En la salsa de Sami Khedira

Sami Khedira of Germany speaks at a press conference at Stadio Communale, Ascona
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
31/05/2016
***UK & IRELAND ONLY***
EXPA-EIB-160531-0016.jpg

El Juventus Stadium entró en trance cuando Gonzalo Higuaín anotó el tanto de la victoria de los bianconeri frente a la Fiorentina en el encuentro que cerró la jornada de sábado en la Serie A (2-1). El gol sirvió para que los hombres de Massimiliano Allegri asestaran un golpe definitivo a un choque que se les había complicado en gran medida minutos antes, en el 70′, cuando Nikola Kalinic había logrado enviar a la red un testarazo preciso a la salida de un córner ejecutado por Josip Ilicic. El ‘Pipa’, objeto de todas las miradas, sustituyó a Mario Mandzukic e inmediatamente dejó su impronta en el marcador: recogió la pelota en el área pequeña y conectó un zurdazo imposible de detener para Ciprian Tătărușanu. El oportunismo del fichaje más caro de la historia del fútbol italiano servirá para silenciar a sus críticos durante unos días, pues tanto el montante de dinero desembolsado por la Vecchia Signora para hacerse con los servicios del argentino –más de 90M€– como la condición física del ‘9’ han sido objeto de escrutinio por aficionados, analistas, rivales y dirigentes.

Allegri: “Khedira es un jugador de enorme nivel que solo ha entrenado durante los últimos 15 días”.

Sin embargo, no fue Higuaín sino Khedira el gran protagonista de la noche en Turín. El internacional alemán causó estragos con sus incorporaciones desde segunda línea: cargó el área con acierto, sacó rédito de numerosos balones rechazados en la frontal y a la postre la zaga viola acabó desesperada al no encontrar el modo de contrarrestar sus constantes internadas sin balón por el carril central. Escoltado por Kwadwo Asamoah y Mario Lemina en el 1-3-5-2 local, Sami se encontró como pez en el agua. Suyo fue el primer tanto del partido –un estupendo cabezazo– y también fue parte activa en el 2-1. La salida de Paul Pogba rumbo al Manchester United le hará ganar peso en el once titular con regularidad siempre que sus recurrentes lesiones se lo permitan. Y con Miralem Pjanic como regista su función sobre el césped estará siempre más relacionada con la zona de remate que con la gestación del fútbol de ataque, donde marca menos diferencias. Hasta que eso ocurra, Khedira ya ha sido pieza clave en la conquista de los primeros tres puntos del curso ante una Fiorentina carente de ideas. Sin Borja Valero, baja por lesión, la pelota circuló más lenta de lo habitual en los pies de los futbolistas dirigidos por Paulo Sousa. Y lo pagaron.

FIL JUVENTUS NAPOLI 33
La afición de la Juventus, en una imagen de archivo.
Fotografías: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*