Gatillazo inglés

Eric Dier of England during the International Friendly match against Portugal at Wembley Stadium, London
Picture by Andrew Timms/Focus Images Ltd +44 7917 236526
02/06/2016

Inglaterra nunca ha ganado el primer partido de una Eurocopa. En nueve intentos ha cosechado cinco empates y cuatro derrotas. Ante Rusia tuvo el triunfo hasta el tiempo de descuento (1-1), pero Vasili Berezutski, vivo desde hace siglos, encontró un balón en el área, remató de cabeza y apagó todas las buenas sensaciones que había dejado el combinado de Roy Hodgson durante un primer tiempo ilusionante que tuvo a un principal protagonista: Wayne Rooney. Desde la posición de centrocampista, cerca del pivote, el inglés fue el mejor de su selección. La trayectoria de Rooney ha ido dando bandazos con respecto a la línea imaginaria del potencial que tiene dentro, pero su inteligencia sobre el campo le sirve para, en plena madurez profesional, provocar una explosión de fútbol en Inglaterra. Una arrancada conduciendo, un cambio de banda, un pase entre líneas, un toque rápido. El partido estaba en sus pies, los de un elegido, ante la incapacidad rusa de taponar su derroche de ideas: Shatov, muy lejos; Golovin y Neudstater, meros espectadores. Rooney lo fue todo y lo fue lejos del área, ocupada por Harry Kane, que dejó a Vardy sin ningún minuto.

Es curioso cómo reaccionó Hodgson ante el gol de Dier, de falta directa, a falta de un cuarto de hora para el final del partido. Rusia no había mostrado peligro ante Hart, pero Inglaterra realizó dos cambios. El primero, Wilshere por Rooney, el jugador con más capacidad para ordenar a los suyos con la pelota en su poder. El segundo, Milner por Sterling, para cerrar el centro del campo. Dos sustituciones que buscaban amarrar el 1-0, pero sin intentar explotar las posibles debilidades rusas en su empuje final: ¿Cuál es la mejor virtud de Vardy? Correr a la espalda de un equipo abierto. ¿Dónde es imparable Barkley? Arrancando con espacios desde la medular. No entraron y los que ya estaban, en especial Kane, no tuvieron un papel destacado. Luego, de donde no había nada, ni un amago, llegó el empate.

El apartado positivo es amplio desde la perspectiva inglesa. Si uno es aficionado del Tottenham, además de positivo es motivo de orgullo: cinco titulares de los Spurs, equipo de Mauricio Pochettino, con Lallana también en el once, a quien hizo explotar en el Southampton. Y no sólo fue una Inglaterra con presencia de los londinenses, sino que en el estilo también se vieron sus mejores virtudes. Dos laterales que llegan muy arriba (Walker y Rose), el dúo ofensivo que montan entre Alli y Kane y un mediocentro, Eric Dier, la estrella silenciosa de la noche, a pesar de que terminó gritando un gol maravilloso. Lateral o central, este año ha deslumbrado como pivote. No le piden que dé el primer pase, no le piden cambios de banda. Dier está ahí para que los demás sean mejores: para que Rooney quede liberado, para que Alli se sume al ataque, para que si un extremo no baja, haya alguien esperando. Con el gol y rozando la victoria, los titulares iban a ir dirigidos hacia el hombre del Tottenham que menos los recibe, pero Rusia respondió con frialdad.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*