Lideratos en juego

Alemania Edu Ferrer Alcover

Justamente los cuatro clasificados para los cuartos de final en los grupos A y B del Europeo sub-17 de Azerbaiyán se midieron en la última jornada de la fase de grupos para determinar quién ocuparía la primera plaza. Fueron partidos en los que varios de los futbolistas más destacados hasta ahora en el torneo descansaron para afrontar con mayores fuerzas las rondas eliminatorias del campeonato.

PORTUGAL 0-0 BÉLGICA

Diogo Costa y Mile Svilar, guardametas de Portugal y Bélgica respectivamente, fueron dos de los grandes protagonistas del choque que midió a las dos selecciones del Grupo A clasificadas para los cuartos de final del torneo. Los reflejos del arquero luso, cruciales para detener un mano a mano en el primer tiempo así como un disparo ajustado de Adrien Bongiovanni en el segundo, le pusieron el contrapunto a la solvencia del inconfundible portero del Anderlecht de larga melena. Hélio Sousa, técnico del combinado ibérico, prescindió de inicio de cinco de sus futbolistas más habituales (Dalot, Leite, Florentino, Fernandes y Gomes) en aras de mimar su condición física, pero encontró el equilibrio perfecto para que el equipo no padeciera semejante volumen de ausencias: Quina, Miguel Luís y João Filipe llevaron la voz cantante en la creación y los belgas optaron por recogerse, esperando su momento en el partido. Éste llegaría tras el paso por los vestuarios: tanto Antonucci como el mencionado Bongiovanni comenzaron a encontrarse cómodos entre líneas, Openda protagonizó un duelo precioso con Rubén Vinagre en el sector derecho y los chicos de Thierry Siquet gozaron de un par de oportunidades para llevarse el triunfo. Después de tres partidos disputados, la meta portuguesa continúa siendo virgen (0 tantos encajados).

ALEMANIA 4 – AUSTRIA 0

Alemania le endosó una contundente goleada a una selección austriaca que hasta ahora no había recibido un sólo gol en todo el torneo. Fue un encuentro que se desequilibró rápido, con un gol de Yari Otto con algo de suerte cuando no habían transcurrido cuatro minutos del pitido inicial. El tanto permitió un escenario de control y poca urgencia con el que los de Schönweitz se sintieron muy cómodos, hasta el punto de que antes de la primera media hora ya vencían por tres goles a cero. Alemania basó su victoria en ser un colectivo bien construido, tácticamente trabajado y muy consciente de sus virtudes más que en individualidades decisivas. No cuenta esta selección con grandes cracks resolutivos que resalten por encima del resto, son una escuadra coral. Sobresalieron ambos laterales, tanto el enérgico y defensivamente sólido Alfons Amade por banda derecha como el incisivo Gian Luca Itter por banda izquierda, así como el central Tom Back, cuya salida de balón lució. Los dos mediocentros, tanto Maier como el capitán Akkaynak, mostraron una notable capacidad de gestión de las jugadas y tacto asociativo que culminaron con un auténtico golazo en el 2-0. Aunque pueda parecer paradójico, quizá las individuales más potentes en los puestos ofensivos se vieron en la selección austriaca. Kelvin Arase, jugando como nueve, dejó detalles de mucho potencial mientras estuvo sobre el campo, un punta eléctrico, velocísimo, con capacidad de giro y conducciones muy correosas. Nikolas Meister, en banda izquierda, también destacó en las contadas veces en las que pudo intervenir: es un delantero diestro y menudo que partiendo hacia dentro con el balón pegado al pie desequilibraba cuando recibía en posición favorable. Al ser un atacante tan pequeño, es muy difícil defenderle. Christoph Baumgartner, un interior diestro finísimo y con mucha calidad, también nos dejó con ganas de más.

La selección austríaca de Andreas Heraf perdió su primer partido en el torneo. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).
La selección austríaca de Andreas Heraf perdió su primer partido en el torneo. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).
Foto de portada: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*