La alegría va por ‘Barrios’

Paraguay - Agencia Andes

Luces y sombras en el debut de la principal candidata al título. Y es que nada hacía presagiar que, tras el 2-0 al descanso, Argentina no podría sumar los tres puntos en el estadio de La Portada. Fue una (casi) victoria que se convirtió en empate pero con sabor a derrota. Así se resumen los 90 primeros minutos de la albiceleste en esta Copa América 2015. Con un once de salida muy ofensivo (Banega, Di María, Pastore, Messi y Agüero), los de Gerardo Martino saltaron al césped con la ambición que requieren este tipo de eventos. Sin conceder atrás, intensos en la zona ancha, anticipándose a sus rivales y con una velocidad endiablada en el frente ofensivo. Así se entiende que, en apenas quince minutos, la actual subcampeona del mundo forzara 5 saques de esquina.

Leo Messi

El 10 llega a Chile con un triplete en el bolsillo y con 58 goles en 57 partidos. El Messi más maduro encara la cita con ganas de romper la sequía que acompaña a su selección en la Copa América (22 años sin ganar) y con la convicción de liderar a una generación de futbolistas que necesita una alegría para su gente. El capitán, que arrancó el choque muy vigilado, fue partícipe del 1-0 gracias a su presión a los defensores ‘albirojos’. Su presión originó el error de Samudio y el gol del Kun. Minutos más tarde y, tras la confianza generada por ese primer tanto, Lionel transformó un penalti (dudoso) sobre Ángel Di María. 2-0 al descanso y con Messi siendo el gran referente de los suyos.

Descontrol albiceleste

La segunda parte se inició con un cambio en Paraguay: Derlis González sustituyó a Richard Ortiz. La joven perla del Basilea (21 años) pudo ser expulsado a los tres minutos de ingresar en el terreno de juego tras dos fuertes entradas a Di María. La primera, amarilla; la segunda, el árbitro no se la mostró a pesar de la contundencia de la acción.

Argentina dominaba a sus anchas pero un aviso de Nelson Haedo Valdez alertó a los del ‘Tata’ Martino. Paradón de Sergio Romero a disparo del veterano delantero y a la jugada siguiente, gol. Tras el 2-1, el choque fue un ida y vuelta constante. Pastore perdonó el 3-1 (gran intervención de Silva); Romero evitó el 2-2 y Di María (omnipresente) no pudo sentenciar el encuentro con un disparo que volvió a rechazar el cancerbero guaraní. Eran minutos donde la defensa argentina hacia aguas y demostraba no saber controlar la situación. Entró Biglia por un Ever Banega que, con el paso del tiempo, se diluyó sobre el tapete. Higuaín y Tévez (recambios de Agüero y Pastore) apenas aportaron situaciones en ataque. El drama albiceleste todavía tenía que llegar.

En el 90′, Lucas Barrios empalmó una pelota que dejó de cabeza Da Silva para el 2-2 definitivo. La subcampeona de hace 4 años salvó un punto ante una Argentina que deja una sensación agridulce en su debut.

 Foto de portada: Agencia Andes

Related posts

Deja un comentario

*