La Juventus no sufre para defender su ventaja

fil-juventus-porto-10

El Oporto se plantó en Turín con un once de marcada vocación ofensiva. Consciente de la complejidad de darle la vuelta a la eliminatoria tras el contundente 0-2 de la ida, Nuno Espíritu Santo no especuló de inicio y apostó por juntar sobre el tapete a todos sus hombres de ataque (Óliver, Brahimi, André Silva y Tiquinho Soares). Sin embargo, la ocupación de espacios elegida para darle forma a la idea resultó tremendamente decepcionante. Con André André sobre el césped se esperaba que la banda derecha sirviese de autopista para las continuas subidas del carrilero uruguayo Maxi Pereira, y para ello el centrocampista luso tendría la misión de recogerse como un interior más, liberando la cal. Pero en la práctica esto no sucedió porque el míster luso optó por colocar a André Silva ocupando ese costado en el sorprendente 4-5-1 portista. Alejado de su radio de acción y sin apenas entablar relación con la pelota, el jugador más talentoso de cuantos dispone el Oporto en su plantilla pasó de puntillas por el Juventus Stadium hasta ser sustituido en el tiempo de descanso por el central Willy Boly, ya con 1-0 a favor de la Vecchia Signora y –como en la ida– con un Oporto en inferioridad numérica. El internacional portugués, delantero centro o segundo punta en función del contexto y la compañía, ya había sido sacrificado en Portugal cuando Alex Telles cometió la imprudencia de dejar a su equipo con 10 jugadores sobre el césped en el minuto 27. Y en Italia Silva también pagó los platos rotos.

Nuno Espírito Santo: “Entramos bien en el partido: estuvimos finos con el balón y mostramos consistencia defensiva. Hasta la expulsión quisimos mandar y disputar la eliminatoria. El equipo tuvo empaque y movió la pelota con criterio. Más allá de eso, demostramos mucho carácter. Un gol hubiese sido un premio justo para la familia portista, para los aficionados y para los jugadores”.

Juventus 1 (Dybala 42′)
Oporto 0

Juventus vs Porto - Football tactics and formations

Los visitantes manejaron con cierta comodidad la pelota durante el primer tercio del choque. La Juventus, replegada en su 4-2-3-1 característico, se sacudía el dominio del representante portugués mediante el desequilibrio de Cuadrado y pinceladas discontinuas de Dybala. La posesión lusa no pasaba de puro maquillaje: Buffon ni se inmutaba bajo palos y la pareja formada por Bonucci y Benatia tampoco se veía exigida en exceso. En cualquier caso, las dos líneas de cuatro bianconeras respondieron minimizando el juego interior del Oporto, que cansado de llevar de banda a banda el esférico sin encontrar la ansiada profundidad terminó por fiar todo su ataque estático a las infructuosas intentonas de Brahimi desde el costado izquierdo. El argelino buscó superar a Alves pero se enrocó en una guerra de la que nunca salió vencedor. En ese escenario se encontraba la contienda cuando una acción aislada terminó por dejar vista para sentencia la eliminatoria. Un saque de esquina rematado con violencia por la testa de Alex Sandro se topó con la manopla de Casillas antes de caer a los pies de Higuaín. El Pipa embocó a un metro de la línea de gol y su disparo tropezó con los brazos de Maxi Pereira. Penalti y expulsión. Fin.

Massimiliano Allegri: “Debemos mejorar nuestro juego, que esta noche ha dejado que desear. Nos enfrentaremos a equipos importantes y necesitaremos rendir mejor. En el primer tiempo hicimos un partido inteligente, ahí los jugadores estuvieron muy bien… pero en la segunda parte, 11 contra 10, no dimos velocidad a nuestro ataque y defendimos mal. O se ataca o se gestiona, se baja el ritmo y se ahorra energía. Hoy no hicimos ni una cosa ni la otra”.

fil-juventus-porto-09
Maxi Pereira detiene el disparo de Higuaín con su brazo izquierdo (Foto: Focus Images Ltd).

Tras convertir el penalti (Dybala, 42′) y sin intención alguna de vaciar el depósito de gasolina más de lo debido, la Juventus se relajó en exceso. La segunda mitad servirá de refuerzo positivo para un Oporto que dispuso de un par de ocasiones claras para llevarse un tanto a la boca, pero esta vez Soares no estuvo acertado en la definición. Por insistencia y deseo, poco se le puede achacar a los lusos en ese largo tramo del partido, en el cual no solo no bajaron los brazos sino que demostraron cierta ambición e interés por contentar a los aficionados portistas desplazados a Italia. Menos gracia le produjo a Allegri observar cómo sus futbolistas se quedaban a medio camino entre dar un paso al frente para intentar incrementar su ventaja en el marcador y bajar las pulsaciones por completo. La Juventus finalmente optó por no atacar pensando en ahorrar fuerzas, pero tampoco supo defenderse con balón de un modo equilibrado. Son pequeños detalles que a buen seguro el míster juventino no pasará por alto, pero están relacionados con lo sencillo que resultó para el actual líder de la Serie A italiana defender el marcador obtenido en la ida.

fil-juventus-porto-21
Dybala y Dani Alves en el Juventus-Oporto (Foto: Focus Images Ltd).
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*