Partido Polish Boyfriend: Cuando se pueden ganar ligas en ciudades pequeñas de Dinamarca

Norgaard ha sido el mejor jugador de Dinamarca en el Europeo sub-21. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Hace 10 años en Dinamarca se modificó el mapa municipal de todo el país, fusionando poblaciones vecinas para crear nuevos territorios que permitieran una mejor gestión. En Dinamarca generó polémica una reestructuración de territorio que, quizás, no hubiera sido posible en España o Italia, pues se trataba de fusionar pueblos vecinos. Y ya se sabe que no todos los vecinos mantienen buenas relaciones. Una de las urbes que apareció citada en los primeros trabajos fue Brondby, una ciudad de unas 35.000 personas muy cerca de la capital, Copenhague. Cuando se supo que existía la posibilidad de dejar de ser una ciudad para ser incorporada a la capital, en la calle aparecieron pegatinas y pintadas. Se recogieron firmas e incluso llegó alguna amenaza. Brondby no entró finalmente en la remodelación y sigue siendo una urbe independiente. Una ciudad conocida, sobre todo, por su equipo de fútbol.

Durante muchos años, la pequeña Brondby ha sido mucha más que la capital Copenhague en los terrenos de juego. Su club, el Brondby IF, ganó 10 ligas entre 1985 y 2005, y se convirtió en un referente con buenas actuaciones en Europa. Cosas de Dinamarca, detrás de cada éxito solemos encontrar una fusión. Y ese era el caso del Brondby, pues el club había nacido en 1964 cuando se unieron los dos equipos locales, uno de ellos en sexta y el otro en octava. Clubes modestos que, unidos, empezaron a ascender. En 1973, un jugador del club, Per Bjerregaard, asumió el cargo de presidente por petición de los socios y apostó por un entrenador llamado Finn Laudrup. Había sido jugador internacional y era un tipo atrevido. Laudrup llegó a ser jugador-entrenador del club, jugaba con el hermano de su esposa, Ebbe Skovdahl, en el equipo, y apostó por un juego ofensivo con el que el Brondby llegó a Primera. Además, Finn Laudrup incorporó a las categorías inferiores del Brondby a sus dos hijos, Michael y Brian Laudrup. Gracias a los Laudrup, el Brondby se convirtió en un gigante. E incluso llegó a construir un estadio con capacidad para el 90% de la ciudad, pues mucha gente de otras zonas se subió al carro.

Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 01/02/2014 Manager Michael Laudrup of Swansea City during the Barclays Premier League match at the Boleyn Ground, London.
Michael Laudrup hizo famoso al Brondby. Foto: Focus Images Ltd.

Aunque en 1992, al Brondby le surgió un problema muy grande. Ese año, cuando el Brondby era el mejor equipo del país, en Copenhague nació un nuevo club de fútbol después de la fusión del KB (Kjøbenhavns Boldklub), ganador de 15 ligas, y el B-1903 (Boldklubben 1903), ganador de 7 ligas. Correcto, otra fusión, aunque esta entre equipos grandes, no como en el caso del Brondby. La idea era acabar con unos años malos en los que la capital no tenía un equipo lo suficientemente poderoso para competir con el Brondby. La fusión funcionó y el Copenhague ha ganado 11 de las últimas 18 ligas danesas. La primera de las doce ligas de su palmarés llegó ya en 1993, en el segundo año de vida del club, que se quedó la plaza del Boldklub y aprovechó una ampliación para debutar ya en Primera… con título. Durante algunos años, el Brondby siguió por delante, ganando la liga en 1996, 1997, 1998, 2002… aunque poco a poco, el peso de tener un rival con toda la capital detrás los aplastó. Había nacido una nueva rivalidad, con un derbi en ocasiones violento (estos años hemos visto peleas, bengalas, muñecos ahorcados, tifos en los que se pide incendiar una ciudad y ratas muertas lanzadas al adversario). Además, el Brondby se había convertido en el primer club danés en cotizar en la bolsa, operación que salió mal y dejó el club con deudas.

La situación fue tan compleja que el Brondby, esta última década, rozó la desaparición en dos ocasiones. En la primera ocasión, por culpa de la salida a bolsa. En la segunda mucho tuvo que ver el empresario Jesper Nielsen, un tipo que con 25 años trabajaba en una gasolinera, hasta que con un amigo empezó a vender joyas de imitación que compraba en Italia. La cosa funcionó y Nielsen empezó a ganar dinero, comprando los derechos en Dinamarca de marcas de joyas importantes. Con parte de su negocio en Alemania, Nielsen tenía un imperio comercial con centenares de trabajadores a sueldo. Apasionado del balonmano, sus empresas patrocinaron al Rhein-Neckar Löwen alemán y también al AG Copenhaguen, club que finalmente compró. Nielsen, que había sido jugador de balonmano en Tercera, consiguió que el equipo danés fuera una de las grandes potencias del continente, aunque también lo arruinó con su mala gestión. Y en 2012, el club sufrió una bancarrota y desapareció. Pues bien, lo mismo casi sucedió con el Brondby, pues la empresa de Nielsen era el principal patrocinador del Brondby. Nielsen se peleó con la directiva, presidida aún por el mismo Per Bjerregaard de los años 70. Y rompió el contrato de patrocino de forma unilateral, dejando al club sin poder pagar deudas. Aunque Bjerregaard presentó una denuncia, la ganó y Nielsen fue condenado a pagar dinero al Brondby.

Riyad Mahrez of Leicester City (right) scoring during the UEFA Champions League match at the King Power Stadium, Leicester Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264 18/10/2016
El Copenhague se ha convertido en el principal dominador del fútbol danés en los últimos años y es un habitual en la fase de grupos de la Champions. Foto: Focus Images Ltd.

En los últimos años, Bjerregaard, ya anciano, se ha ido de un club que en 2013 se salvó del descenso con un gol en el minuto 90 de la última jornada. Ese verano, el club anunció que aceptaba la llegada de una empresa liderada por el empresario Aldo Petersen, un tipo que había intentado comprar el Brondby unos años atrás, formando equipo con Peter Schmeichel, el antiguo portero del club y del Manchester United, aunque la afición lo había evitado porque entonces Aldo Petersen ponía dinero como patrocinador en el Copenhague. En 2013, la afición finalmente aceptó su llegada con la condición que un representante de los hinchas formara parte del consejo administrativo. Aunque en 2013 llegó otra novedad, cuando después de un acuerdo de patrocinio con una casa de apuestas, Jen Bech Andersen se convirtió en el nuevo presidente del club, mejorando la situación económica y apostando por el entrenador alemán Alexander Zorniger. Y poco a poco, el Brondby ha mejorado. Tanto, que este año sueña con ganar la primera liga en 13 años.

Jueves 19 de abril, Midtjylland 2-3 Brondby

Su adversario en esta lucha por ser campeón es, precisamente, el rival esta jornada. El Midtjylland, un club nacido, cómo no, después de una fusión. En este caso, en 1999 después de la fusión del Ikast FS y el Herning Fremad, dos clubes de dos pequeñas ciudades vecinas separadas por menos de 12 kilómetros. Dos clubes pequeños pese a que el Ikast había llegado a ser tercero en Primera en 1990. Y aprovechando una plaza en Segunda, en 12 meses el FC Midtjylland ya ascendió a Primera. Entonces el presidente era Johnny Rune, un empresario local con un negocio de carpintería que se mostraba seguro de las posibilidades de este nuevo club. Tenía buen olfato. Campeón de liga en 2015, este club se ha convertido en un modelo de buena gestión, pues de sus filas han salido jugadores como Viktor Fischer, Simon Kjaer, Morten Skoubo o Mohamed Zidan. La idea del club fue crear una red de clubes en su zona, en el centro de Jutlandia, para poder captar talento en esta red de más de 150 clubes. Además, tiene un acuerdo con clubes nigerianos para potenciar talento de este país. Y es un club apasionado de las matemáticas.

Midtjylland.
El Midtjylland ganó la liga en 2015. Foto: MarcadorInt.

En 2014, el empresario inglés Matthew Benham se convirtió en el máximo accionista. Benham, propietario del Brentford de Londres, ha importado su modelo de estadísticas deportivas. Este inglés se enriqueció con un método matemático para acertar resultados. Y ha acabado poniendo su dinero en clubes, introduciendo sus métodos. El club marca la mitad de sus goles en jugadas de estrategia, tiene bases de datos, analistas informáticos sobre la forma de golpear la pelota y un sistema de estudio del rival que los jugadores se llevan a casa en DVD. Así llegó la primera liga de un club. Y este año, sueñan con la segunda.

El partido, pues, era clave. La última derrota en liga del Brondby fue el 20 de agosto del 2017. Y había ganado 7 de los últimos 8 partidos, el último el gran duelo con el Copenhague con un gol de falta en los últimos minutos. Y el Midtjylland había perdido solamente uno de los últimos partidos de liga, precisamente contra el Brondby. A falta de 7 partidos, y con los equipos empatados a puntos, el duelo era vital. Y el Brondby remontó un 2-0 en contra, con dos de los tres goles en los últimos diez minutos. Todavía quedará un nuevo duelo directo, el 14 de mayo en el campo del Brondby.

Foto de portada: Norgaard, una de las estrellas del Brondby, en un partido con la selección sub-21 de Dinamarca. MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

2 comments

Sigo al Midtjylland desde hace años y por extensión la liga danesa y hay que decir que es el primer año que se hace playoff por el titulo y en los duelos directos el brondby esta demostrando un poder goleador bastante serio. Mukhtar y Pukki hacen mucho daño atacando desde las bandas.
Del Midtjylland destacaria al joven delantero Wikheim y la experiencia de Poulsen junto con la vuelta de Sviatchenko (cedido por el celtic) que apuntala el centro de la defensa. Del equipo de Herning tambien salió un tal Pione Sisto que este año ha estado espectacular en el Celta

Deja un comentario

*