Las Doncaster Belles, uno de los grandes actos de rebelión del fútbol inglés

doncaster_belles

El crecimiento del fútbol femenino en Inglaterra es una historia de rebeliones. Inglaterra tiene una larga tradición de mujeres rebeldes, como Emily Davison, una sufragista que intentó obstaculizar un caballo propiedad del rey Jorge V en el hipódromo de Epsom en 1913, falleciendo como consecuencia de las heridas sufridas. Mujeres valientes, esas sufragistas, ahora recordadas gracias al film “Sufragette”, éxito en las pantallas en las Islas.

El fútbol inglés femenino se quedó atrás, aunque ahora lucha por recuperar una posición dominante. La selección cada vez llega más lejos y la liga, la FA WSL, se pone en marcha esta semana con 9 equipos en Primera. Antes eran 8. Y la próxima temporada deberían ser 10. La liga no deja de mejorar. Este año el Arsenal, por ejemplo, ha estrenado un campo de entrenamiento dedicado solamente a su equipo femenino. Cuentan que el Arsenal tiene el mejor equipo en años, luchando por recuperar la corona, pues entre 1993 y 2012 ganaron 14 títulos. Y entre 2012 y 2016, uno. Alex Scott, capitana del equipo, afirma que con las incorporaciones de la holandesa Van de Donk y la alemana Josephine Henning aspiran a todo. Scott por cierto, ha visitado antes de la liga campos de refugiados en Irak. Una crack. Arsenal, City y Chelsea parten como claros candidatos al título de una liga en crecimiento. Pequeñas mejoras en un camino muy largo, demasiado. En la primera jornada por cierto, destaca un partido: Doncaster Belles-Chelsea.

Y destaca por dos razones: una, por la presencia de las campeonas, el Chelsea. Su camino ha sido largo, como el camino de la liga en general. Hace una década la Federación se puso las pilas y afirmó que sería prioritario inaugurar una liga profesional femenina. La crisis pospuso el nacimiento de la competición hasta 2011, cuando el Arsenal ganó el título. Las dos primeras ediciones las ganaron las gunners. Después llegaron dos años de victorias del Liverpool. Y la última temporada ganó el Chelsea. Ahora buscan revalidar el título. En el Chelsea brilla la portera sueca Hedvig Lindahl o las internacionales inglesas Eni Aluko, Claire Rafferty, Fran Kirby y Katie Chapman.

Gemma Davison of Chelsea Ladies Football Club, Chelsea manager Emma Hayes, Claire Rafferty of Chelsea Ladies Football Club and Eniola Aluko of Chelsea Ladies Football Club celebrate after winning the FA Women's Cup match at Wembley Stadium, London Picture by Jack Megaw/Focus Images Ltd +44 7481 764811 01/08/2015
El Chelsea se proclamó campeón de liga el año pasado. Foto: Focus Images Ltd.

Uno puede pensar que el Chelsea dispone de más dinero y por eso gana, aunque no sería del todo cierto. El presidente de honor del Chelsea femenino es John Terry. Sí, John Terry, el capitán. Y todo gracias a su gestión para destinar una mínima parte del suelo de los hombres a las mujeres, cuando la directiva de Abramovich, pese a tener tanto dinero, redujo la aportación para el equipo que debía competir en la nueva liga femenina. Casey Stone, la capitana del equipo, afirmó que Terry fue una figura clave para evitar que el Chelsea se quedara fuera de esa primera edición de la WSL. La última temporada, Terry presenció la victoria en la final de la Copa contra el Notts County. Y las ‘blues’ lograron su primer doblete. Un éxito de unas chicas a las que en 2013, según contó la islandesa Edda Garðarsdóttir, se les prohibió hablar con los jugadores del equipo masculino para no molestar a los profesionales. De locos. La norma fue anulada, por suerte.

Es una historia de pequeñas revueltas y cambios de planes. La Federación ha ido modificando los suyos, pues no han faltado problemas. Inicialmente se anunció una liga con 10 equipos, todos profesionales, en 2010. Y la liga no nació hasta 2011, con 8 equipos y con estatus semiprofesional. Todavía hoy solamente 4 jugadoras de cada equipo pueden ser profesionales. Se ha ido modificando también un sistema de sueldos para las mejores jugadoras, un patrocinio con la marca de neumáticos Continental y la emisión de partidos en ESPN. Poco a poco, la liga tiene más espectadores y audiencias.

Una de las medidas más polémicas fue cuando la Federación anunció que los clubes deberían ir de la mano de los clubes masculinos. O sea, ser parte de un club grande profesional masculino. En la mayor parte de los casos, ya existía algún tipo de acuerdo, aunque por ejemplo, el Chelsea fue inicialmente fundado por hinchas que pedían la existencia de una sección femenina. El problema de esta medida fue que antes del nacimiento de la FA WSL el mejor club eran el Doncaster Belles. Unas rebeldes del norte de Inglaterra que por votación se negaron a asociarse con el equipo masculino de la ciudad, el Doncaster Rovers (equipo de tercera).

Campeonas en 1992 y en 1994, las Belles jugaron 11 finales de Copa en 12 años entre los años 80 y los 90. Nada mal, pues se trataba de un club amateur fundado por chicas que vendían lotería en el campo del Doncaster Rovers en los años 70. Apasionadas por el fútbol, fundaron su club, se afiliaron y empezaron a competir lideradas por Sheila Stock, una maestra de escuela que jugó durante 20 años formando un tándem con Paul Edmunds, su marido y futuro entrenador del club. Convertido en uno de los conjuntos equipos del país, durante los 90 las Belles rivalizaron con el Arsenal y el Croydon, especialmente cuando este club se asoció con el Charlton Athletic masculino. Durante años fueron el único equipo femenino ganador sin asociación a un equipo masculino.

Arsenal L.F.C. team celebrate winning the FA Women;s Cup Final after the FA Women's Cup Final match at stadium:mk, Milton Keynes Picture by David Horn/Focus Images Ltd +44 7545 970036 01/06/2014
El Arsenal es una de las potencias inglesas en el fútbol femenino. Foto: Focus Images Ltd.

Por eso fue controvertida la norma de la Federación de obligar a todas las entidades a estar unidas de alguna forma a un club masculino de 2003. Las jugadoras y socios del Doncaster Beller votaron en contra, aunque la FA no cedió y se debieron unir al Rovers, pero pactaron una unión que mantenía la independencia de las Belles. Finalmente, el 2011, las Belles rompieron el acuerdo cuando la norma dejó de ser existir. Y caminan solas, orgullosas.

Aunque su relación con la Federación sigue siendo mala. Y con razón. En 2013, después de la primera jornada de liga (las Belles fueron admititas en la nueva WSL), la Federación decidió que en la temporada 2014 serían reemplazadas por el Manchester City. Y ellas jugarían en segunda se salvaran o no en el terreno de juego. Pese a que incluso las chicas del Arsenal dieron su apoyo a las Belles, el equipo acabó descendiendo en los despachos víctimas de una idea para potenciar la liga priorizando a los clubes importantes a nivel masculino. Los hinchas del club incluso intentaron saltar al césped en la final de Copa como protesta. Sin éxito. Así se rompió una tradición de 22 años en la Primera División inglesa, fuera cual fuera el nombre de la liga.

Este año, el Doncaster Belles ha ascendido después de tres años en Segunda. Vuelve a su lugar con un nuevo proyecto. Han llegado a un acuerdo con dos patrocinadores, tienen 10 jugadoras profesionales y planean construir la primera ciudad deportiva inglesa de un club solamente femenino, con cinco campos y residencia. Un motivo de orgullo para Doncaster, una ciudad norteña que se siente representada por este equipo. En los 90, Sheila Stock y Paul Edmunds solían decir que “representamos el espíritu del norte contra los cockneys (forma de definir a la gente de Londres). Estas tienen dinero detrás, pero nunca han trabajado duro como nosotras”.

Las Belles están de vuelta. Y delante tienen a unas campeonas, el Chelsea, que quizá sí cuentan con más dinero. De momento, el Chelsea ya ha derrotado por 4-1 a las Belles en la Copa, este fin de semana. Y ahora toca la liga, otra vez con las mujeres duras de Doncaster. Nadie debe restar mérito a las Belles por haber luchado por su propio espacio en el oeste de Londres. Historias de rebelión.

Foto de portada: @donnybelles.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*