Hart rescata a Inglaterra en Liubliana

eslovenia

Quién le iba a decir a Joe Hart que sería una gélida noche en el corazón de Bezigrad aquella que más reivindicaría su figura, la que le devolvería una parte del respeto colectivo perdido durante el desagradable verano que le ha tocado vivir. El guardameta del Torino, héroe inesperado, avivó la cuota de acciones espectaculares de un encuentro que, de otra forma, hubiera sido de todo menos espectacular: Eslovenia no tenía armas para trazar jugadas con continuidad e Inglaterra no tenía juego para aprovechar las suyas.

Ni Rooney era el problema –”creo que es una buena noticia para vosotros que sea suplente hoy”, me decía un esloveno que me confundía con un inglés al preguntarle por el estadio– ni su entrada fue la solución: durante los 90 minutos Inglaterra no supo encontrar el modo de superar la estructura del conjunto local, comandada por un Jan Oblak que dominaba imperialmente todos los balones aéreos que se paseaban por allí. Eslovenia, sin el desertor Kampl –así le han llamado sus compañeros en un comunicado tras renunciar a ir a estos dos partidos alegando estar exhausto– sólo tenía un arma para permitirse llegar a Joe Hart y ésa no era otra que un descomunal Josip Ilicic, al que se le pedía que llevara casi de forma individual el balón del campo de Eslovenia a la portería rival, y lo hizo en reiteradas ocasiones. Se aprovechó de los errores de la pareja de centrales ingleses (Cahill y Stones) en los balones aéreos para pescar pelotazos y transformarlos en jugadas de peligro, y sólo el guardameta inglés privó a los locales del merecido premio del gol. Con su particular forma de conducir y su inconfundible clase, el atacante de la Fiorentina lideró a su selección de forma autoritaria.

Daniel Sturridge of England during the International Friendly match against Portugal at Wembley Stadium, London Picture by Andrew Timms/Focus Images Ltd +44 7917 236526 02/06/2016
Daniel Sturridge no encontró ocasiones. Foto: Focus Images Ltd

El conjunto de Southgate jamás transmitió la sensación de armonía colectiva. Ni el centro del campo compuesto por Henderson, Dier y Alli se escalonó con coherencia, ni encontraron a sus extremos en situaciones de ventaja. El juego se monopolizaba por el carril central y ahí un oficioso Krhin se encargó de tapar todos los espacios. Las sensaciones no fueron buenas, pero la actuación de Hart contribuyó a paliar uno de los encuentros más difíciles de esta fase clasificación, ante la invicta Eslovenia en casa, que cuando recupere a Kevin Kampl podrá añadir algo de desequilibrio a su solidez defensiva.

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

Deja un comentario

*