París se rinde a Emery en la tragedia del Barça

Unai Emery of Sevilla celebrates during the UEFA Europa League match at St. Jakob-Park, Basel
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
18/05/2016
***UK & IRELAND ONLY***
EXPA-FEI-160519-5012.jpg

París se despierta embriagada por el perfume de una victoria incontestable. El faraónico proyecto del PSG dio el paso al frente buscado con la contratación de Unai Emery en una noche de fútbol para el recuerdo que dejó al aire las vergüenzas de un Barcelona desnortado, sin argumentos individuales ni colectivos para capear el vendaval francés. La superioridad local fue tal que el golpe será de difícil digestión por parte de los hombres de Luis Enrique Martínez: sin la pelota, el Barça se mostró desnudo; con ella, incapaz de encontrar soluciones más allá de fiarlo todo al uno contra uno en banda de Neymar ante Meunier. No se le recordaban a Leo Messi 90 minutos tan vulgares ni uno consigue rescatar una comparecencia tan insípida de Luis Suárez en una cita de este calibre. Y qué decir del centro del campo culé, descosido por Rabiot y Verratti con una facilidad inusitada. Unai, cuestionado por buena parte de su afición hasta hace un par de semanas, les proporcionó a ambos las herramientas necesarias para imponer su estilo y ellos se encargaron de plasmarlo con maestría. La del Barça en París no fue una muerte súbita, sino un envenenamiento progresivo que ni siquiera comenzó en la capital de Francia. Cortocircuitado el tridente, el castillo de naipes blaugrana se disolvió como un azucarillo en un café crème.

La recuperación de Di María y la irrupción de Draxler han completado el rompecabezas de Emery. Al Fideo el aumento de competitividad en la plantilla le ha rejuvenecido de golpe, y el extremo alemán ha caído de pie en la Ville Lumière: el ex del Wolfsburgo mezcla un gusto exquisito para asociarse con el don de transformar en oro los servicios de sus compañeros en momentos calientes de los partidos. Ahora todas las piezas encajan con suavidad, como si de agosto a diciembre el técnico de Hondarribia hubiese decidido recopilarlas en un latoso e ingrato trabajo y con la entrada del nuevo año estuviese recogiendo los frutos de esa minuciosa tarea. Mención aparte merecen los jóvenes Kimpembe y Rabiot, reforzados por sendas actuaciones sobresalientes en un contexto realmente complicado. No solo hicieron olvidar a los ausentes Thiago Silva y Motta sino que su agresividad con y sin balón resultó paradigmática del torrente de fútbol francés.

París Saint-Germain 4 (Di María 18′, 55′, Draxler 40′, Cavani 71′)
Barcelona 0

Barcelona vs Paris Saint-Germain - Football tactics and formations

El Parque de los Príncipes recibió a un Barça con el estimulo de ponerle nota a su fútbol, y el resultado final fue el reflejo del mismo de un tiempo a esta parte. Chirrió André Gomes, incapaz de encontrar su espacio en el engranaje catalán pese a los esfuerzos de su entrenador por hacerle un hueco en el once; pero excusar la derrota blaugrana en la participación del internacional luso o en las dificultades de Sergi Roberto para defender su parcela resulta absurdo cuando los pesos pesados salieron trasquilados de cada envite. Emery atosigó la salida de balón de Luis Enrique desgastando a Cavani y Matuidi, Rabiot mordió como un perro de presa y el Barcelona no encontró soluciones tácticas para deshacerse de semejante incordio. Cada pérdida visitante potenció el mensaje de Unai y orientó el desenlace del partido a la espalda de Busquets. Entre el mediocentro de Badía y la pareja de centrales compuesta por Piqué y Umtiti el PSG construyó el Louvre y los Campos Elíseos. Metros y metros donde Draxler, Di María o Verratti sacaron petróleo cuándo y cómo quisieron. Hasta Meunier se animaría a machacar esa zona en la acción que dio lugar al último tanto de la noche: el belga dejó atrás a Neymar en su propio campo y no encontró oposición hasta pisar el área del Barça, circunstancia que aprovechó para asistir a Cavani. Un bocado suculento para un club con hambre de Europa.

El primer episodio de la eliminatoria consolida al míster del PSG como uno de los grandes estrategas del continente en los cruces a doble partido, más aun en la situación de extrema presión que enturbiaba su figura desde que aterrizó en tierras galas. Superado con regularidad por el Barcelona durante su periplo por Valencia y Sevilla, su pizarra se mostró efectiva en el momento adecuado, cuando la propiedad parisina así lo exigía. La fuerte inversión realizada en el mercado de invierno reclamaba un resultado al que agarrarse para viajar a la Ciudad Condal con la eliminatoria abierta y a la postre la realidad ha superado las mejores predicciones. Frescura, dinamismo, pegada, autoridad, jerarquía, suficiencia… El elogio siempre se quedará corto a tenor de lo visto en el césped del coliseo francés en una de las noches más importantes en la historia reciente del club presidido por Nasser Al-Khelaïfi. Querían hinchar el pecho y lo han conseguido.

Barcelona manager Luis Enrique during a press conference at Ciutat Esportiva Joan Gamper, Sant Joan Despí Picture by Luis Tato/Focus Images Ltd (+34) 661 459 33 04/04/2016
Luis Enrique, en sala de prensa.
Foto: Luis Tato/Focus Images Ltd.

En la orilla contraria y con el orgullo herido, el Barcelona fía su continuidad en la Liga de Campeones a una remontada histórica en el Camp Nou, ardua tarea atendiendo a las dificultades creadas por el PSG en la ida y al refuerzo anímico que habrá supuesto para Emery y compañía golear con rotundidad a uno de los claros candidatos a alzarse con el título el próximo mes de mayo. Lo logre o no, el correctivo recibido en París invita a la autocrítica en Can Barça: la derrota más dura de cuantas ha encajado el proyecto de Luis Enrique Martínez exige una respuesta rápida. Una solución más allá del tridente.

 Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

12 comments

Alguien ha remontado alguna vez un 4-0?, lo mas parecido que recuerdo es el Madrid un 5-1 contra el Mönchengladbach y un 3-0 del Leverkusen contra el Espanol.

El Madrid remontó 6-1 un 3-0 al Anderlecht allá por el 85. Yo estuve en el campo ese día. Hubo alguna que otra más aquella temporada y la siguiente (también estuve en el 4-0 al Gladbach), como al Wacker Innsbruck, al Rijeka, al Inter dos veces, pero si no recuerdo mal ninguna otra de más de tres goles.

Misterchip comentó en twitter que sólo en tres ocasiones se habían remontado cuatro goles en Europa:
1961 Leixoes: un 6-2 a La Chaux-de-Fonds
1984 Partizan: un 6-2 a QPR
1985 Madrid: un 5-1 al Gladbach

Es más, Misterchip apuntó algo más. Y es que nunca nadie en la Champions ha remontado una eliminatoria a doble partido con un 4-0. Dicen que las estadísticas están para romperlas..

Habiamos partidos similares de equipos como el Athletic,Atletico o Real Socidedad, la actuacion del PSG es superior a los antes mencionados y tuvieron mucha mas pegada. El Barcelona venia flaqueando mucho esta temporada.

Impresionante PSG. Me impresionó Rabiot, robando balones, batiendo líneas en conducción… además con elegancia. A ver si sigue progresando porque pinta bien este chaval.

La superioridad del PSG en el centro del campo fue aplastante frente a lo que esperamos del Barcelona, a pesar de que este año no tiene el mismo control en esa zona. Si encima tienes a Di Maria inspirado y Draxler que ha caído redondo en el equipo de Emery, las conducciones se suceden constantemente.
No recuerdo un partido de Messi con tanto error no forzado o errores en zonas peligrosas.
¿Veis la falta de “actitud” del Barcelona como consecuencia de la superioridad táctica y física del PSG o viceversa?

No creo que sea un problema de actitud. El Barça es por lo general un equipo muy inferior en lo físico al resto, lo que pierdes en lo fisico por jugar con Iniesta y Messi, lo equilibran normalmente ellos mismo con la pelota y Busquets en lo táctico, cuando hace falta un plus más, aparece Rakitic como pegamento que hace de todo (ayer no estaba y se noto).

Ayer les pegaron un soberano repaso en todos los aspectos, con balón, sin balón, con presión alta, replegandose el PSG y buscando los espacios. Tampoco creo que sea muy sorpresivo lo que hizo Emery, lleva haciendo lo mismo con el Sevilla tres años, solo que lo hizo con jugadores top que vestian camiseta de equipo top, y estos no perdonan. Si eso lo sumas a un mal día de Messi, te queda lo de ayer

Creo que lo del Barça viene marcado en una gran parte por lo mental. Se nota cansancio, desgaste, desde el banquillo pasando por jugadores claves. En esas situaciones tus estrellas te pueden salvar partidos una vez, pero no siempre.

Partidazo del PSG que barrió al Barsa. Parece que por fin Draxler encuentra regularidad, se está saliendo en el PSG, quizás fuera cuestión de que por fin jugara en un buen equipo.

Aunque algún palo me voya a llevar (me da igual), que acabado está Iniesta, como le prtoege la prensa..dan palos a cualquier jugador del Barsa, menos a él, que lleva un bue tiempo sin hacer nada y ya tiene sus años.

Le ha salido tan sublime todo al PSG que el Barça apagó con el shock el cerebro y por consiguiente desconectaron las piernas. El PSG fue como si saliera una barra de caramelo con manivela. Perfecta, sincronizada y toda son ningún defecto. Noches que se recordarán. Tanto en Can Barça por un azote no recibido desde hace mucho en Europa y el club parisino como dices Carlos “saca pecho”. Parece que con Emery pueden soñar..

Impresionante ayer el PSG. Probablemente ni el más optimista hubiera creído que los parisinos iban a dejar prácticamente resuelta la eliminatoria en el partido de ida.

Fascinante ayer Rabiot y Verratti. Se comieron al centro del campo culé tanto defensiva como ofensivamente. Con que facilidad desmontaban la presión culé con solo un pase a la espalda de los interiores.

Mención especial a Unai Emery. Me costaba entender las críticas en Noviembre porque el vasco es un entrenador que a partir de Enero es cuando empieza a obtener resultados gracias a que sus equipos vuelan, y ayer demostró que su PSG puede decir cosas en esta Champions. No soy objetivo con él porque me gusta mucho, pero me alegra que un tipo tan trabajador obtenga su recompensa.

Deja un comentario

*