Los cachorros de Bosz muerden una vez más

fil-ajax-olympique-lyonnais-33

Pocos se podían imaginar cuando Peter Bosz tomó las riendas del Ajax que el ex del Vitesse conseguiría transformar el presente incierto de una entidad venida algo a menos para, en cuestión de meses, lograr que el desempeño de muchos de sus jóvenes talentos sea admirado por toda Europa. Da igual que los ajaccied se dejaran la liga en Eindhoven el pasado fin de semana, en una muestra de madurez los pupilos de Bosz demostraron que son intratables en el Amsterdam Arena y pasaron por encima de un Olympique de Lyon algo decepcionante.

Ajax 4 (B.Traoré 25’ 71’, Dolberg 34’, Younes 49’)

Olympique de Lyon 1 (Valbuena 66’)

Ajax vs Olympique Lyonnais - Football tactics and formations
Alineaciones del Ajax-Olympique de Lyon. Infografía: sharemytactics.com

El parte de dudas que se dibujaba en la previa finalmente sólo se cobró la baja en el once titular-aunque estaba en el banquillo- de Lacazette. La no inclusión del ariete desde el inicio fue el único cambio respecto a las escuadras que se esperaba que saltasen al césped del Amsterdam Arena. No empezó mal el OL, de hecho tuvo la primera gran ocasión del encuentro en una llegada por la banda derecha que remató Maxwell Cornet a las piernas de André Onana. En honor a la verdad, el Ajax fue muy superior en el encuentro pero si no fuese por la actuación del cancerbero camerunés en momentos clave del partido la historia hubiera transcurrido por pasajes muy distintos. El temple le duró no más de 15 minutos al conjunto francés y poco a poco se fue asentando el Ajax hasta encontrarse con dos goles en nueve minutos que pese a no ser puramente fruto del abc de los preceptos de la escuela neerlandesa, demostraron cierto grado de madurez en un conjunto siempre acusado de ser algo blando. El primero llegó al servicio de una falta botada con una rosca de zurda envenenada por Ziyech que Bertrand Traoré sólo tuvo casi acompañar con la cabeza para desviar un poco la trayectoria de la parábola y hacer el 1-0.

Peter Bosz: “Estoy contento porque hemos ganado y por cómo hemos ganado, con los preceptos de nuestra escuela de fútbol”.

A partir de entonces, el equipo de Peter Bosz pasó a dominar ya de forma clara todos los aspectos del juego. Schöne repartía la pausa y tanto Ziyech como Klaasen se encargaban de surtir de buenos balones al tridente formado por Younes, Traoré y Dolberg. El OL se veía sometido ante la presión local y buena muestra de ello fue el segundo gol; tras un mal rechace, Bertrand Traoré fue con todo a la disputa de un balón aéreo y de su salto acabó naciendo un balón para Kasper Dolberg definiera con una tranquilidad que asusta. Igual estas líneas corren el riesgo de hinchar en demasía el globo de este concepto tan de moda que es el ‘hype’, el exceso de elogio hacia Dolberg, pero realmente no deja de sorprender que un jugador de 19 años tenga ese saber estar en situaciones de gol. Por regla general, los jugadores jóvenes suelen ir sobrados de virtudes como el ímpetu o la electricidad pero también es cierto que acostumbran a tardar varios años en ganar ese poso que les hace desenvolverse mejor en situaciones clave. Cuando llega un balón a Dolberg, en cambio, uno tiene la sensación que se congela el tiempo, casi como sucede con otros grandes rematadores de superélite como Cristiano Ronaldo, Luis Suárez o Radamel Falcao uno tiene la certeza que si el balón es franco, va a acabar en las mallas seguro.

fil-ajax-olympique-lyonnais-21
Pese al gol, no fue el mejor partido de Mathieu Valbuena ni de ninguno de los atacantes del OL; el conjunto francés notó en exceso la suplencia de Lacazette. Foto: Focus Images Ltd.

El gol de Dolberg confirmaba el vendaval ajaccied, que no se acabó ahí. Justo antes del descanso Amin Younes encontró un espacio enorme entre la pareja de centrales N’Koulou-Diakhaby pero Anthony Lopes le leyó muy bien las intenciones y le cerró el disparo al palo corto.

Bruno Génésio: “Hemos sucumbido ante un gran Ajax, especialmente en la segunda mitad. Pero creo que es posible la remontada en Lyon”.

En la reanudación, el atacante germano se tomó su venganza: tras una gran presión del Ajax, Ziyech recuperó el balón y asistió para Younes quien, una vez dentro del área, acabó finalizando no de forma excelente pero con la suerte para él que un mal rebote en el cuerpo Lopes hizo que el cuero se colara en la meta del OL. Con buen fútbol, pero también gracias a una mayor intensidad y dominio del escenario el Ajax se ponía con un 3-0 en el marcador. Quizás por eso, por el hecho de verse tan superior, el equipo de Bosz bajó un poco el pistón y eso lo aprovechó el equipo de Bruno Génésio para reactivar alguna de sus figuras.

fil-ajax-olympique-lyonnais-17
Cuando tuvo que aparecer, André Onana estuvo impecable para salvar a su Ajax de algún que otro despiste. Foto: Focus Images Ltd.

Pasada la hora larga de partido, Mathieu Valbuena aprovechó un infantil error de Schöne que había despejado un centro lateral para recoger un despeje en zona centrada y ajustar un buen derechazo que volvía a meter al OL en la eliminatoria. Pero otra vez el pésimo bagaje del equipo francés en defensa volvió a darle ventaja a un Ajax que, esta vez sí, elaboró una jugada destilada de las más puras esencias del fútbol neerlandés. Una exquisita combinación entre Younes, Dolberg y Klaasen acabó en un balón de Ziyech por la parte izquierda que puso un envío corto y seco para la llegada de Bertrand Traoré desde segunda línea.

Con el 4-1 en el marcador, el encuentro vivió un cuarto de hora final de lo más incompresible teniendo en cuenta la talla de la eliminatoria que se disputaba. Como suele suceder en los finales de pachangas entre amigos cuando las piernas empiezan a flaquear, el desorden y la imprecisión se apoderaron del encuentro hasta convertirlo prácticamente en un correcalles. Parece mentira que unas semifinales de la Europa League pudiera sucederse un desaguisado táctico tan grande como el presenciado en el Amsterdam Arena, pero es posible que por eso nos guste tanto esta competición. Génésio quiso aprovechar este caos para meter a un renqueante Lacazette, pero ni así pudo el delantero francés pescar en rio revuelto. Cosas de este deporte, pudo pasar de todo en el tramo final; tanto la sentencia del Ajax como casi el empate del OL pero aunque parezca increíble el 4-1 acabó siendo el resultado final.

Louis van Gaal (L) former Ajax coach and his wife Truus (R) during the first leg of the UEFA Europa League semi-final at Amsterdam Arena, Amsterdam Picture by Joep Joseph Leenen/Focus Images Ltd +316 5261929 03/05/2017 ***NETHERLANDS OUT***
Louis Van Gaal se dejó ver en las gradas del Amsterdam Arena. Foto: Focus Images Ltd.

El resultado habla por sí sólo: la ida de las semifinales de la Europa League deja un claro vencedor en este primer envite pero los precedentes de ambos equipos nos llevan a pensar que el ganador de esta eliminatoria no está tan claro como el 4-1 nos quiere hacer parecer. El fantasma del susto de Gelsenkirchen aún planea en Amsterdam, además el equipo de Peter Bosz ya ha demostrado tener bastantes más problemas lejos de su feudo. Por el contrario, pese a la pésima imagen exhibida en algunos tramos del encuentro en los Países Bajos, el OL ya ha demostrado otras veces ser un equipo extraordinariamente competitivo y con capacidad para darle la vuelta a este marcador adverso.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Me alegro mucho por el AJAX, tiene una generación de futbolistas magnífica. No podrán repetir las hazañas de los Klivert, Kanú, De Boer, Overmars… pero da gusto verles jugar.

Mención especial para Onana y los responsables de evaluar el potencial de los canteranos en el F.C. Barcelona… Bellerín, Grimaldo, Keita, Onana, es un escándalo el talento que se ha desaprovechado, si entrar a comparar los que se han quedado, no creo que sea necesario.

Ayer acabé muy decepcionado con el funcionamiento del Olympique Lyonnais. Tras verlos en el doble enfrentamiento con el Sevilla me dejaron tan buena impresión que cuando cayeron eliminados en la Champions League, a mi círculo cercano les comenté que estaban vislumbrando al equipo que iba a tomarnos el relevo en el palmarés de la Europa League.

Realmente no me he quedado nada lejos, pero es que lo de ayer fue indescriptible. El balance defensivo no es que fuera malo, es que directamente no existió. Por dentro, los centrales no se coordinaban y perdían la posición y Gonalons no lograba no aportó solidez y por fuera, Jallet y Morel estaban sobrepasados por los extremos locales… Mucho tiene que cambiar el cuadro francés para que mi apuesta acabe siendo ganadora.

Es bueno que equipos como el Ajax que tienen tanta historia, se dejen ver al menos en las rondas finales de la segunda competición más importante a nivel europeo. Espero que los Onana, Justin Kluivert, Ziyech, Dolberg y compañía no sean vendidos a las primeras de cambio, también confío en que los dirigentes del Ajax, si son inteligentes, no se desprenderá de ellos al menos la siguiente temporada, ya que son capaces de dar varios sustos el año que viene a los cocos de la Champions y el equipo no tiene gran necesidad económica en sus arcas, otra cosa será si los futbolistas pueden evitar los cantos de sirena de otros equipos, pero si este plantel no se deshace, ¡ojito al Ajax el año que viene!, que lo mismo la gesta de este año en Europa League se queda corta.

Deja un comentario

*