2011 en 2015

Estados Unidos EEUU femenino - Focus

El Mundial femenino de fútbol de Canadá arrancó con 24 equipos. Ya sólo quedan dos: Estados Unidos y Japón frente a frente o, lo que es lo mismo, la reedición de la final de Alemania 2011. En 2015. Cuentas pendientes y ganas de revancha en el último partido de un campeonato que ha sido ejemplar en cuanto a ilusión, difusión y organización: estadios casi siempre llenos, accesibilidad, gran atención, buen fútbol y el abrir de ojos definitivo en torno al balompié femenino. 

La madrugada del domingo al lunes (01h00), Japón y Estados Unidos, cara a cara. El combinado nipón es el único en haber ganado todos sus partidos en la competición mientras que el norteamericano dejó fuera en semifinales a la favorita Alemania en un encuentro convincente y sólido de principio a fin donde sí dieron buena cuenta de su verdadero nivel. Japón se deshizo entonces 2-1 de una Inglaterra que fue mejor en términos generales pero que se marcó uno de los autogoles más increíbles de los últimos tiempos: en el minuto 92, Laura Bassett intentó despejar un centro y el balón entró sorprendentemente por la escuadra. Bassett rompió a llorar tras el partido y el fútbol volvió a demostrar que es caprichoso y en ocasiones tremendamente cruel.

Ayumi Kahori contra Hope Solo. Megan Rapinoe frente a Aya Miyama. Una constelación de estrellas en uno y otro equipo, que se definen por sus marcados estilos: las japonesas son un bloque, tácticamente perfectas, que se muevan al unísono como el viento mueve las hojas de sus árboles. Su rival marca diferencias con su solidez defensiva que ejemplifica una Johnston superlativa, gracias al desequilibrio de Rapinoe y el temple de Carli Lloyd. Generó dudas en la primera fase, superó a Colombia 2-0 con una futbolista más durante 45 minutos en octavos de final y acalló las críticas en cuartos ante China (1-0). Sólo ganó por un tanto pero fue netamente superior.

En semifinales, Estados Unidos se midió a Alemania, la mejor escuadra del planeta. Y salió merecidamente victoriosa. Cada cuadro gozó de un penal polémico: Sasic erró el de las germanas e, instantes después, Lloyd transformó el de las norteamericanas, que habían sido mejores y podían encontrarse ya por delante en el marcador si no hubiera sido por una gran actuación de Nadine Angerer. Se acabaron las dudas y se silenciaron los murmullos. Eran finalistas por méritos propios. Solo ya no estaba sola y Abby Wambach, suplente en las últimas fechas, tendrá una última ocasión en Canadá para llevar a su equipo a su tercer título mundial con algún tanto que haga que iguale o supere a Marta como la máxima artillera de la historia de la competición. Wambach suma 14 por los 15 de la brasileña… con un partido por delante. Con EL partido por delante. Si repite su actuación de 2011…

England Women v USA WomenInternational Friendly

Estados Unidos femenino. Foto: Focus Images Ltd.

Y es que, entonces, ambas empataron 1-1 en los 90 minutos con tantos de Miyama y Alex Morgan, hoy presentes y cracks de sus selecciones. En la prórroga, Wambach marcó para las suyas… y la leyenda Homare Sawa llevó el partido a la tanda de penales, donde las niponas levantaron su primera Copa Mundial.

Hoy, Sawa descansa en el banquillo y es cambio habitual de las ‘Nadeshiko’ mientras que Miyama pasea su talento por los campos, dejando atrás a sus rivales, maravillando a propios y a extraños con su calidad. Es la figura de Japón y, en Canadá, espera conseguir su segundo trofeo, igualando a la propia Estados Unidos y a Alemania, que cuentan con dos títulos cada una.

Dos equipos experimentados. Las dos mejores escuadras del momento. Un maravilloso choque de estilos en un BC Place Stadium de Vancouver lleno a reventar. Todos los alicientes encima de la mesa. Todo listo para el mayor espectáculo futbolístico femenino del mundo en un marco incomparable, frente a un pueblo volcado. Y una sola ganadora.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

No hubo final, no hubo partido, Lloyd lo finiquitó casi sin salir del túnel de vestuarios. Incontestable superioridad americana. 15 minutos donde dejaron a Japón totalmente KO.

Simplemente espectacular. Se cobraron su venganza con ensañamiento y demostraron que son las mejores.

Enhorabuena USA.

Deja un comentario

*