Esto lo inventó Wenger

fil-arsenal-press-04

Que al Arsenal se le exija clasificarse todos los años entre los cuatro primeros de la Premier League es culpa de Arsène Wenger. Que el Arsenal llegue cada año a octavos de final es culpa de Wenger. Que al Arsenal se le pida ganar la liga es culpa de Wenger. ¿Por qué? Muy sencillo: porque todo esto es la consecuencia última de lo que generó Wenger con los sobresalientes resultados que obtuvo en la década comprendida entre 1996 y 2006. Wenger es víctima de sí mismo.

El Arsenal, que no estaba acostumbrado a ganar, alcanzó el Top-4 de la liga inglesa en 23 de las 92 temporadas previas a la contratación del técnico francés. A partir de ahí, el conjunto gunner ha concluido en el Top-4 en los 20 cursos dirigidos por Wenger. En todos.

A nadie se le ocurriría exigir al Arsenal de las décadas previas a Wenger que ganase la liga regularmente o que luchase por la Copa de Europa con los gigantes del continente. Entre 1954 y 1996, el número de ligas conquistadas por el equipo del norte de Londres fue el mismo (3) que en los primeros años de la era Wenger. Entre 1951 y 1996, el Arsenal celebra la FA Cup la mitad de veces (3) que en toda la era Wenger (6). No existe comparación posible entre lo que pasó antes del 12 de octubre de 1996 y después.

Con Arsène cambió todo. Modernizó el club, trajo consigo una parte del éxito que había tenido con el Monaco, llegaron los triunfos y un nuevo fútbol rompedor dentro de los patrones clásicos del Reino Unido. Wenger aprovechó la nueva coyuntura propiciada por la apertura del mercado a mediados de los años noventa. Se había acabado el límite de extranjeros en los clubes y Wenger se movió como pez en el agua incorporando futbolistas franceses, holandeses, africanos o adolescentes prometedores como Cesc Fàbregas. El nuevo Arsenal era algo novedoso dentro de las Islas, fascinante por momentos, aunque siempre se le resistió el éxito en la competición internacional más grande que existe: la Champions League. Curiosamente su aventura más lejana se produjo en 2006 cuando el proyecto ya se había debilitado y sucumbía en Inglaterra a la superioridad táctica del primer Chelsea de Jose Mourinho.

Manager Arsene Wenger of Arsenal on a banner before the Barclays Premier League match at the Emirates Stadium, London Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 21/04/2016
El Emirates se divide entre pancartas a favor y en contra de su entrenador / Focus Images Ltd

La derrota en París, remontada del Barça incluida, es el preludio de los años más grises del wengerismo, si bien estarán mezclados con unas semifinales europeas en 2009, la eliminación por 4-2 en Anfield o aquella sospecha de que el equipo podría haber ganado la liga el año que se lesionó gravemente Eduardo Da Silva. Llegó una inyección económica extraordinaria al Manchester City -ya existía desde el 2003 en el Chelsea- de forma simultánea a lo mucho que se debía apretar el cinturón el Arsenal en los años siguientes a la costosa construcción del nuevo estadio.

Las circunstancias que rodeaban al equipo no ayudaban a recuperar la senda ganadora de finales de los años 90 y principios de siglo, aunque seguramente Wenger también cometió errores importantes y no evolucionó lo suficiente como entrenador, especialmente en lo referente a la preparación de partidos y estructuras tácticas. Cuando un sector de la afición grita hoy aquello de “Arsène Wenger, estás matando a nuestro club” es porque se le juzga mayoritariamente empleando el listón de su primera década al frente del club, olvidando lo que fue el Arsenal durante casi un siglo de vida. Cuando decida irse el técnico alsaciano, el Arsenal será bastante más de lo que era el 12 de octubre de 1996.

Para entender el presente hay que mirar al pasado. El Arsenal moderno es Wenger.

The Arsenal team lift the Charity Shield as Manager Arsene Wenger (right) celebrates after defeating Chelsea 1-0 after the FA Community Shield match at Wembley Stadium, London Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 02/08/2015
El Arsenal solo ha ganado la Community Shield y un par de FA Cup en la última década /Focus Images Ltd
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

7 comments

Nadie niega que Wenger sea un buen técnico y sobre todo es un hito en el Arsenal pero todo en la vida tiene un ciclo.

Algunos sabemos quien era G. Graham y a lo que jugaba ese Arsenal. Gracias Sergio, no está de más recordarlo.

Yo leí “Fiebre en las Gradas”, el cual recomiendo y me queda claro que lo que está haciendo Wenger es increíble. Tiene el record de clasificaciones consecutivas para Champions (sin ser nunca el equipo más importante ni con más presupuesto). Sería como si Sampaoli se metiera en los próximos 15 años en Champions SIN FALTA y ganase muchas Copas, algunas Ligas, etc.

Hay un dicho que dice “No esperes resultados distintos si haces las cosas de la misma manera”, si el Arsenal quiere dar un paso adelante Wenger no es el indicado, claro, existe el riesgo que si llega otro tecnico se obtengan resultados peores.

A Wenger parece que solo se le cuentan las buenas y no las malas, de las que ya van 10 años. Se sigue hablando de lo que hizo al principio y no de lo esta siendo este final. Desde hace varios años que hay un enfrentamiento entre los “Wenger Out” y losl “Wenger knows best”. Bueno, se acabo el enfrentamiento, ya no hay discusiones. Ya no se trata de si Wenger se tiene que ir o si no, ahora se trata de si pedirle amablemente que se vaya o si hay que echarlo a patadas. Porque quien sea que pida que Wenger siga en el cargo no es hincha del Arsenal.
Nadie exige que se gane nada, lo unico que se pide es que el equipo sea competitivo, cosa que hace añares que no logra. Hubo cambio de estadio bajo la promesa de poder competir de igual a igual con los mejores. A los hechos me remito. Se pidio tolerancia mientras vendian todo lo bueno porque habia que saldar las deudas. Se saldo la deuda y estos han sido los peores años pero por lejos. Las humillaciones contra United, City, Chelsea y Liverpool. Estos años han sido un Dia de la Marmota constante. Ver como temporada se repiten exactamente los mismos errores. Ya no tiene gracia porque sabes lo que va a pasar. Y hasta en que momento. Es tristisimo. Le han robado el alma al club. Y la mayor culpable es la directiva, con un dueño al que no le interesa el “soccer”, y que con un top 4 y pasar 8vos de Champions esta mas que satisfecho, y si en una de esas se gana una FA Cup ni hablar. Porque al fin y al cabo las protestas de los aficionados para ellos son solo ruido. Pero mas que nada en que dejan que Wenger sea la cara de todo, el que decida TODO lo que se hace. Porque como si fuera poco, hay una oferta de renovacion en la mesa, y es el propio Wenger el que dijo que hay que esperar. Pero todo tiene un final, en algun momento tiene que pasar y no hay mejor momento que ahora. Porque lo que esta logrando es que estos ultimos 5 años tapen lo bueno que hizo. Porque “Muere siendo un héroe o vive lo suficiente para convertirte en un villano”.

Muy de acuerdo. el problema no es la falta de títulos, sino que el equipo desde hace mucho que no juega a nada y hay que contentarse con 3 o 4 buenas actuaciones en toda la temporada.

Deja un comentario

*