Wembley acoge las Non-League Finals

The trophy before the FA Vase Final at Wembley Stadium, London
Picture by Jack Megaw/Focus Images Ltd +44 7481 764811
09/05/2015

Menos de 24 horas después de que Chelsea y Manchester United se disputaran la FA Cup, otras dos finales se jugaron sobre el césped de Wembley. En la FA Cup se han dado algunas participaciones históricas de equipos del non-league football (fútbol semi-profesional y amateur), pero llegar a jugar unas semifinales o una final en la casa del fútbol inglés son palabras mayores. La temporada pasada, el Lincoln City alcanzó los cuartos de final y ya fue algo histórico, pues ningún otro equipo lo había logrado en 103 años. Existen, no obstante, dos competiciones que permiten a los clubes de non-league jugarse un título en el mítico Wembley: el FA Trophy y el FA Vase.

Por tercer año consecutivo, las finales del FA Trophy y el FA Vase se jugaron en un mismo día. Este domingo 20 de mayo fue el Non-League Finals Day, una de las dos grandes fiestas del fútbol amateur inglés; la otra fecha grabada a fuego en el calendario es el Non-League Day. Después de varios días en los que las calles de sus respectivas poblaciones estuvieron teñidas con los colores del equipo, más de 30.000 aficionados se desplazaron a Wembley para vivir uno de los días más importantes en la historia de sus clubes, sino el más importante. 

El FA Trophy es una competición acotada para equipos entre el quinto y el octavo escalón del fútbol inglés; mientras que el FA Vase lo disputan clubes por debajo de la octava división. Igual que con la FA Cup, cuanto más modesto sea el equipo, más pronto empieza a disputar rondas eliminatorias. Y por cada ronda superada hay una compensación económica que es de gran ayuda para estas entidades. El patrocinio del negocio local de turno y el dinero recaudado con la venta de entradas no suelen aportar ingresos suficientes para estos clubes que tienden a vivir con el cinturón apretado y que dependen de la ayuda de los héroes del non-league football: los voluntarios, que después de ganarse el pan durante el día, realizan un gran esfuerzo por sacar a su club adelante. Una buena racha en la copa supone, además de un empujón anímico, un importante progreso a nivel financiero que puede usarse para renovarle el contrato al mecánico del pueblo con un ligero sobrepeso pero con una zurda maradoniana, para reparar el techo de la tribuna desbastado por el temporal, o para formar un filial, ya que hay equipos que no se pueden permitir el lujo de tener uno.

La primera final, la del FA Vase, la disputaron el Stockton Town (10ª división) y el Thatcham Town (9ª, aunque acaba de ascender a 8ª) a mediodía. 

“Es más ancha que la vuestra,
la calle mayor de Stockton
es más ancha que la vuestra”

Este cántico (véase la pancarta de la imagen de abajo), poesía del non-league football, es un fiel retrato de la norteña ciudad de Stockton-on-Tees. Su calle mayor es, en efecto, muy ancha:

El club de esta población del nordeste del país se fundó en 1979 como una academia para jóvenes. Desde los siete años, James Ward se formó como jugador en el Stockton. Cumplidos los 16, se tuvo que marchar a otra parte porque el club no tenía juvenil ni primer equipo. 30 años después de la fundación del Stockton, en 2009 finalmente se formó un equipo senior, y Ward, que se había tenido que buscar la vida en otra parte durante un par de años, pudo regresar al club de su vida. Ward también tiene fama de ser bueno jugando al cricket, pero este domingo tuvo que priorizar el fútbol por razones obvias. En su segunda participación en el FA Vase, el Stockton llegó a la final, y como Ward, muchos de sus jugadores procedían de su propia academia.

Héroes del non-league football: Martin Hillbery, voluntario en el Stockton Town. "Soy un ingeniero eléctrico. Trabajo 40 horas por semana y después casi todas las noches hago algo para el equipo de fútbol". Foto: Marcus Mays/TheFA.
Héroes del non-league football: Rob Sexton, voluntario en el Stockton Town. “Soy ingeniero eléctrico. Trabajo 40 horas por semana y después casi todas las noches hago algo para el equipo de fútbol”. Foto: Marcus Mays/TheFA.

Thatcham es un pueblo del condado de Berkshire, uno de los Home Counties (así se conocen los condados que rodean Londres). Su club se fundó en 1894 y hoy partía como gran favorito: esta temporada ha competido una división por encima del Stockton y lo ha hecho con éxito. El Thatcham acababa de ascender a octava al haberse proclamado campeón de su liga. Nadie se quería perder la final con la que el club podía completar un año redondo. Incluso la alcalde del pueblo, cuya legislatura debía haberse terminando esta semana, pidió que el nombramiento del nuevo alcalde se retrasase unos días para que ella pudiese acudir a la final en Wembley luciendo el título de Mayor of Thatcham. Para el entrenador del Thatcham, Danny Robinson, la final también significa mucho: “Soy muy patriota, así que jugar en Wembley esta tarde y cantar el himno nacional va a ser algo muy especial”, escribía en el match programme de la final. Su equipo llegó a encadenar 40 partidos invictos y su delantero centro, Shane Cooper-Clark, un tipo un tanto fondón pero enamorado con el gol, marcó más de 60 tantos en todas las competiciones. En Wembley sumó uno más desde el punto de penalti que le dio el título a su equipo. Del mismo modo que la final de la FA Cup, la final del FA Vase se resolvió con un solitario gol de penalti que llegó cumplidos los 20 minutos de juego.

Héroes del non-league football: Sylvia Bailey, voluntaria en el Thatcham Town. "Gestionar y mantener las instalaciones del club puede resultar muy costoso y a veces en estas categorías el dinero escasea. La participación en la FA Vase nos va a ayudar mucho. También hemos ascendido esta temporada, y eso nos ha aportado un dinero adicional". Foto: Marcus Mays/TheFA.
Héroes del non-league football: Sylvia Bailey, voluntaria en el Thatcham Town. “Gestionar y mantener las instalaciones del club puede resultar muy costoso y a veces en estas categorías el dinero escasea. La participación en la FA Vase nos va a ayudar mucho. También hemos ascendido esta temporada, y eso nos ha aportado un dinero adicional”. Foto: Marcus Mays/TheFA.

La doble sesión tuvo una pausa de casi dos horas. Una vez terminada la final del FA Vase, la tribuna ocupada por las aficiones del Thatcham y del Stockton se vació. Pero la entrada daba acceso para ambas finales, así que algunos pocos valientes se quedaron para ver el segundo partido, que arrancó a las cuatro de la tarde: la final del FA Trophy entre el Brackley Town (6ª) y el Bromley (5ª). Dado el tamaño de Wembley, las aficiones de estos dos equipos ocuparon secciones distintas a la de los otros dos finalistas. Igual que el Thatcham, el Brackley y el Bromley son dos clubes con mucha historia: los primeros se fundaron hace 128 años y los segundos han celebrado su 125 aniversario esta temporada.

El Brackley Town no solo es el club más antiguo de los cuatro finalistas, sino que también es el que representa a la población más pequeña. El pueblo del Brackley, situado en el condado de Northamptonshire, un par de horas al noroeste de Londres, tan solo tiene 13.000 habitantes. Si hace un par de meses se decía que la ciudad de Lincoln parecía estar vacía el día en el que el 25% de su población fue a ver la final del EFL Trophy, Brackley hoy debió de ser un pueblo fantasma, y es que se estima que la mitad de sus habitantes estuvieron presentes en Wembley. No es para menos: desde la fundación del club en 1890, nunca antes habían visitado el feudo del fútbol inglés. El equipo compite en National North, sexta división, la categoría en la que las ligas se empiezan a dividir en grupos. El Bromley juega un escalón por encima, en Conference National, donde todavía no se distingue entre un grupo para el norte y otro para el sur y se encuentran más equipos con jugadores a tiempo completo. Ese es uno de los cambios que está viviendo el non-league football en los últimos años: en quinta y sexta, cada vez se ven más equipos profesionales. No es el caso con el Brackley. Su mediocentro Shane Bryne, por ejemplo, es albañil.

Héroes del non-league football: Margaret Oliver, voluntaria en el Brackley Town. "Nuestros voluntarios han tenido un papel crucial. Si hay un trabajo que tiene que hacerse, ellos lo hacen, así es como funcionan las cosas en este club. Si el campo donde juegan los niños necesita un repaso, un voluntario estará ahí un sábado por la mañana para solucionarlo". Foto: Marcus Mays/TheFA.
Héroes del non-league football: Margaret Oliver, voluntaria en el Brackley Town. “Nuestros voluntarios han tenido un papel crucial. Si hay un trabajo que tiene que hacerse, ellos lo hacen, así es como funcionan las cosas en este club. Si el campo donde juegan los niños (Margaret se encarga de la academia) necesita un repaso, un voluntario estará ahí un sábado por la mañana para solucionarlo”. Foto: Marcus Mays/TheFA.

El Bromley llevó más gente a Wembley que habitantes hay en Brackley: alrededor de 16.000 aficionados. Es normal: representan un municipio del sudeste de la capital que pertenece al área metropolitana de Londres. Tuvieron que cruzar toda la ciudad en diagonal porque el estadio está al noroeste, pero la ocasión merecía la pena. Con estos clubes de non-league sucede que muchos de sus aficionados también apoyan a algún otro equipo en la Football League o en la Premier. Por ejemplo, la hinchada del Stockton, por proximidad, cuenta con muchos aficionados del Middlesbrough. Uno de los seguidores del Bromley presentes en Wembley era Tom Brandy, que es aficionado de otro equipo del sudeste londinense, el Charlton Athletic. Él visualizaba un domingo ideal en Wembley viendo, acompañado por su familia, al modesto equipo de su barrio pelear por un título. “En el metro, un adolescente del Bromley le ha pedido a mi madre su botella de agua para poder hacer pis”, relataba una hora antes del encuentro, “me alegro de que mi narrativa de un día romántico con el Bromley se haya roto tan pronto”, dijo anticipándose a lo que sucedería más tarde. El adolescente insistió pero la madre de Brandy no cedió su botella para esos ordinarios fines. Una vez el metro llegó a la parada de Wembley Park, el chico salió corriendo para no orinarse encima.

Héroes del non-league football: Jim Brown, voluntario en el Bromley. "El Bromley es mi primer y único equipo; nunca he sido aficionado de un equipo profesional. La gente me pregunta, 'Jim, ¿de qué equipo eres realmente?'. Pero es que yo siempre he vivido en Bromley y siempre he apoyado al equipo. Como voluntario, te involucras con el club y de verdad sientes que formas parte. Ser aficionado del Bromley me ha dado muchas alegrías. El club es una parte muy grande de mi vida". Foto: Marcus Mays/TheFA.
Héroes del non-league football: Jim Brown, voluntario en el Bromley. “El Bromley es mi primer y único equipo; nunca he sido aficionado de un equipo profesional. La gente me pregunta, ‘Jim, ¿de qué equipo eres realmente?’. Pero es que yo siempre he vivido en Bromley y siempre he apoyado al equipo. Como voluntario, te involucras con el club y de verdad sientes que formas parte. Ser aficionado del Bromley me ha dado muchas alegrías. El club es una parte muy grande de mi vida”. Foto: Marcus Mays/TheFA.

Volvió a sonar el ‘God Save The Queen’ y entonces arrancó la segunda y última final del día. El Brackley empezó dominando el partido, pero eso no pareció preocuparle a los aficionados del Bromley, que se pasaron unos minutos coreando olés. Este comportamiento no respondía a lo que estaba sucediendo en el césped, sino que tenía que ver con un hinchable con forma de pene que los aficionando se estaban pasando en la grada de un lado a otro. Aunque la broma del pene hinchable pronto dejó de tener gracia, los seguidores del Bromley siguieron entretenidos, esta vez gracias al juego de su equipo, que se metió de lleno en el partido. Pronto se adelantaron, con una gran jugada liderada por su mediocentro Adam Mekki, que asistió a Omar Bugiel. “Mekki es tan bueno… me equivoqué al venderle”, dijo Brandy, refiriéndose a su partida del Football Manager con el Bromley. “Bueno, no sabría decir si es muy bueno o es que los defensas son una mierda”, añadió.

El partido parecía destinado a ser una tercera final consecutiva en Wembley con el mismo guion: un 1-0 a los 20 minutos y nada más. Solo quedaban unos segundos de tiempo añadido. Ya se habían jugado 94 minutos. Entonces, la emoción ausente hasta entonces hizo acto de presencia: un disparo del Brackley se topó con el poste pero el rechace acabó dentro. La media hora de prórroga no rompió la igualdad. El Brackley falló su primer penalti y el Bromley acertó sus primeros cuatro. Los londinenses tuvieron el título en sus manos pero erraron su quinto lanzamiento. El Brackley marcó el suyo y el Bromley volvió a fallar. Su rival no perdonó. Con un gol in extremis y una remontada desde los once metros, el Brackley ganó el FA Trophy.

Foto de portada: Jack Megaw/Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Sí, a las rondas preliminares de la FA Cup acceden equipos de hasta 10ª división. Así que un equipo de 10ª división, por ejemplo, juega su liga, la FA Vase, la FA Cup y alguna copa regional. Pero los equipos que juegan el FA Vase no pueden jugar en el FA Trophy y viceversa.

Deja un comentario

*