Los Elm se reencuentran en Kalmar

Kalmar Suecia - Clàudia Rius

Difícilmente podían imaginar que su experiencia lejos de casa iba a durar tan poco tiempo. Los tres hermanos Elm abandonaron Kalmar en 2009 después de lograr un histórico título de liga. Unos meses antes, en 2007, habían alzado la tercera Copa del Kalmar FF y se habían quedado a un único punto de ganar la primera liga de la historia del club de esta modesta localidad de cierta fama universitaria situada en el sureste de Suecia. La liga conseguida en 2008 situó el foco de atención sobre esos tres jugadores rubios que compartían apellido y el primero en salir fue Viktor, el hermano mediano (24 años), que había resultado clave en la consecución del campeonato con 15 goles a pesar de no tratarse de un ariete. Lo fichó el Heerenveen. En verano de 2009 salieron el ya curtido (26 años) delantero David, con rumbo al Fulham, y el joven (21) centrocampista Rasmus, que firmó por el AZ después de destacar en el Europeo sub-21 que organizó Suecia.

Kalmar, ciudad situada al sur de Suecia. Foto: Clàudia Rius.
Kalmar, ciudad situada al sureste de Suecia. Foto: Clàudia Rius.

La fortuna de los tres hermanos Elm en sus experiencias en el extranjero fue dispar. El mayor, David, nunca terminó de cuajar en la Premier League. A duras penas disputó quince encuentros con el Fulham de Roy Hodgson, entrenador conocedor del fútbol sueco. En Londres solo fue titular en tres ocasiones, aunque por otro lado David puede presumir de haber participado en ese equipo histórico que alcanzó la final de la Europa League en 2010, pues disfrutó de minutos en los dos partidos del cruce ante el Shakhtar en dieciseisavos de final. Sin embargo, ante la falta de tiempo de juego en Inglaterra David Elm regresó a su país natal en enero de 2011, cuando firmó por el Elfsborg. Allí le dio tiempo a ganar la liga en 2012 antes de recalar de nuevo en el Kalmar, el club que le catapultó a la fama.

Menos títulos ganó el hermano mediano, que firmó por el Heerenveen. Viktor jamás se acercó a los impresionantes registros que llamaron la atención del club frisón, aunque siempre fue una pieza importante en las cuatro temporadas que pasó en el club del norte de los Países Bajos. Su altura y golpeo de balón garantizaron siempre 3 o 4 goles con un Heerenveen donde a menudo ejerció en el rol de mediocentro más defensivo, de guardar la posición para que otros compañeros se incorporaran al ataque con mayor libertad. Por otra parte, gozaba de menor capacidad para filtrar los primeros pases que Sven Kums, actual mediocentro del Gent en la Champions. Así Viktor Elm se consolidó como un futbolista de nivel medio en la Eredivisie y en 2012 lo vino a buscar un club de mayor entidad como el AZ Alkmaar, que lo incoporó a su plantilla… para reemplazar a otro Elm.

Rasmus Elm. Foto: Focus Images Ltd.
Rasmus Elm, en un partido de Champions con el CSKA de Moscú. Foto: Focus Images Ltd.

Lo más curioso del caso de Rasmus Elm es que a pesar de tratarse del más joven de los tres hermanos también fue el que más partidos disputó en su primera etapa en el Kalmar. A diferencia de David y Viktor, la formación de Rasmus ya terminó en el club que habitualmente viste de rojo, con el que debutó con apenas 17 años en 2005, motivo por el que ya estaba allí cuando sus otros dos hermanos desembarcaron en la entidad entre 2006 y 2007. Rasmus era el más talentoso de los tres. No salió hasta que, entre otras virtudes, destacó por su preciso golpeo de balón en el Europeo sub-21 organizado en su país en 2009, donde a menudo jugó cerca de la banda derecha para poner buenos centros a los dos delanteros, Ola Toivonen y Marcus Berg. No era rápido, pero tenía un guante para ese tipo de acciones y las jugadas a balón parado. Estas virtudes impulsaron al AZ a apostar por su fichaje en verano de 2009, donde jugó durante 3 años y adoptó múltiples roles. Pronto se consolidó como un interior llegador para explotar su potente disparo y permitir que jugara cerca del área para filtrar últimos pases, pero fue evolucionando con el paso de los meses.

Rasmus dio un paso más al frente cuando se convirtió en mediocentro con la salida de Wernbloom al fútbol ruso en el mercado de invierno de 2012. Fue una etapa de aprendizaje intenso para el centrocampista sueco, que debía sostener un centro del campo que completaban a menudo Martens y Maher, dos mediapuntas con poca tendencia a ayudar en defensa. Esto lo obligó a mejorar su consistencia en labores de contención y a mejorar su constancia a lo largo de los partidos, pues él debía dar los primeros pases para activar a sus compañeros. A pesar de todo, ese curso fue el mejor de Rasmus a nivel goleador, sobre todo gracias a su repertorio de faltas, pues anotó 10 dianas al término de la Eredivisie. Era uno de los mejores jugadores de la liga y por eso lo firmó el CKSA de Moscú, donde siguió los pasos de su excompañero en el AZ y compañero de selección Pontus Wernbloom. En su fortaleza se sostuvo la solidez del equipo moscovita, pues formaron un histórico doble pivote sobre el que se edificaron dos títulos de liga bajo el mando de Slutsky.

Sin embargo, una extraña enfermedad estomacal frenó en seco la progresión de Rasmus, que se ha pasado las dos últimas temporadas casi en blanco. El pequeño de los Elm desapareció de las alineaciones e incluso el presidente del CSKA llegó a afirmar que temía que Rasmus se viese obligado a abandonar el fútbol a los 26 años ante las dificultades y dolor que padecía al realizar cualquier tipo de esfuerzo físico, si bien es cierto que Rasmus siempre se mostró optimista y creyó en sus posibilidades de volver a jugar de nuevo. Rescindió su contrato con el CSKA de mutuo acuerdo y regresó al club donde empezó todo. En enero Rasmus Elm volvió a Kalmar con el objetivo de recuperarse para la práctica del fútbol en un entorno conocido. Cerca de la familia y, en especial, de sus otros dos hermanos, pues también Viktor hizo las maletas de vuelta a Suecia este 2015.

“Si todo encaja y me siento bien, quiero ganarme la oportunidad de volver a una gran liga otra vez. Si es que quiero, porque ahora mismo no tengo la certeza de que sea así. Por otro lado, es rematadamente divertido tener la oportunidad de volver a jugar con mis hermanos, incluso aunque me hubiese gustado que fuese bajo otras circunstancias“. Rasmus Elm.

En 2015 Rasmus Elm regresó a Kalmar - Clàudia Rius
En 2015 Rasmus Elm regresó a Kalmar. Foto: Clàudia Rius

En Kalmar poco a poco Rasmus se ha ido recuperando de su enfermedad y el pasado 18 de julio volvió a disputar un partido oficial, cuando tras 15 meses fuera de los terrenos de juego Rasmus ingresó desde el banquillo para afrontar los últimos 20 minutos del duelo liguero frente al Falkenberg… justo el club en el que se formaron Viktor y David Elm. Ese día coincidieron los tres hermanos Elm por primera vez en un terreno de juego desde 2008. Desde entonces Rasmus ha participado en 13 encuentros con el Kalmar, aunque solo ha sido titular en dos de ellos y nunca ha jugado más de 70 minutos del tirón.

De hecho, incluso si el Norrköping hubiese perdido en la última jornada en el estadio del Malmö en un duelo en el que Rasmus jugó 14 minutos, el Kalmar de los Elm hubiese evitado que el Göteborg se proclamara campeón en su estadio en la última jornada de liga, pues el antaño semifinalista de la Copa de Europa debía ganar y llegó a verse 0-2 por detrás en el marcador. El partido terminó en empate a dos. “Disfrutamos de nuestra rivalidad con el Göteborg a lo largo de los años, así que queríamos fastidiarles un poco”, comentó Rasmus después del choque. No será el mismo y será muy difícil que recupere el nivel exhibido en Alkmaar y Moscú, pero el pequeño de los Elm está de vuelta junto a sus dos hermanos, rememorando felices historias de un pasado mejor.

La cabeza quiere una cosa, porque me encantaría jugar, pero debo conocer mis limitaciones después de haber estado fuera durante 15-16 meses. No quiero volver a empezar de nuevo. He estado enfermo, así que estoy bien, ¿no? El problema estuvo en el estómago, de forma global. He perdido muchos kilos y estuve gravemente enfermo, así que lo primero que quieres es sentirte bien de nuevo. En cualquier caso, ahora jugar a fútbol es tan divertido como antes. (…) Creo que era más fuerte anímicamente incluso antes [de la enfermedad], pero ahora lo seré de otra forma. Esto te enseña varias lecciones y te hace crecer como persona. Apreciaré más el fútbol. Aunque no había otra alternativa: sólo quería volver.

Rasmus Elm en una entrevista publicada en agosto.

Foto de portada: Clàudia Rius.

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*