Partido Polish Boyfriend: Fatih Terim contra Arda Turan con la liga en juego

Fatih Terim, head coach of Turkey during the International Friendly match at SRC Stozice, Ljubljana
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
05/06/2016
***UK & IRELAND ONLY***
EXPA-SLO-160606-0180.jpg

“Dónde lo habíamos dejado?”, puso en Twitter Fatih Terim cuando aceptó volver a entrenar a su Galatasaray. Por cuarta vez en su larga trayectoria, el veterano entrenador, de 64 años, aceptó la propuesta del club donde es considerado una leyenda. Bajo su mirada y gestión, el club con más hinchas de Turquía ha ganado seis ligas, una UEFA y una Supercopa de Europa. Terim se puso a trabajar después de la destitución del croata Igor Tudor, defenestrado cuando perdió un partido contra el Yeni Malatyaspor, equipo en zona de descenso. Pese a que llegó a gozar de un colchón de 8 puntos, el Galatasaray perdió el liderato ese día y Tudor, su trabajo. Así que el Galatasaray acudió a los viejos remedios: llamada a Terim. Y con Terim, el equipo recuperó el liderato, cómo no, aunque justo esta semana lo perdió, después de una derrota en Ankara, sobrepasado por el segundo clasificado, el Estambul Basaksehir. Esta jornada ambos se enfrentan con mucho en juego, pues se trata de los dos primeros clasificados. El Galatasaray, si gana, recuperaría la primera posición y caminaría hacia su liga número 21, siete de ellas con Terim, rompiendo dos años de dominio del Besiktas. Si gana el Basaksehir sería la primera liga de esta entidad. En las últimas 33 temporadas, la liga siempre ha sido ganada por uno de los tres grandes, Galatasaray, Fenerbahçe o Besiktas, con la excepción del Bursaspor en 2010. El reto del Basaksehir, pues, es grande. Aunque no le faltan argumentos para creer que puede ser campeón.

Domingo 15 de abril, 18:00h, Galatasaray-Istanbul Basaksehir

Hablamos de un club propiedad del ayuntamiento de Estambul, fundado en 1990 con el nombre de SKI SK. Entonces era el equipo de la compañía de aguas del Ayuntamiento, jugaba en un estadio con capacidad para 500 personas y estaba pensado para dar un espacio deportivo a los trabajadores de la empresa. Aunque, poco a poco, consiguió algunos ascensos y el Ayuntamiento lo potenció porque entendió que podía ser un proyecto ambicioso. Entonces el alcalde era un tal Erdogan… el actual Presidente turco. Por el camino pasó a ser el Estambul Büyükşehir (o sea, equipo del Ayuntamiento) hasta que finalmente ascendió el 2007 a Primera y pasó a jugar en el estadio Olímpico Ataturk, el estadio más grande de Turquía. Hasta el verano de 2014, cuando inauguró su propio estadio con un nuevo cambio de imagen calculado. El club fue bautizado con otro nombre, Estambul Basaksehir, el nombre de un barrio, Basaksehir, donde espera poder sumar cada vez más hinchas. Una zona de barrios creados por el Ayuntamiento en lons años 60 y 70 para dar vivienda a los ciudadanos que llegaban de Anatolia buscando trabajo. Zonas pobres potenciadas por el Ayuntamiento donde el club puede crecer gracias al apoyo de las instituciones políticas, encantadas de tener un equipo moderno, aunque a la vez, fiel al poder de Erdogan, quien no se tomó demasiado bien que muchos hinchas del Galatasaray, Fenerbahçe o Besiktas se opusieran a sus medidas para mandar con puño de hierro en Turquía.

Supporters during a Pro Turkish President Erdogan Rally following a failed coup attempt at Cologne, Germany Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 31/07/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-160731-0031.jpg
El Basaksehir es un club muy ligado a la figura de Erdogan. Ciudadanos de origen turco apoyan al presidente otomano en una manifestación en Colonia. Foto: Focus Images Ltd.

El Basaksehir, que incluso ha creado su equipo de baloncesto (este año ha debutado en Europa) y tiene el apoyo de empresarios afines al poder político, se ha convertido en un símbolo de la nueva Turquía, capaz de hacer sufrir al Sevilla en la previa de la Champions y amenazar ahora al Galatasaray de Fatih Terim, pese a que su estadio, en Basaksehir, se llama precisamente estadio Fatih Terim. El estadio fue bautizado con el nombre del considerado mejor entrenador turco de todos los tiempos pese a que no tiene relación ni con el club, ni con el barrio. El partido inaugural de este estadio, por cierto, enfrentó a una selección de viejas glorias con un equipo de famosos entrenados por el mismo Fatih Terim. En el estadio bautizado con su nombre, Terim dirigió a actores, periodistas y el mismo Presidente Erdogan. El hombre que potenció al İstanbul Büyükşehir en su momento. Erdogan, jugador amateur en su juventud, marcó tres goles con ese equipo formado también por al alcalde de la ciudad y el hijo de Erdogan.

El Galatasaray, pues, ha perdido puntos las últimas temporadas en un estadio bautizado con el nombre de su mejor entrenador. Y el Basaksehir le puede quitar una liga al hombre que ha dado nombre a su estadio. Un guion curioso que puede ser aún más complejo si marca un gol Arda Turan, pues el exfutbolista del Atlético de Madrid y el Barça, hincha confeso de un Galatasaray en el que fue recogedor de pelotas de niño, quería volver a casa y acabó peleado con la directiva del club cuando estos no hicieron un esfuerzo económico. Al final, acabó cedido en el Basaksehir, que tiene opción de compra. Arda Turan ha metido algún gol (el primero se lo dedicó a las tropas turcas que por orden de Erdogan han intervenido contra los kurdos en Siria) aunque en los primeros partidos solía ser suplente en un equipo con viejas glorias como Emre Belozoglu, Gael Clichy o Emmanuel Adebayor. Las últimas jornadas, ha sido titular en las victorias de un equipo en racha. Igualmente, de momento el retorno de Arda a Turquía está dando más titulares fuera del campo, como cuando se casó hace pocos días con su pareja, Aslihan Dogan, en una sencilla ceremonia con el presidente Erdogan de testigo. Esta semana, el jugador insultó a periodistas, a los que gritó que les sacaría los ojos, precisamente cuando le preguntaron a su esposa por lo sencilla que había sido la boda. Arda, que siempre se ha declarado admirador de Erdogan, ha acabado en un club donde la figura del presidente es reverenciada.

Arda Turan ha recalado en el Basaksehir, donde juega cedido por el Barcelona. Foto: Focus Images Ltd
Arda Turan ha recalado en el Basaksehir, donde juega cedido por el Barcelona. Foto: Focus Images Ltd

La relación de Erdogan con el Galatasaray es más compleja. Los grupos radicales del club participaron en las protestas contra su gestión en 2012, cuando una manifestación para defender un parque público, en Gezi, acabó con centenares de detenidos o heridos, y los hinchas de Galatasaray, Fernabehçe o Besiktas unidos defendiendo libertades que Erdogan ha eliminado. La represión ha sido dura y muchos hinchas acabaron en la cárcel o expulsados de los campos. Erdogan ha llegado a pedir al Galatasaray que busque otro nombre para su estadio, llamado Türk Telekom Arena, pues consideró que la palabra Arena es “latina y no propia de la lengua turca”. La presión fue tan fuerte que el estadio ahora se llama “Türk Telekom Stadi”. Y este año, la Federación y el gobierno investigan una pancarta antes del derbi contra el Fenerbahçe, cuando al lado de una imagen de Sylvester Stallone en Rocky, se pudo leer “Ellos parecen grandes porque estás arrodillado, ¡levantate!”. Miembros del gobierno dijeron que se parecía demasiado a un poema que usó el líder religioso y político Fethullah Gülen, ahora exiliado fuera de Turquía. Además, Gülen vive en Filadelfia, la ciudad de Rocky, ¿Una casualidad? Gülen fue un aliado de Erdogan, aunque luego pasó a ser crítico con el Presidente y este inició una campaña de persecución a sus seguidores, afirmando que era la mente pensante del intento de golpe de estado contra Erdogan del años 2016. Erdogan acusa a los seguidores de Gülen de formar parte de una secta. El Galatasaray se ha defendido diciendo que es una acusación ridícula y tendenciosa.

En un deporte turco cada vez más politizado, algunos de los mejores deportistas han acabado divididos. Si Arda Turan defiende a Erdogan, Hakan Sukur, héroe del Galatasaray campeón de la UEFA con Terim, vive exiliado en Estados Unidos por ser partidario de Gülen. Y el padre de Hakan Sukur se encuentra encarcelado. Detrás de un partido con la liga en juego, se esconden muchas historias cruzadas. Y Arda Turan y Fatih Terim se encuentran, ahora, en equipos opuestos. Aunque a nivel político, no sea así.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

6 comments

Que historia tan interesante, antes de leer el articulo pensaba que era una cenicienta contra un gigante y no es tan asi, la cenicienta no es tan simpatica ni el gigante tan ogro; pero bueno apegandonos a lo estrictamente deportivo siempre sera bueno ver nuevos campeones, le da frescura a cualquier competicion, el unico pero que le pondria es que es un equipo de Estambul, ciudad acostumbrada a ver campeones, seria mas bonito ver campeon a un equipo de otra ciudad, en Espana seria estupendo ver campeon a un Rayo, Getafe o Espanol; pero seria todavia mejor ver campeon a un Celta, Granada, Villareal, etc.

Solo un comentario. El cambio de nombre del estadio fue a nivel nacional, no solo para el Galatasaray. Todos los equipos que denominaban a su estadio como Arena han tenido que ceder al cambio.

Lo siento es que leí comentarios antes de leer, pero ya vi el porque tuvieron que cambiar Arena

Salvando todas las distancias, me recuerda a equipos como Arsenal (Sarandí) del fútbol argentino. Bancado por un líder político como Grondona y que solo comenzó a caer una vez que falleció Don Julio. En el medio, logró una liga, una Copa Argentina e incluso una Copa Sudamericana. Un caso similar puede darse con Barracas Central, el club del ascenso de Chiqui Tapia, actual presidente de AFA; o Agropecuario de Carlos Casares, equipo de un empresario que ya está en la segunda división. Son casos complejos e interesantes a la vez.

Deja un comentario

*