer tuviera que hacer realizar ninguna atajada milagrosa, de forma que el Bayern adquirió rápido una ventaja tranquilizadora y pudo afrontar el resto de la tanda sin ninguna presión. Costa metió el decisivo penal, Guardiola pudo celebrar su doblete y Dortmund lloró su cuarta final consecutiva perdida. No está claro si fue Tuchel quien ordenó este orden o si no se impuso a la hora de que los jugadores eligieran a los tiradores, pero en rueda de prensa, visiblemente alterado, asumió toda la responsabilidad del suceso. “No debí haberlo permitido.” reconoció. Con toda seguridad, no le volverá a ocurrir.

Foto: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*