Instinto de supervivencia

Uzbekistan -  Giorgio Minguzzi

Necesitaba ganar Uzbekistán para estar en cuartos de final y Qosimov, nada satisfecho con su equipo tras la derrota contra China, cambió por completo la cara de los uzbecos. Avisó antes del partido, pero modificó más cosas de las previstas. El técnico uzbeco dejó en el banquillo a futbolistas hasta entonces indiscutibles, como el delantero Sergeev, el centrocampista Kapadze, el extremo Tursunov o el mito Djeparov. Hasta cinco novedades, y varios pesos pesados afectados, para lavar la imagen de una selección de Uzbekistán muy alejada de aquel bloque que gustó en Catar 2011.

La revolución surgió efecto, pues a los dos minutos uno de los nuevos adelantó a Uzbekistán. Rashidov, que ya jugó muy bien en el debut contra Corea del Norte saliendo desde el banquillo, peleó un balón en campo contrario, lo recuperó, se lo echó largo, dejó atrás a los zagueros rivales y cruzó su disparo ante la salida del guardameta de Arabia Saudí. El esférico pasó por debajo de las piernas de Abdullah y se detuvo en la red. Qasimov encontró justo lo que buscaba en los primeros compases de encuentro: un equipo ambicioso, con mucha hambre, eléctrico y vertical, fresco en ataque, que sorprendiera a Arabia Saudí. Afloró la versión más competitiva de Uzbekistán, consciente de que debía ganar para seguir viva en el torneo. Rashidov, precisamente una de las novedades del once, justificó la decisión de su entrenador desde el inicio.

Uzbekistan vs Arabia Saudi - Football tactics and formations

También entró en la alineación el talentoso mediapunta de 21 años, Iskanderov. Este joven centrocampista exhibió una gran personalidad a lo largo del encuentro, y en especial del primer tiempo, pues entró en contacto con el esférico muy a menudo. No s escondió en ningún momento, pidió el balón y participó en el juego pese a la trascendencia del mismo. Los mejores minutos de Uzbekistán llegaron cuando él y Rashidov se juntaron cerca de la banda derecha, atrayendo rivales para después enviar la pelota al lado opuesto del campo.

Sin embargo, con el paso de los minutos Arabia Saudí se repuso del gol encajado y empezó a acercarse con peligro al área rival. Le costaba contener al devastador Rashidov y al fino Iskanderov, pero al menos se iba soltando cuando recuperaba el balón. No obstante, a los saudíes les faltó ejecutar un plan más definido. La mayoría de jugadas ofensivas eran acciones solitarias de alguno de sus atacantes, que agarraban el balón y decidían enfrentarse prácticamente solo ante el peligro. Los futbolistas más incisivos fueron los extremos saudíes, Al Abed y Al Dossari, que causaron problemas a través de su conducción de balón.

Arabia Saudí Al Sahlawi Al Abed -  Nasya Bahfen

Al Sahlawi (10) empató el partido desde el punto de penalti. Foto: Nasya Bahfen.

Pese a los intentos de sus futbolistas de ataque, el gol saudí llegó en una acción aislada y no exenta de polémica. El árbitro entendió que, defendiendo un centro lateral, Denisov obstruyó dentro del área a un futbolista de Arabia Saudí que intentaba llegar al remate. El colegiado señaló penalti, el tercero para los saudíes en la fase de grupos, y Al Sahlawi no falló, a diferencia de sus compañeros en las dos jornadas anteriores. Con el 1-1, el encuentro se rompió, pues Uzbekistán necesitaba volver a anotar para clasificarse para la siguiente ronda. Los de Qosimov se expusieron bastante y reinó el descontrol, situación que pudo beneficiar a Arabia Saudí de haber durado un poco más, pues amenazó con sentenciar al contraataque en un par de ocasiones. Antes, no obstante, llegó la reacción de los exsoviéticos, pues Shodiev, pocos minutos después de sustituir a Iskanderov, volvió a adelantar a Uzbekistán con un impecable cabezazo.

Ya en el tramo final, con Arabia Saudí volcada en busca del empate, llegó el 3-1 de Rashidov, que culminó una excepcional actuación con su segundo tanto del día. Uzbekistán ni siquiera necesitó que Djeparov y Sergeev jugaran un mísero minuto para ganar el día clave y ya saben que se enfrentarán a Corea del Sur en los cuartos de final. En cambio, Arabia Saudí cae por segunda edición consecutiva en la fase de grupos de la Copa de Asia. Echó de menos a su goleador, el lesionado Al-Shamrani, y tampoco sacó réditos del hecho de sustituir a su entrenador (López Caro) por Olaroiu a falta de pocas semanas para el inicio del torneo continental.

China 2-1 Corea del Norte

La selección china de Alain Perrin cierra la fase de grupos con la puntuación perfecta después de derrotar a una débil Corea del Norte. China encarriló el encuentro ya desde el primer minuto, cuando Sun Ke adelantó al campeón del grupo tras aprovechar un grosero error de la zaga norcoreana, y lo sentenció antes del descanso, cuando el delantero chino volvió a ver portería. Sun Ke ya ha anotado tres goles en el torneo y aspira a convertirse en uno de los nombres propios de la Copa Asia. En la segunda mitad, Corea del Norte redujo la distancia gracias a un desafortunado gol en propia puerta de Gao Lin e incluso pudo empatar cuando Jong Il-Gwan remató al larguero desde lejos.

Foto de portada:  Giorgio Minguzzi

Related posts

Deja un comentario

*