Los goles marcaron el guion

Iker Casillas of Porto punches the ball from the head of Diego Costa of Chelsea  during the UEFA Champions League match at Stamford Bridge, London
Picture by Jack Megaw/Focus Images Ltd +44 7481 764811
09/12/2015

Dicen los que saben que los goles dan confianza y los puntos, seguridad. Teniendo en cuenta que estamos aún en la primera jornada de la fase de grupos, el asunto de los puntos queda fuera de análisis y por ello la atención se centra en los goles. En un partido que, sobre el papel, contaba con favoritismo del Oporto -local y superior individualmente-, los dos tantos que se anotaron marcaron por completo el desarrollo del encuentro y es que además uno llegó al inicio de cada parte.

El brasileño Otavinho, una de las mejores noticias en clave portista de lo que va de temporada, fue el encargado de abrir el marcador ya antes del cuarto de hora, con una acción que inició con su propia presión y en la que fusiló con la derecha tras recibir un buen taconazo de André Silva. Desde entonces, fue superior el cuadro de Nuno y, aunque sin demasiadas ocasiones, movió el esférico con relativa fluidez manteniendo al FC Copenhague lejos de la portería de Casillas.

Sin embargo, en el inicio de la segunda mitad empató Andreas Cornelius -que formó en punta junto a Santander- en una acción un tanto extraña y en la que faltó contundencia tanto en Iker como en toda su defensa. Como había ocurrido con el de Otavinho, el gol dio trajo consigo una buena dosis de confianza y los daneses pasaron a vivir su mejor tramo del encuentro, en el que incluso pudieron ponerse por delante.

Yacine Brahimi of FC Porto during the UEFA Champions League match at Stamford Bridge, London Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 09/12/2015
Brahimi agitó al Oporto en la recta final. Foto: Focus Images Ltd.

La expulsión del eslovaco Gregus y la entrada, acto seguido, del argelino Yacine Brahimi cambió de nuevo el rumbo del encuentro y el Oporto pasó a dominar y generar. El ex del Granada, que estuvo con pie y medio fuera de Do Dragão, reactivó a los suyos y con su habilidad para desbordar por la izquierda lideró la acometida, que además contaba ahora con la corpulencia del belga Depoitre en el área.

En dos acciones muy similares en las que Brahimi se coló hasta línea de fondo, pidió penalti el cuadro luso por manos de los defensores, pero ninguna pareció suficiente para señalar los once metros. En el supuesto grupo de menor nivel, en el que Oporto y Leicester son claros favoritos, los de Solbakken empezaron con un resultado que les permite soñar y los de Nuno con uno que les aumenta la presión desde ya.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*