El Mónaco de Jardim quiere ser de culto

General view of the stadium ahead of the Ligue 1 match at Stade Louis II, Fontvieille
Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959
21/02/2014

El vendaval monegasco de Jardim se confirmó como la candidatura alternativa de cuantas permanecen con vida en esta Liga de Campeones al llevarse por delante al Borussia Dortmund de Tuchel en una noche de fútbol eléctrico en el Principado marcada por las dificultades del representante alemán para hacer visibles las múltiples virtudes de su talentosa plantilla. No dio con la tecla su entrenador, de nuevo obligado a alterar el guión de forma prematura ante los problemas encontrados por sus hombres para hacer frente a un huracán demoledor. Tampoco los futbolistas germanos, superados por la energía de un Mónaco exuberante a campo abierto. El desperfecto causado por Mendy durante los primeros 20 minutos del choque tardará en desaparecer de la memoria de una afición visitante incansable que arropó a sus jugadores en todo momento, sin perder la esperanza de voltear una eliminatoria torcida para sus intereses desde la ida. Al Dortmund no le faltó tesón en Montecarlo ni tampoco escatimó esfuerzos tratando de sacar de punto a la defensa local, pero acabó bajando la mirada ante un Mónaco que sueña con transformar en metal su ambiciosa propuesta. Tras vencer por 3-1, los Lemar, Bernardo Silva, Mbappé y compañía se han ganado a pulso la posibilidad de alcanzar la final continental trece años después de que Deschamps acercase a la gloria a la entidad presidida por Dmitri Rybolóvlev.

Con el sorteo de las semifinales a la vuelta de la esquina, los menos generosos dirán que los de Jardim no son firmes sin la pelota porque conceden demasiadas oportunidades, en ocasiones sufren demasiado a balón parado y habitualmente no logran dormir los partidos como a su técnico le gustaría. Y no les faltará razón, porque la evolución de este Mónaco en una única temporada no tiene parangón: de sufrir para atacar en estático a desarbolar las defensas rivales con el juego interior de sus hombres de banda y las proyecciones de sus laterales; y de defender en el área con ahínco a posicionarse a 40 metros de la portería defendida por Subasic. Anoche, ni siquiera la discreta versión de Bernardo Silva empañó a las dos grandes perlas francesas, Mbappé y Lemar. El primero jugó –otra vez– con el cuajo de un veterano: no perdonó la primera ocasión clara que pasó por sus botas y con el paso de los minutos se convirtió en un auténtico quebradero de cabeza para la defensa del Dortmund, siempre un paso por detrás del jovencísimo punta parisino. El temple con el que decide a mil revoluciones convierte a Mbappé en un delantero con unas posibilidades inmensas, porque lo vuelve imprevisible para sus marcadores. Y a Lemar lo explica su zurda, un guante con el que se asocia con Mendy por el carril izquierdo. De ese pie salió un centro muy tocado para Falcao que el colombiano no desaprovechó: de cabeza anotó su 45º gol en 50 partidos de competiciones europeas. El Tigre ostenta el mejor promedio de goles por partidos, 0,90, una auténtica barbaridad solo al alcance de un superclase.

Mónaco 3 (Mbappé 3′, Falcao 17′, Germain 81′)
Borussia Dortmund 1 (Reus 48′)

Monaco vs BVB - Football tactics and formations

Shinji Kagawa of Borussia Dortmund and team mates show dejection as the crash out of the UEFA Champions League match at Stade Louis II, Monaco Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 19/04/2017 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-170419-0133.jpg
Shinji Kagawa, mediapunta del Borussia Dortmund. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd.

Si hubo un instante en el que el Dortmund pudo haberse metido de nuevo en la eliminatoria, fue a través de un gran lanzamiento de libre directo de Sahin que se topó con la madera minutos antes del 2-0. La fortuna no estuvo del lado germano y acto seguido Falcao no perdonó. Tras el arreón inicial y con un colchón de tres goles de ventaja en el global, el Mónaco cerró líneas y lo fió todo a lo que más le gusta: el contragolpe. El Dortmund lo intentó sin descanso y su técnico pareció reconocer su error en el planteamiento inicial deshaciéndolo de forma prematura. Más equilibrado en ataque con el 4-2-3-1 y ya disfrutando del talento Dembélé sobre el césped, los de Tuchel trataron de rescatar de su isla particular a un Aubameyang totalmente desconcertado. La nula participación de su jugador ofensivo más determinante durante los primeros cuarenta y cinco minutos explica en parte las dificultades alemanas para poner encima de la mesa sus múltiples fortalezas.

Sin sufrir en exceso, aunque siempre mostrando tímidos síntomas de fragilidad ya expuestos frente al Manchester City, el Mónaco se sobrepuso al tempranero gol de Reus en el inicio del segundo tiempo y no llegó a ver peligrar su pase a semifinales. Buena culpa de ello la tuvo su técnico, quien haciendo gala de una excelente lectura se atrevió a prescindir de uno de sus goleadores, Falcao, en aras de juntar a su equipo alrededor de la pelota. Costó lo suyo, pues el Borussia tenía la orden de avasallar por los pasillos centrales, plagados de mediapuntas veloces con la intención de castigar a Moutinho y Bakayoko, pero finalmente resultó la carta ganadora. Siempre con una ventaja de dos goles, Jardim incluso se permitió el lujo de retirar a Mbappé a diez minutos del pitido final, una maniobra arriesgada pero que pronto se convertiría en oro. Germain, el reemplazante, transformó el gol el primer balón que llegó a sus pies y dio jaque mate a un rival incapaz de encontrar un rumbo claro hacia la victoria durante los 180 minutos de la eliminatoria.

Erik Durm of Borussia Dortmund shows dejection during the UEFA Champions League match at Stade Louis II, Monaco Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 19/04/2017 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-170419-0134.jpg
Erik Durm, sustituido en el minuto 27. Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd.

Tuchel cambió a defensa de cuatro en el 27′

Descontento con lo visto sobre el césped del Luis II durante los primeros minutos (2-0), el míster del BVB retiró a Durm en el 27′ para dar entrada a Dembélé, corrigiendo de este modo el 3-4-3 inicial. Los alemanes pasaron a un 4-2-3-1 con Dembélé, Kagawa y Reus por delante del doble pivote.

Monaco vs BVB - Football tactics and formations

Guerreiro, interior desde el 46′

Buscando dar un paso adelante en ataque, Tuchel sustituyó a Sahin en el 46′ y centró la posición del portugués Guerreiro, que se situó como acompañante de Weigl en la medular. Schmelzer ocupó la plaza de lateral izquierdo.

Monaco vs BVB - Football tactics and formations

El Mónaco se reordenó en el 67′ y el Dortmund jugó la carta de Pulisic

Jardim movería ficha rompiendo su delantera: Dirar sustituyó a Falcao en el el 67′, lo que obligó a Bernardo Silva a dejar la banda. El Mónaco pasó a un 4-2-3-1 con el luso como mediapunta, por detrás de Mbappé. El francés a la postre sería sustituido por Germain en la recta final del partido. En el Dortmund, Tuchel dio entrada a Pulisic por Guerreiro en el 72′, pasando del 4-2-3-1 a un 4-1-4-1 con un marcado carácter ofensivo, pues su equipo en ese momento necesitaba anotar dos goles para forzar la prórroga.

Monaco vs BVB - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Ganas de ver al Monaco en semifinales, a ver que es capaza contra equipos todavía más grandes, auqnue tiene mucho merito cargarse al City y Dortmund con solvencia.

El que cada día me convence menos es Tuchel, menudo caso de hombre durante toda la temporada, he leido que es probable que no siga, alguien sabe algo? leí que el Dortmund estaba interesado en Paulo Sousa.

Fantásticos artículos los de esta pagina, muchas gracias por su labor, pues siempre se transmite la emoción como si estuviésemos en el estadio, y ni hablar de los análisis tácticos que se presentan, lastimosamente carentes en estos tiempos donde la polémica tiene prioridad.

Al igual que en la ida Tuchel empieza con 3-5-2 y cuando no funciona pasa a un 4-2-3-1 y el equipo mejora. No entiendo que un entrenador de élite se equivoque en un partido, y 6 días después, cometa el mismo error. Lógicamente, está fuera de la Champions. Tampoco los alemanes podían aspirar a llegar más lejos con tan mala estructura defensiva, se que Tuchel intenta dominar con la posesión pero es que necesitas tener un mínimo de nivel atrás para poder ser competitivo en cualquier torneo.

Tienes toda la razón . Me sorprende lo mal que defienden los equipos alemanes, cuando antiguamente solían destacar por lo contrario. A ver cómo acaba el Dortmund el año, pues los rumores apuntan a que no sigue Tuchel.

Deja un comentario

*