Mbappé lidera la revolución

Paris Saint-Germain v ChelseaUEFA Champions League

El París Saint-Germain impresiona. Todavía en fase embrionaria, el juego de los hombres de Unai Emery se nutre del desbordante talento de sus futbolistas de ataque para refrendar sobre el césped las credenciales que se le presuponen. Sin deslumbrar en lo colectivo, donde el cuerpo técnico liderado por el preparador vasco debe ajustar el comportamiento de sus jugadores cuando no poseen la pelota, el equipo de la capital francesa consiguió machacar al Bayern Múnich exprimiendo el talento de sus dos grandes contrataciones veraniegas: Neymar Jr y Kylian Mbappé. Ambos se buscan en la distancia, se saben imparables cuando arrancan en conducción y cuentan con la inestimable colaboración de un delantero generoso tanto en los apoyos como en los desmarques de ruptura a la espalda de la defensa rival: Edinson Cavani. La fricción entre el brasileño y el uruguayo quedó en un segundo plano en cuanto el esférico echó a rodar, y el Bayern terminó pagando los platos rotos. El tropezón en el Parque de los Príncipes debe invitar a la reflexión en la institución germana, pues el proyecto transmite la sensación de encontrarse un tanto estancado tras un lustro de éxitos.

París asistió a un combate desigual, marcado por la apabullante frescura de los de Saint-Germain. En la lucha de lo nuevo contra lo viejo, el irreverente descaro de Mbappé, colosal maltratando a un lateral consagrado como Alaba, levantó a la afición local de sus asientos y marcó el inicio del posible cambio de jerarquía en un continente acostumbrado a recitar prácticamente de memoria los semifinalistas de su máxima competición a nivel de clubes. Anoche, la Ville Lumière se acostó paladeando los primeros sorbos del champán más caro de cuantos haya podido probar, y qué sugerente regusto deja lo bueno cuando además de sabroso es diferente. En el fermento de los Neymar, Mbappé, Verratti o Rabiot, y quién sabe si también en el de Areola, portentoso bajo palos en la primera gran noche europea del PSG, se encuentra el fútbol del mañana. Y se esconde a la vuelta de la esquina.

París Saint-Germain 3 (Alves 2′, Cavani 31′, Neymar 63′)
Bayern Múnich 0

PSG vs Bayern - Football tactics and formations

Carlo Ancelotti relegó al Bayern del pasado al banquillo, simbolizado en las suplencias de Robben y Ribéry, la vieja guardia campeona de Europa en 2013. Se fió de Müller, inmerso en una crisis galopante; apostó por James escorado hacia la banda izquierda, donde el colombiano se diluyó como un azucarillo; y prescindió de un mediocentro posicional, Rudy, en aras de potenciar el dinamismo de su equipo en la zona central, con Tolisso, Thiago y Vidal como ocupantes de la sala de máquinas. La valentía del técnico italiano no dio los frutos esperados, pues a las primeras de cambio Alves aprovechó la excesiva permisividad teutona para descolgarse por sorpresa desde su flanco y asestar el primer golpe. Neymar puso la directa por la izquierda, superó a Thiago en una baldosa, aceleró sorteando rivales con su característico culebreo hasta plantarse en la frontal del área, y allí, donde solo los elegidos logran congelar el tiempo, levantó la cabeza, encontró a su compatriota libre de marca y le cedió un balón franco para comenzar a decantar la contienda.

El mal trago acompañó al Bayern durante los 90 minutos. La necesidad de adelantar líneas resultó nociva para los intereses bávaros, porque en septiembre de 2017 el espacio es hermano de Mbappé, primo de Neymar e íntimo amigo de Cavani. Los alemanes se estiraron e incomodaron a través de centros laterales y jugadas de estrategia a un PSG pasivo en el repliegue. Y el poderío de dos notables cabeceadores como Javi Martínez y Süle a punto estuvo de obtener recompensa. Sin embargo, cada carrera contra su propia portería pronto se convertiría en una tortura china para los dos centrales. En una de las múltiples salidas del PSG, Mbappé agarró la pelota y no la soltó hasta quebrar a todo aquel que salió a su paso. El talento francés combina la aceleración de un velocista con un dominio del qué, el cuándo y el cómo impropio de un chico de 18 años sin más vivencias en su haber que una rutilante campaña en la élite. Cavani recogió el guante y estiró la diferencia a dos goles.

Stadium preparations before during the UEFA Champions League match at Parc des Princes, Paris Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420 16/02/2016
Parque de los Príncipes (Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd).

El paso por los vestuarios apenas alteró el panorama. Ancelotti prescindió de James y Tolisso, dando entrada a Coman y Rudy, pero ninguno logró cambiarle la cara al gigante alemán. Empeñado en acorralar a los hombres de Emery cerca del área, el Bayern plantó de nuevo la defensa en el centro del campo y se jugó su supervivencia a la ruleta rusa, porque controlar las estampidas a campo abierto de Mbappé, Neymar y compañía resultará una quimera incluso para los más cualificados. En una de las múltiples y fulgurantes acciones ofensivas locales, Mbappé tambaleó los cimientos de Alaba y Süle. El galo destrozó la cadera del lateral austriaco, dejó clavado al central alemán y le sirvió a Neymar el tercero de la noche. En pleno éxtasis, la capital de Francia asistió a la graduación del adolescente llamado a liderar la imparable revolución que mantiene en vilo a la UEFA.

París tiene motivos para soñar.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

8 comments

Estupenda crónica. Muchas gracias.
Mbappe, una fiera. Atesora la velocidad de una pantera y la astucia de un zorro. Las maniobras del segundo y tercer gol son fabulosas. Qué descaro. Cuánta sangre fría.
Saludos desde Santiago de Chile.

Bueno en realidad estamos asistiendo a la revolución del dinero, aunque eso ya venía de antes, cada vez se va a ir haciendo más exagerado. Desde ahora va a estar mas claro que el que gana es el que mas dinero se gasta esto es así. Empieza la dictadura de los clubes ricos si es que no lo había ya. La pregunta es… de verdad nos gusta esto?

No quiero llevar la contraria, puesto que el PSG me parecio justo ganador y se jugo a lo que quiso durante los 90 minutos. Sin embargo, considero que el gol tempranero de Alves, la ausencia de Neuer y el escaso acierto en el remate bávaro (justo todo lo contrario q los franceses) condiciono en exceso el choque.
Me aventuraria a decir que fue más un mal partido del Bayern en un aciago día donde nada le salio bien, que un “fin de ciclo” como se atreven a opinar en la prensa hablada y escrita. La vuelta en Munich nos disipara (o no) algunas de estas dudas y comprobarmeos en mejor medida la madurez de este PSG.
Enhorabuena por el artículo.

Me alegraría de la derrota del Bayern normalmente, pero no puedo hacerlo cuando quien gana es un club como el psg en donde todo lo que odio de Bayern se ve a la enésima potencia, calidad tienen, como no, con tanto dinero, pero seguirán siendo para mi un club sin nada que me haga verle jugar.

Carlos, ahora que Guillermo Valverde ha sido nombrado entrenador interino del Bayern, seguirá colaborando con marcadorint? jejeje aka wily sagnol obvio

Ahora en serio, te parece un buen movimiento echar a Ancelotti, teniendo en cuenta la relación que parecía que tenia con parte importante de la plantilla y que su bayern ha ido de más a menos desde que llegó? Crees que Tuchel es el sustituto ideal, por conocer la liga y por estilo muy distinto que puede sacar jugo a los Alaba, Robben, Vidal?

Por favor dejado hablar “maravillas” de ese vendedor de humo de 30 años como entrenador del Bayern. El tal nagelsmann no ha empatado a nadie y este año en Europa ha cosechado humillación tras humillación . En el Bayern no son tan tontos como para cogerlo. Los únicos entrenadores alemanes decentes son Low, Klopp, y Tuchel , fuera de eso, más les vale fichar alguno extranjero .

Deja un comentario

*