Football League Tales: Late equaliser

fil-notts-forest-norwich-030

Pocas cosas como un gol en el último minuto. Esos tantos in extremis rompen la cordura. La gente se deja llevar. No hay autocontrol: si quieres gritar, gritas; si el cuerpo te pide correr, corres; si tienes el impulso de tirar el sombrero al aire, lo tiras; si toca abrazar al desconocido de la derecha; lo abrazas; y si lo que sale es llorar, pues se llora. No pasa nada. Los instantes que suceden a un gol en el último minuto todo lo permiten, pues el aficionado está poseído por el fútbol. Da igual cómo haya jugado tu equipo, que si logra empatar o ganar justo al final, tú te marchas a casa con una sonrisa. Esos late equaliser o late winners saben a gloria.

Yo era un jugador discreto. Era como el Butch Cassidy encarnado por Paul Newman en Dos hombres y un destino: sobre el papel era malo, pero tenía buenas intenciones. El caso es que solía chupar banquillo, vaya. De todas formas, intentaba aprovechar mis minutos y de vez en cuando, sobre todo si el portero rival me ayudaba, marcaba algún gol. Fueron unos cuantos, no muchos. Pero casi ninguno me llenó tanto como aquel que marqué en el último minuto. Fue una jugada muy simple: un jugador de mi equipo tiró a puerta, el portero despejó y Mosquera aprovechó el rechace para hacer ese 2-1 que nos dio la victoria. Mosquera lo celebró como un loco. Qué sensación más gratificante. Es lo máximo. Y era una liga de infantiles. Siempre fantaseo pensando en cómo sería marcar un gol así en lo más alto, con todo el estadio lleno.

Como ya he contado en otro texto, a mí me frustraba bastante lo de no ser bueno jugando al fútbol. Hablando sobre esto, un buen amigo me consoló con la siguiente frase: “un gol es un momento mágico, da igual que sea un partido de primera que una pachanga”. Aunque sea una frase muy bonita de la que me suelo acordar, sí que es cierto que los goles en la élite tienen un aura mucho más especial por una sencilla razón: no sólo satisfacen al que marca y a sus compañeros, también emocionan a toda una afición. Esa capacidad de llegar a las personas mandando un balón a la red es fascinante. Por eso me encantan las celebraciones en las que el jugador se dirige a la grada. Son simplemente maravillosas.

Algunas de estas celebraciones que tanto nos gustan en la Football League (Fotos: Focus Images Ltd):
Brentford
Brentford
QPR v Bristol City - Coca Cola Championship
Queen’s Park Rangers
Barnet v Wycombe Wanderers.npower League 2
Barnet
Millwall v Leicester City.Npower Championship
Millwall
fil-sheffutd-gillingham-037
Gillingham
fil-watford-ipswich-47
Ipswich
AFC Wimbledon v Fleetwood Town.npower League 2
Wimbledon
Sheffield Uuited v Bradford City.Jonstone's Paint Trophy
Bradford
Huddersfield
Huddersfield
Reading
Reading
Leeds
Leeds
Aston Villa
Aston Villa

El otro día en el City Ground del Nottingham Forest se vivió uno de estos momentos mágicos. Dani  Pinillos, futbolista español al que Álvaro De Grado entrevistó la temporada pasada, anotó el 2-2 en el descuento ante el Derby County. “No hay palabras para explicar lo que se siente al marcar un gol como éste en un partido que significa tanto para el Forest. Es indescriptible”, nos cuenta Pinillos.

En el 1:50, el gol de Pinillos:

La semana que viene en Football League Tales publicaremos un especial sobre el Nottingham Forest y el Derby County, dos equipos que en su día alcanzaron la gloria de la mano de Brian Clough.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Football League Tales: cada viernes, una historia sobre la segunda, la tercera o la cuarta división inglesa.

-19 de agosto de 2016: El Burton de Clough.
-26 de agosto de 2016: Oliver Burke.
-2 de septiembre de 2016: Morecambe.
-9 de septiembre de 2016: En Northampton hacen zapatos.
-16 de septiembre de 2016: Josh Morris.
-23 de septiembre de 2016: Like father, like son.
-30 de septiembre de 2016: Tammy Abraham.
-7 de octubre de 2016: Un West London Derby en Craven Cottage.
-14 de octubre de 2016: Oxford.
-21 de octubre de 2016: Con clase.
-28 de octubre de 2016: Ethan Ampadu, una nueva esperanza.
-4 de noviembre de 2016: Sawyers, internacional por San Cristóbal y Nieves.
-11 de noviembre de 2016: Entrevista a Massimo Luongo.
-18 de noviembre de 2016: Un equipo profesional que pertenece a sus aficionados.
-25 de noviembre de 2016: Gareth Ainsworth, jugador-entrenador y leyenda del Wycombe.
-2 de diciembre de 2016: Matt Bloomfield, un futbolista peculiar.
-9 de diciembre de 2016: EFL Futures.
-16 de diciembre de 2016: Rowett out, Zola in.
-23 de diciembre de 2016: Sunday League Mandeville.
-30 de diciembre de 2016: Pies fríos en Wigan.
-6 de enero de 2017: Play it again, Elokobi.
-13 de enero de 2017: Desde el barro.
-20 de enero de 2017: Bogle, el gol del Grimsby.
-27 de enero de 2017: A Hard Day’s Night.
-4 de febrero de 2017: Del Rovers al City, todo es Bristol.
-10 de febrero de 2017: El desolado Coventry irá a Wembley.
-17 de febrero de 2017: Un paso atrás para ganar minutos.
-24 de febrero de 2017: Segundas oportunidades.
-3 de marzo de 2017: Tiempos duros en Brisbane Road.
-10 de marzo de 2017: Tom Cairney disfruta como nunca.
-17 de marzo de 2017: Un vínculo especial.

Related posts

1 comments

Lo tenía guardado en Pocket y he tardado en llegar a él… Más vale tarde que nunca…
¡Buen trabajo Sr Mosquera!
PD: Yo soy de los que grita hasta quedarse sin voz y llora después en un late equaliser.

Deja un comentario

*