La seguridad de Dempsey

Dempsey wjarrettc

No se puede hablar de la participación de Estados Unidos en esta edición de la Copa de Oro sin empezar mencionando a Clint Dempsey. Suyos son todos los goles (3) que ha anotado un conjunto estadounidense que accedió a cuartos de final tras su victoria (1-0) anoche frente a Haití. Estados Unidos, por tanto, ya espera rival de cara a esa eliminatoria que afrontará el próximo sábado en Baltimore. Estados Unidos juega en casa y cuenta a su favor con la inspiración y el olfato goleador de Clint Dempsey.

Esa habilidad goleadora de Dempsey está avalada por su trayectoria y por sus registros goleadores: hablamos de un futbolista que llegó a anotar 17 goles en la Premier League 2011-12 (sin ser un ‘9’), superado aquella temporada tan solo por Robin van Persie, Wayne Rooney y Sergio Agüero. Una pieza como Dempsey, mediapunta en el esquema de Jürgen Klinsmann, ayuda a resolver partidos. El técnico alemán optó contra Haití por un 4-3-1-2 con Michael Bradley, Mix Diskerud y Graham Zusi escoltando al enganche del equipo. Por delante de Dempsey, dos puntas: Altidore y Johannsson.

Pese a la teórica superioridad cualitativa, no fue sencillo doblegar a Haití, que cuajó una buena actuación a partir de dos premisas básicas: la organización defensiva y la amenaza de atacantes rápidos. La velocidad de los puntas haitianos, representada sobre todo por Wilde Donald Guerrier y Duckens Nazon, causó problemas a Estados Unidos, que pecó de lentitud y un ritmo excesivamente bajo en amplios tramos del encuentro, incluso con dificultades para controlar el juego en la segunda parte. En el equipo de Klinsmann, Bradley ejerce de ancla, de organizador y de mediocentro posicional, mientras que Zusi y Diskerud mostraron su movilidad en esa medular pero no estuvieron especialmente acertados.

Klinsmann - Bobby Melok

Jürgen Klinsmann dirige a Estados Unidos desde el año 2011 (Foto: Bobby Melok)

La resolución del triunfo ante los haitianos no fue responsabilidad exclusiva de los titulares estadounidenses, ya que Gyasi Zardes jugó un papel importante saliendo desde el banquillo en el tiempo de descanso. El partido de Zardes empezó en el minuto 45 y el de Jozy Altidore acabó en ese preciso instante. Y la primera acción de Zardes ganando la línea de fondo supuso el 1-0: pase atrás e impecable ejecución de Dempsey en el remate. Un remate clásico de la carrera de Dempsey: pisando el área desde segunda línea y golpeando con tranquilidad con el interior del pie derecho.

Zardes, de 23 años, ha debutado en 2015 con la selección absoluta norteamericana tras sus buenas actuaciones con Los Angeles Galaxy. La Copa de Oro sirve de escaparate para futbolistas como él. Nadie va a descubrir a estas alturas a Clint Dempsey -que cambió el Tottenham por Seattle Sounders para convertirse en uno de los mejor pagados de la MLS-, pero sí puede ser un torneo en el que futbolistas jóvenes como Zardes o DeAndre Yedlin (propiedad del Tottenham) ganen repercusión. Estados Unidos, de momento, con paso firme. Sin brillo, pero con seguridad: la seguridad de contar con Dempsey. Y conscientes de que los mayores obstáculos del torneo llegarán previsiblemente a partir de semifinales.

Foto de portada: wjarrettc

Related posts

Deja un comentario

*