El Barcelona languidece ante una Juventus pletórica

El partido de ida sigue muy fresco en la memoria. Foto: Focus Images Ltd.

El Barça lleva meses caminando por una cuerda floja en la que incluso el más experimentado funámbulo podría pisar en falso y caer al vacío. Pasan las semanas y el fútbol de los culés continúa saliendo a borbotones, sin un filtro que mezcle hasta encontrar un equilibrio entre desastres como el de París y fiestas inolvidables como la histórica goleada endosada a los de Unai Emery en el Camp Nou. Las piezas de las que dispone Luis Enrique Martínez forman parte de un todo lustroso cuando los tres delanteros destapan sus cartas pero quebrado en la medular, donde durante años la pelota se mecía con mimo y ahora mira contra la pared resignada a echar la vista atrás suspirando. Sin Busquets, solo un oxidado Iniesta es capaz de sacarle brillo al balón, e introducir en la ecuación a Messi, Neymar y Suárez es querer ganar por KO un combate mucho más profundo: el Barça quiere pero no puede, porque los encargados de dar un paso al frente en la zona de creación no han cuajado y el cuerpo técnico se ha visto obligado a encontrar en la táctica respuestas a demasiadas preguntas. Ya no existe el término medio en un grupo incapaz de disimular sus carencias y al que los grandes rivales en Europa le han perdido el respeto. Solo así se explica la fe ciega de la Juventus de Massimiliano Allegri, enrabietada, voraz e inconformista.

El vitalismo juventino cogió a contrapié a un Barcelona indispuesto en la retaguardia: Dybala refrendó su aura de estrella sacando de punto a Mascherano, Cuadrado y Mandzukic martirizaron a Mathieu y Sergi Roberto, y las constantes aventuras en campo rival de Alex Sandro y Dani Alves no encontraron oposición en el 3-4-3 blaugrana. La Vecchia Signora apretó arriba, buscó con regularidad el dos contra uno en banda y aplicó su plan a la perfección merced al virtuosismo del mencionado mediapunta de Laguna Larga. A Dybala la pelota le hace caso: meta primera, quinta o marcha atrás el balón arranca siempre teledirigido cuando el interior de su pie izquierdo impacta con el cuero. Resulta hermoso contemplar cómo el enganche bianconero arquea su cuerpo para imprimirle a la bola el efecto deseado, tanto o más que abstraerse con la intención de imaginar qué podrá ofrecernos en el futuro el joven argentino de 23 años. Dos remates opuestos del 21, uno templado y otro eléctrico, batieron a Ter Stegen e hicieron estallar al Juventus Stadium en minuto 22. Antes, tan solo Leo Messi había comparecido en los visitantes.

Juventus 3 (Dybala 7′, 22′, Chiellini 55′)
Barcelona 0

Barcelona vs Juventus - Football tactics and formations

La redonda primera mitad firmada por la Juventus obligó al Barcelona a tomar decisiones drásticas en el entretiempo. Luis Enrique deshizo el rombo en la medular, sacrificó a Mathieu y dio entrada al siempre cuestionado André Gomes. Rakitic regresó al interior derecho, Mascherano se reubicó en el eje de la defensa y Umtiti pasó a actuar como lateral izquierdo. La permuta al 4-3-3 sentó bien al conjunto catalán, algo más animado en campo rival pero en todo momento lastrado por la exigencia de anotar al menos un tanto fuera de casa. El Barça ofreció espacios a una Juventus hambrienta, y cuando la eliminatoria parecía próxima a abrirse la pizarra de Allegri tumbó a Ter Stegen y compañía. Mascherano perdió la noción del tiempo y el espacio en un lance aislado, cuando trataba de incomodar a Chiellini en el cuerpeo entre ambos en un saque de esquina favorable a la Juventus. El internacional italiano se zafó de la marca y consiguió elevarse por encima del Jefecito hasta impactar con su frente en el balón. Sin remedio, la pelota se dirigió mansamente al fondo de la red con la complicidad de la madera y para desesperación de un equipo que desde finales del mes de febrero también ha bajado sus prestaciones en la defensa de la estrategia.

En el minuto 67, en el penúltimo esfuerzo por recortar diferencias y abrir la puerta a la esperanza, Messi dejó atrás la estrecha vigilancia a la que estaba siendo sometido y se inventó un pase milimétrico entre los defensas para Suárez al que el punta uruguayo llegó algo forzado. Pese a la dificultad de concretar el servicio, el remate mordido del charrúa encontró su propio camino hacia la portería. Cuando el banquillo culé ya vislumbraba el 3-1, Buffon emergió bajo palos para denegar un gol que el Barça se estaba mereciendo por empuje. Una vez más el veterano guardameta italiano entró en escena cuando sus compañeros necesitaban su salvavidas, sobresaliendo en el par de acciones determinantes que suelen marcar el desenlace final de este tipo de eliminatorias. El dominio del área del capitán marcaría la recta final de un choque condicionado por el claro contraste entre un equipo exuberante, vitaminado e inexpugnable y otro abúlico, empequeñecido y marchito.

Paulo Dybala of Juventus during the UEFA Champions League match at Juventus Stadium, Turin Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 11/04/2017
Paulo Dybala, en el Juventus Stadium, Turín.
Foto: Stefano Gnech/Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Realmente sorprendente el resultado tan abultado. La sensacion que yo tuve al ver el partido fue que la Juve merecio ganar, pero no por tanto. El problema del Barsa es que tacticamente es un desastre y no sabe defender bien. Ademas no hay banquillo y al final lara no descolgarse en liga ha tenido que exprimir a los tres de arriba mas de la cuenta. La Juve a lo suyo, buscando las bandas y haciendo su partido, tacticamente muy bueno. Chiellini y Bonucci espectaculares, Higuain esperpentico, como siempre en los momentos importantes y Dybala excepcional.

No obstante el arbitro anulo a la Juve un gol legal, saco una amarilla absurda a Khedira y no saco una amarilla clarisima a Neymar que habria supuesto que se perdiera la vuelta. Ya cansan las ayudas arbitrales constantes…

Puede pasar el barsa de ronda? Por poder puede. Pero la Juve sabe defenderse atras y si son listos no renunciaran a atacar solo esperando a que les caiga el chaparron uno tras otro como paso con el PSG. La Juve debe hacer en la vuelta un partido normal, serio. Y no cerrarse. Porque si no se cierra puede meter uno o dos goles pefectamente

Bueno, lo de las ayudas… También cansa oírlo. El mano a mano que Higuaín (penoso) falla viene de un fuera de juego no pitado, y que ayer Mandzukic terminase el partido después de la plancha a S. Roberto es increíble, era segunda amarilla clarísima.
En cuanto a fútbol, está claro que con esta defensa, por mucho que los de arriba tengan el día, es imposible pensar en competir contra equipos grandes y serios.

Un poco inexplicable que ayer LE no renunciara a los tres centrales en el descanso en favor de Jordi Alba y lo hiciera por André Gomes.

Deja un comentario

*