Perder a la japonesa

FIL JAPAN JORDAN 29

Es la historia de cómo Emiratos Árabes Unidos resistió a las constantes acometidas de la tetracampeona de Asia. Es la historia de cómo Amer Abdulrahman le puso un pase medido al espacio a Ali Ahmed Mabkhout y el punta de Al-Jazira se acomodó la pelota con mimo en su pierna derecha para batir a Eiji Kawashima antes de que Japón se diera cuenta de lo que estaba pasando. Es la historia de una resistencia pasiva, la emiratí, destinada a acabar entre lágrimas si los de Javier Aguirre conseguían aprovechar un 5% de las ocasiones generadas. No lo lograron. También lo es de Gaku Shibasaki, centrocampista de 22 años de Kashima Antlers sin apenas experiencia a nivel internacional cuya presencia en Australia era dudosa por una inoportuna gripe que le impedía ejercitarse al mismo ritmo que sus compañeros. Y es así porque causó mejor impresión que las grandes figuras niponas (Shinji Kagawa, Keisuke Honda, Yasuhito Hendo o Shinji Okazaki): aportó sentido al juego, dinamismo y un gol desde la frontal del área tras un golpeo de interior con una rosca de dibujos animados. Es la historia de un ’10’, Omar Abdulrahman, por el que vale la pena casi cualquier cosa. Su manera de envolver la pelota, de acariciarla, de entregársela a sus compañeros envuelta en papel de regalo te susurra al oído que donde menos te lo esperas puede haber un futbolista especial. Es la historia de un penalti a lo Panenka, el que lanzó el finísimo mediapunta de Al-Ain, que captura la esencia de una Copa emocionante, divertida, talentosa y adictiva. Antolin estará orgulloso. Es la historia de un continente cuyo fútbol crece y crece mientras el espectador que busca experimentar emociones olvidadas se engancha por el camino. Es la historia de Japón como país. De su gente, de su mentalidad, de su manera de afrontar la vida y el fútbol como el espejo en el que no te quieres mirar. La llegada del enésimo técnico internacional de prestigio no alteró el destino de un conjunto condenado a perder -cuando pierde- a la japonesa: mostrándose lánguido, débil, pálido en el área. Es cultural. Es la conclusión a la que podrían haber llegado antes del partido tanto un comerciante de Higashikurume como Mahdi Ali, seleccionador emiratí. El triunfo de EAU pasaba por la desesperación de Japón, por la precipitación, por la falta de puntería. Pasaba por una pizca de fortuna al atrincherarse en bloque dentro del área, con el riesgo que esto conlleva para una defensa simplemente correcta, y la mezcla exacta de valentía y acierto en los momentos críticos. Y al final lo que pasó fue el tiempo. Con el reloj parado, EAU no dejó escapar su oportunidad.

Javier Aguirre: “El fútbol es un deporte en el que hay que marcar goles y nosotros solo hemos metido uno. Eso explica el resultado final. Tuvimos buenas oportunidades a balón parado y el dominio de la pelota en todo momento, por lo que creo que hemos sido superiores a nuestro rival en todo momento. Jugaron [EAU] el partido de sus vidas y por eso quiero felicitarles. Hicieron cambios tratando de mantener el resultado, lo consiguieron y al final en los penaltis tienes un 50% de posibilidades de ganar.

Japan v Jordan AFC Asian CupKeisuke Honda falló el primer lanzamiento de Japón en la tanda de penaltis. Foto: Focus Images Ltd.

Japón 1 (4) – EAU (5). Tiros: 35-3. Entre los 3 palos: 8-2. Pases completados: 799-396. Centros: 54-4.

Planteamientos iniciales

Japon vs EAU - Football tactics and formationsafcasiancup.com / sharemytactics.com

Mahdi Ali: “Les dije a los futbolistas que no siempre tienes que jugar muy bien al fútbol para ganar. A veces solo hay que ponerle corazón y ganas, trabajar todos unidos, y los resultados llegan. Hoy trabajamos muy duro para llevarnos este partido. Esto nos dará más confianza y nos motivará para seguir así contra nuestro próximo rival. […] Luchamos 120 minutos y gracias a Dios ganamos. Jugar contra Australia y además en Australia será muy complicado. A mayores, solo tenemos dos días de recuperación. Ellos tendrán tres y nosotros tendremos que viajar mañana. Así que intentaremos ponernos a punto lo antes posible para jugar contra ellos”.

Emiratos Árabes Unidos se resiste a dejar de soñar. Quieren seguir escribiendo su historia.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

7 comments

“…no alteró el destino de un conjunto condenado a perder -cuando pierde- a la japonesa: mostrándose lánguido, débil, pálido en el área. Es cultural.”
Que alguien me explique el significado de esa frase. Japón ha ganado 4 de las 6 últimas copas de Asia y, cuando pierde, lógicamente es porque no ha estado todo lo acertado que podría estar en las áreas, exactamente igual que el resto de equipos del mundo que pierden. Puedo comprender que las diferencias culturales sirvan para explicar la distinta forma de encarar los entrenamientos, celebrar los goles, atender al entrenador o respetar al árbitro, pero no creo que valgan para analizar los partidos en si mismos. Sinceramente, me parece un abuso interpretar la falta de definición ante la portería como un hecho consustancial a la japonesidad cada vez que su selección pierde, que por otra parte no suele ser a menudo. A ver cuando renovamos un poco los tópicos, que se supone que precisamente vosotros sois los que veis más partidos internacionales y disponéis de muchas más claves y herramientas de análisis para escribir vuestras crónicas.

Te la explico yo. 1. Desconcertante que alguien que hable de tópicos piense que todos los equipos pierden por lo acertados o desacertados que están en las áreas. Ni mucho menos así. Es tan evidente que no creo que haga falta expicarlo. 2. Que Japón no pierde a menudo en Asia está remarcado en “-cuando pierde-“, que obviamente queda claro que no es a menudo salvo que uno interprete el texto a su manera. 3. Los problemas de Japón son idénticos a los que tuvo en el Mundial (ya sabrás cómo les fue). 4. Cuando hablas de vosotros no entiendo a quién te refieres, porque este texto solo lo firmo yo. 5. Que no te guste lo que lees me parece muy bien, que me digas qué tengo que renovar o no ya me gusta menos porque es tu elección escogerme a mí o a otro para informarte, no te estoy imponiendo nada.

Hola Carlos, gracias por responder, aunque sea de una manera un tanto intempestiva. No voy a responder a los tres primeros puntos porque puedo entender perfectamente tus argumentaciones, aunque no las comparta del todo. Sobre el 4º, creo que es muy pertinente la utilización del plural: como firma colaboradora en una website más amplia, tienes que comprender que el lector puede realizar sus observaciones desde una óptica general -en este caso considero que la excesiva “culturización” en los análisis de las selecciones de Asia Oriental es habitual en MI- o dirigirse directamente al autor del artículo. En cuanto a tu última objeción, la que concierne directamente a mi comentario, tan solo intentaré explicarme un poco mejor, no con el objetivo de intentar convencerte de nada, sino porque siempre es un placer discutir sobre fútbol y periodismo.
Llevo leyendo muchísimos años todas las crónicas que se escriben sobre selecciones asiáticas en diferentes medios y blogs y no deja de sorprenderme el alto porcentaje de ellas que recurren a explicaciones culturales después de una derrota de Japón. Normalmente las paso por alto, porque comprendo que el periodismo deportivo está abocado a los tópicos y a las repeteciones, ya que, en el fondo, el fútbol es un juego bastante sencillo que no da tanto de sí como nos gusta imaginar. Sin embargo, esta vez me ha chocado una afirmación tuya muy contundente -“Es cultural”- ascendida a la categoría de obviedad a través del comerciante de Higashikurume. Imagino que si me he decidido a escribir es porque no comparto en absoluto esa opinión tan aparentemente extendida y, probablemente, porque todavía estaba dolido por la derrota y necesitaba desahogarme un poquito, jejeje. Tal vez mi problema es que he vivido mucho tiempo en Japón y allí nadie pretende explicar su falta de gol por una fatalidad cultural. A veces el caso japonés me recuerda a las crónicas latinoamericanas sobre la selección española, que para mi sorpresa una y otra vez recurren a aquello tan viejo de la furia española para explicar los partidos cuando, a mi modo de ver, las selecciones latinoamericanas son mucho más “furiosas” que la nuestra en muchos aspectos.
En fin, que no me quiero enredar más. Si yo fuera periodista, creo que agradecería mucho todo tipo de críticas constructivas, así que no te lo tomes tan mal, que a fin de cuentas es solo un comentario.
Para terminar con una sonrisa: he visto el partido con varios amigos coreanos y no han parado de reírse cada vez que tocaba el balón Shibashaki: en coreano su apellido significa literalmente “hijo de puta”. ¡Esperemos que el bueno de Shibashaki no decida nunca jugar en el país vecino!

No he visto el partido pero me imagino el contexto del mismo. De acuerdo en que Japon lo que le falta es un gran 9, uno que salga a gol o a dos goles por partido…Gran articulo como siempre.

Buenas,

me he interesado por Omar Abdulrhaman, ya que en los podcast de mi he estado escuchando maravillas de él, me da por buscar en youtube algo de él, y madre mía. Ya sé que me dirán que también está en una liga menor, pero vamos este muchacho tiene calidad para por lo menos intentarlo es una liga de nivel alto, la verdad que me ha dejado alucinado lo que he visto en un video de 10 minutos que a cada jugada que salía he llegado a pensar que era una broma lo que estaba viendo. El que no lo haya visto se lo recomiendo.

Saludos.

Deja un comentario

*