Un inicio inmejorable para España

La selección española celebra el 1-0 de Merino

Marcus Sorg estaba preocupado. Muy preocupado. No paraba quieto en el área técnica. De hecho, de tanto que se movía parecía estar a punto de saltar al campo de un momento a otro, fuese para pegarle una colleja a alguno de sus futbolistas situados en la banda más cercana o bien para ponerse él mismo a jugar y arreglar aquello que no funcionaba. Gritaba, gesticulaba y luego se giraba para desahogar sus penas con los compañeros del cuerpo técnico, consciente de que sus indicaciones no provocaban el efecto deseado en sus jugadores. Al borde del descanso, España era muy superior a Alemania. No por el marcador, entonces un corto 1-0, sino por el juego desplegado. Con la excepción de los primeros cinco minutos, la Roja se hizo con el control de la pelota y la movió con enorme facilidad. Marco Asensio aparecía sobre la alfombra roja que había tendido Alemania entre líneas, y tanto Pedraza como Mikel Merino (espectacular) rompían al espacio para compensar los movimientos de apoyo de Borja Mayoral y sorprender a una zaga teutona más adelantada de lo habitual. Todo movimiento era armonioso y fluido, los pases se ejecutaban con una naturalidad absoluta, como consecuencia de la acción previa que inevitablemente llevaba a la siguiente, realizada casi de memoria. Detrás, los centrales se anticiparon a los movimientos de Timo Werner, Borja neutralizó a Sané y el portero Sivera apenas tuvo que intervenir bajo palos. Alemania no se acercaba y, por lo tanto, Sorg tenía motivos para estar preocupado.

“Al principio no fuimos tan agresivos como deberíamos en un partido de este tipo. En la segunda mitad gozamos de dos o tres oportunidades para reengancharnos al partido, pero era muy difícil ante un equipo de la categoría de España. No merecimos perder por 3-0”. Marcus Sorg, seleccionador de Alemania sub-19.

Sorg Alemania sub-19 - MarcadorInt

Sorg tenía motivos para estar preocupado con la primera mitad de Alemania.

Así que Alemania agitó el partido con un cambio en el arranque del segundo tiempo. Entró Waldschmidt por Barry para reforzar el centro del campo e intentar recuperar el balón y poder retenerlo para que España no monopolizara la posesión como en la primera mitad. Mejoró Alemania y bajó el ímpetu español, cada vez con más dificultades para robar la pelota en campo contrario. El cansancio hizo especial mella en el conjunto de Luis de la Fuente, a quien cada vez le duraba menos la pelota. Y Alemania empujó. Poco a poco fue inclinando el campo y apareció el peligro por el perfil zurdo. En esa banda se juntó Timo Werner, delantero centro, con Leroy Sané, extremo, que empezaron a buscar las cosquillas del combinado español. Como respuesta emergió la figura de Jesús Vallejo, concentrado para echar una mano a Borja en el lateral derecho ante la insistencia de dos de los mejores futbolistas rivales. El zaragocista estuvo siempre atento para salir al corte y dificultar la progresión del oponente, fuese interceptando las conducciones o ralentizando los ataques al bloquear las opciones de pase. Junto a él se mostró también muy firme Jorge Meré, sobrio y sereno a lo largo de todo el encuentro. El central sportinguista jamás se puso nervioso y siempre fue expeditivo en los despejes. Apenas concedieron opciones a Werner, ni tampoco a los futbolistas alemanes que intentaban pisar la frontal del área sorprendiendo desde atrás. Sostuvieron a la selección española cuando peor lo pasaba, del mismo modo que lo hizo Sivera bajo palos, muy seguro a lo largo del encuentro, tanto en los balones laterales como en las estiradas más exigentes.

Vallejo recortado

Jesús Vallejo completó una gran segunda mitad.

Resistió España en los momentos más complicados, cuando más exprimió Alemania su juego, y golpeó cuando más cercano parecía el empate teutón. Dani Ceballos filtró un pase soberbio a la espalda de la zaga alemana y Mayoral se encargó de cerrar al partido al provocar un penalti después de sortear la salida del guardameta Funk. El delantero del Real Madrid transformó el lanzamiento y sentenció el choque, pues con el segundo tanto España recuperó la confianza perdida tras el descanso y dominó el balón de nuevo. Ganó empaque con la entrada Pape Cheikh en el centro del campo y no acusó la baja de Asensio, que se marchó tocado después de un choque con un adversario. En el descuento Matías Nahuel sentenció en un contragolpe definido con maestría por el futbolista del Villarreal, que evidenció por enésima ocasión los problemas de la selección alemana a la espalda de sus defensas, pues los tres tantos españoles tienen un mismo origen en rupturas que sorprenden a los zagueros adversarios. Pero, más allá de un marcador contundente que pone en ventaja a España de cara a los dos próximos partidos de la fase de grupos, los de Luis de la Fuente se han marchado de Larissa con unas sensaciones inmejorables, pues la puesta en escena ha sido impecable. Sobre todo en la primera mitad, en la que los centrocampistas lograron que el balón circulara a una velocidad elevadísima y Alemania se pasó un buen rato persiguiendo una pelota que corría más rápido que sus futbolistas, incapaces de tapar los espacios que Ceballos, Asensio y Mayoral encontraron entre líneas. Entre esa fluidz y la solidez defensiva que aportaron en el doble pivote Merino y Rodrigo Hernández, además de la pareja de centrales, España cerró la primera jornada del Europeo sub-19 como la selección que mejor fútbol ha desplegado. Que no es poco, y menos cuando la víctima es Alemania.

España inicio pequeño

España arrancó de maravilla el Europeo sub-19.
Fotografías: MarcadorInt (Todos los derechos reservados).

Related posts

2 comments

Muy mal se tiene que dar la cosa para que Vallejo no acabe siendo el sucesor de Puyol y Ramos. Si no está en la selección para el próximo mundial pensaría que algo raro ha pasado.

Deja un comentario

*