Jamaica sorprende a una Costa Rica desconocida

Schafer Jamaica - Focus

Echemos la vista atrás. Hace un año, Costa Rica maravilló al mundo del fútbol por su gran actuación en el Mundial de Brasil, en el que se quedó a las puertas de las semifinales tras perder por penaltis contra Holanda en cuartos. La selección tica, dirigida entonces por Jorge Luis Pinto, fue campeona de un grupo durísimo y doblegó a Grecia en octavos en base a determinadas características: la seguridad defensiva que le ofrecía su línea de 5, el despliegue ofensivo de sus laterales, el aprovechamiento de las acciones a balón parado, el orden táctico, un buen juego al contragolpe y el nivel de los atacantes, especialmente Bryan Ruiz y Joel Campbell. No deja de ser verdad que se ha producido un cambio de seleccionador y que el equipo tiene importantes bajas de cara a esta Copa de Oro (Keylor Navas, Yeltsin Tejeda, Óscar Duarte y Bryan Oviedo están lesionados), pero cualquier coincidencia con el juego de hace un año es pura casualidad. Jamaica, en cambio, no ha sorprendido a nadie: al igual que en la Copa América, Schäfer ha decidido esperar atrás y salir al contragolpe.

El primer cambio de esta Costa Rica con respecto al Mundial es estructural, pues en Brasil Jorge Luis Pinto jugó habitualmente con un 5-2-3 y anoche Wanchope dispuso a su selección en un 4-2-3-1, sistema recurrente en esta nueva etapa. Celso Borges y José Miguel Cubero formaron el doble pivote, mientras que el frente ofensivo lo conformaron una línea de mediapuntas integrada por Joel Campbell, Johan Venegas y Bryan Ruiz y el punta David Ramírez. Jamaica invitó a Costa Rica a tener la posesión, pero la selección tica no se sintió cómoda en ese rol. Mientras el combinado costarricense intentaba encontrarse a sí mismo, Jamaica sorprendió con el 0-1: saque de banda de Kemar Lawrence buscando el segundo palo, Roy Miller no saltó y Júnior Díaz se comió el bote del balón de manera grotesca, haciendo que le cayese a McCleary para el remate a gol.

Tras el tanto jamaicano, Costa Rica perdió el norte durante varios minutos y los Reggae Boyz tomaron más confianza, lo que les permitió tener algo más el balón e intentar moverlo de un lado a otro en campo contrario. El gran problema de Costa Rica fue la enorme distancia entre líneas, especialmente entre la defensa y el doble pivote. El combinado costarricense, además, replegó realmente mal y eso permitió que incluso con jugadas poco elaboradas, dos o tres jugadores jamaicanos pudieran plantarse en la frontal del área rival ante la línea defensiva de Costa Rica. Los ticos no estuvieron bien atrás, con Giancarlo González pareciendo un central vulgar (al contrario que en el Mundial), Roy Miller concediendo demasiadas facilidades y un Junior Díaz que cometió el error del 0-1 y fue totalmente inocuo en sus pocas subidas por banda. Sólo Cristian Gamboa dio la talla, con buenas incorporaciones ofensivas (Costa Rica atacó mucho por su banda) y algunas acciones defensivas de mérito.

Joel Campbell no la rascaba y Bryan Ruiz deambulaba por el campo, así que los principales peligros de Costa Rica estaban anulados. Era difícil intuir de qué manera podía la tricolor crearle problemas a Jamaica, pero una falta sobre Bryan Ruiz iba a hacer ver la luz a Costa Rica: en una acción ensayada, Roy Miller anotó el 1-1. Las dudas y la poca agresividad defensiva fueron la clave del gol, además del error del delantero Giles Barnes, que rompió el fuera de juego de Miller corriendo a no se sabe dónde. A pesar del mal juego, Costa Rica encontró el gol y Jamaica volvió a centrarse en defender. Durante la primera parte, la jugada que más llevó a cabo el equipo de Paulo Wanchope fue enviar balones largos a David Ramírez, que perdió la mayoría de los duelos por arriba ante la pareja Morgan-Taylor. Además, eran balones frontales que no entrañaban ningún problema para la defensa jamaicana. Pero a base de insistir con la misma acción, Costa Rica encontró el 2-1. Celso Borges envió un balón por encima de la defensa desde el círculo central, Ramírez le ganó la espalda al corpulento Wes Morgan y levantó el cuero por encima de Dwayne Miller.

Dawkins  Jamaica- Focus

Dawkins. Foto: Focus Images Ltd.

Tras la reanudación, Jamaica salió con ganas y obtuvo rápidamente el 2-2 en un gol magnífico de Joel McAnuff. El jugador del Leyton Orient arrancó desde medio campo, llegó a la frontal, se fue con un gran recorte de Roy Miller (que volvió a no meter la pierna) y anotó el empate definiendo con la puntera del pie izquierdo. En la carrera hacia el área se pudo ver a Costa Rica reculando y a Celso Borges persiguiendo la sombra de McAnuff sin ninguna fe ni actitud de cortar su progresión, una acción que define a la perfección el partido costarricense. Pocos minutos después del empate, Paulo Wanchope introdujo a un ‘9’ puro como Álvaro Saborío por Johan Venegas. Esta modificación propició que Ramírez se retrasase a la posición de mediapunta y permitió a Costa Rica tener a un delantero que podía arreglárselas solo.

Costa Rica atacó y atacó, pero no tuvo precisión y su desaguisado táctico permitió que Jamaica siguiera sacando provecho de la contra en el segundo tiempo. Los de Winfried Schäfer tuvieron hasta tres ocasiones realmente claras en la recta final de partido. La primera fue para Mattocks (ingresó por Barnes en el 69′), tras hacer la diagonal desde la izquierda y sacar un disparo duro que detuvo Alvarado. La segunda la tuvo Dawkins, finalizando un contragolpe originado tras una ocasión clara de Costa Rica. El delantero jamaicano cometió un error garrafal al tirar a puerta y no abrir para alguno de los dos hombres libres que había en la parte izquierda del área. La última, ya cerca del final del partido, exigió una gran estirada de Alvarado ante un buen disparo, de nuevo, de Dawkins. La pelota le llegó al ’18’ jamaicano tras un caño de McCleary a Junior Díaz, que estuvo realmente flojo anoche. 

La imagen de Costa Rica distó del juego estelar visto hace un año en Brasil, pero la buena noticia para los de Paulo Wanchope es que ya se han enfrentado al rival más complicado del grupo. Eso sí, ahora vienen dos partidos ante Canadá y El Salvador que no serán nada fáciles. Costa Rica deja dudas, mientras que Jamaica sigue mostrándose tal y como la conocimos en la Copa América y se ha asegurado un punto realmente útil ante una de las selecciones más fuertes de esta Copa de Oro.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*