Los goles llegaron el peor día posible

Abu Hanna, el mejor defensa de Alemania.

Alemania se plantó en la final del Europeo sub-17 sin haber encajado ningún gol en todo el torneo y se encontró con que Francia superó a Frommann en cuatro ocasiones pese a que el guardameta alemán fue el mejor de los germanos. Ante el torrente ofensivo galo, la zaga teutona no pudo hacer nada más que mirar y aplaudir. Desde el primer minuto hasta el último, cuando los alemanes ya bajaron los brazos, la superioridad francesa fue enorme.

A lo largo del torneo, me formé varias opiniones que el cuarteto atacante francés se encargó de despedazar en apenas 80 minutos. En los cinco partidos anteriores, Busam se había mostrado como un lateral derecho cuanto menos interesante, que se incorporaba bien en ataque, que centraba con cierta tensión y precisión y que se podía considerar una garantía en defensa. Sin alardes, pero más que correcto, del mismo modo que rendía Karakas en el perfil zurdo. Menos profundo, pues empezó el torneo como central, pero de limpia salida de balón y más o menos sólido en tareas de contención. Hasta que llegaron Adelaïde e Ikone y empezaron a superarles con una facilidad pasmosa, como si se tratara de los conos que deben superar los aspirantes a motoristas en el examen práctico. Velocidad, cambio de ritmo, quiebros y paredes fueron varios de los recursos utilizados por los extremos franceses para generar peligro por los flancos, donde a menudo les acompañaron los laterales que desdoblaban por fuera. Passlack y Köhlert no estuvieron especialmente finos en las ayudas y por allí Francia rajó a los alemanes.

Busam Alemania sub-17 - Edu Ferrer Alcover

Busam, lateral derecho de Alemania.

Pero, además, tampoco estuvieron bien los centrales. A lo largo del torneo, Nesseler me había transmitido buenas sensaciones. El defensa del Bayer Leverkusen, que formaba en el eje de la zaga con su compañero de equipo Abu Hanna, había jugado bastante bien: sacaba el balón jugado con facilidad, encontraba pases fáciles, se mantenía concentrado a lo largo de los partidos y solía echar un cable al lateral de su perfil cuando tenía ocasión. Con Abu Hanna se entendía bien, seguramente aprovechándose de los mecanismos trabajados en Leverkusen. Y, sin embargo, la pareja de centrales quedó expuesta ya en los primeros minutos, cuando los atacantes franceses les ganaron la espalda con cierta facilidad. O cuando debían salir a ayudar al lateral ya desbordado, en especial en el caso de Nesseler, pues debían defender a un oponente que entraba en carrera, como un cohete, e intentar robarle el balón sin cometer penalti. Así, era habitual ver cómo Adelaïde, Ikone e incluso Edouard superaban a dos o tres rivales en conducción con bastante facilidad. El doble pivote, formado por Gül y Janelt, tampoco evitó que Boutobba recibiera con asiduidad a su espalda. Alemania se descompuso como nunca.

Por suerte, Frommann cuajó una actuación memorable bajo palos. El portero teutón, formado en el Friburgo, completó un mínimo de 6 paradas de mérito ante disparos francos de la oposición gala. Estuvo especialmente acertado cuando se quedó en situación de uno contra uno ante los delanteros franceses, pues evitó dos goles clarísimos aunque no pudo hacer nada para detener la vaselina final de Edouard o el autogol de Gül en el descuento. Quedará la duda de si puede hacer algo más en el primer tanto, pues desvía el disparo pero no lo suficiente para atajarlo, pero aun así su actuación permitió que Alemania se mantuviera con vida durante una parte importante del choque y que llegara a creer en el empate durante un tramo del segundo tiempo. Los teutones reaccionaron de forma inmediata al 2-0 con un gol a balón parado (donde Luca Zidane se mostró poco expeditivo bajo palos) y Alemania empujó en busca del segundo tanto introduciendo a Serra, un punta corpulento, para acompañar a otro delantero de referencia como Eggestein. Pero ni el ímpetu teutón ni las paradas de Frommann evitaron la goleada. La línea defensiva rindió por debajo de su nivel, pero quizás quedaron en evidencia el día más importante porque Francia cuenta con su generación más brillante en años.

Frommann Alemania sub-17 - Edu Ferrer Alcover

Frommann ya fue clave en cuartos de final.

Todas las fotos son propiedad de Eduardo Ferrer Alcover y de MarcadorInt. Todos sus derechos están reservados.

Related posts

Deja un comentario

*