Partido Polish Boyfriend: El futbolista en activo con un club con su nombre jugando en Primera

London - Tuesday, March 16, 2010: Yury Zhrikov (18) of Chelsea defends from Goran Pandev (27) of Inter Milan as Ross Turnbull (22) of Chelsea slides out and misses the ball during the Champions League match between Chelsea and Inter Milan at Stamford Bridge, London. (Pic by Andrew Tobin/Focus Images)

El fin de semana del 22 y 23 de mayo, el macedonio Goran Pandev era un tipo feliz. A sus 34 años, el que fuera campeón de Europa con el Inter marcó un gol con el Genoa contra el Hellas Verona. Era su cuarto gol de la temporada, e importante porque permitía al Genoa alejarse de la zona de descenso. Ese mismo fin de semana, Pandev siguió atentamente como después de 14 partidos consecutivos sin ganar, el equipo de su ciudad natal, Strumica, derrotaba por 0-2 al Skopje. Alejándose, como el Genoa, de la zona de descenso. Pandev mandó una nota de voz a los jugadores del club, y estos, satisfechos, supieron que el jefe estaba feliz. El jefe, sí, porque el equipo se llama Akademija Pandev. Sí, lo fundó Pandev.

Goran Pandev debe de ser uno de los pocos jugadores de la historia que, en activo, puede enfrentarse contra un club que lleva su nombre y ha fundado él mismo. Complicado, pues el Genoa no se meterá en competiciones europeas y el Akademija tiene pocas opciones. Aunque, técnicamente, la opción existe. Pandev fundó este club en el año 2010 como una Academia de formación de jóvenes jugadores, aunque lo acabó federando en la cuarta división macedonia en 2014. Y en cuatro años llegó a Primera. Además, en el año de su debut, ha evitado el descenso.

Pandev jugó en varios clubes italianos: Inter, Genoa, Nápoles... Foto: Focus Images Ltd.
Pandev ha jugado en varios clubes italianos: Inter, Genoa, Lazio, Nápoles… Foto: Focus Images Ltd.

Así pues, Pandev cierra un círculo. Le devuelve a su ciudad la gloria, como si fuera una forma de mostrar la gratitud, ya que con 17 años, se largó de Strumica, una ciudad de unos 100.000 habitantes no muy lejos de la frontera con Grecia y Bulgaria. Pandev debutó en el club local, el FK Belasica, con 16 años. Y un ojeador del Inter lo fichó por 250.000 euros en 2001. Con 17 años, el macedonio ganó la liga primavera y el prestigioso torneo de Viareggio con el Inter, aunque después de dos cesiones al Ancona y el Spezia, se marcharía a la Lazio. Tras cinco temporadas en Roma, volvió al Inter y tocó el cielo con Mourinho, con el triplete. Después llegaron experiencias en el Nápoles y el Galatasaray. En 2015 fichó por el Genoa.

Su Academia la fundó en 2010. Cuando la vida le sonreía. Ese año, después de seis meses sin jugar por una disputa sobre su contrato con la Lazio, ganó la Champions, la Serie A, la Copa, la Supercopa italiana y el Mundial de clubes con el Inter. Convertido en el tercer macedonio en ganar una Champions, Pandev recibió premios del gobierno, del ayuntamiento de Strumica y, en la cresta de la ola, creó la Academia. Cómo no, usó sus contactos italianos para que el club jugara cada año en el torneo de Viareggio. Incluso ha fichado jugadores italianos veteranos para dar nivel al primer equipo y acompañar a los chicos de la casa.

Miércoles 16 de mayo, 16:30h, Vardar-Akademija Pandev

En 2012, el FK Belasica, el club donde se había fundado, descendió de Segunda a Tercera por culpa de diversas deudas. La afición se peleaba con la directiva, las gradas del estadio Mladost no se llenaban y Pandev decidió apostar fuerte con el apoyo de dos empresarios locales: federó un primer equipo de su Academia para dar salida al fútbol profesional a los jugadores de la casa y, de paso, dar una ilusión a la gente de Strumica. Fue un éxito. Cada año el equipo ascendió y en 2015 llegó a derrotar al FK Belasica en un derbi inédito que dividió los corazones de la población.

Aunque en 2015 el FK Belasica fue comprado por un luchador de kickboxing, Slavcho Vaskov-Pinda, y empezó a devolver el dinero pendiente. Además, ascendió a Segunda y lidera la clasificación. Así que la próxima temporada tendremos derbi en Primera. Y derbi caliente, ya que en verano de 2017 el equipo de Pandev decidió ir a jugar a un pueblo cerca de la ciudad, Turnovo, pues no aceptó el precio del alquiler del estadio que imponía el Belasica, propietario del estadio Mladost. El club presidido por Vaskov-Pinda pedía 1.200 euros por cada partido de liga y la polémica acabó con Pandev enfurecido.

El Akademija, pues, ha estado jugando en el estadio Kukush de Turnovo, un pueblo de 6.000 habitantes con un campo decente, pues hace unos años, su equipo, el Horizont Turnovo, llegó a jugar en Europa y fue subcampeón de liga, cuando sorprendió a todos gracias al dinero de un empresario local. Ahora, arruinado, anda en Tercera. Y el Akademija juega en su campo en espera de inaugurar su propio estadio. Después de años sin equipos en Primera, en Belasica tendrán un derbi en Primera con un club fundado por el mejor jugador del siglo XXI en Macedonia. Y el otro propiedad de un campeón de kick-boxing. No parece buena idea enfrentarse con este tipo, que suele dar charlas motivadoras a sus jugadores antes de los partidos.

Ganar la liga, cosa de empresarios de fuera

Esta jornada, el Akademija juega contra el equipo más grande del país, el Vardar Skopie. El gran club de la capital. El Vardar es el equipo grande. Campeón de copa en 1961, jugó más de 1.000 partidos en la primera yugoslava. Con la independencia de Macedonia, se convirtió en el símbolo de los macedonios de la ciudad, o sea, de los cristianos ortodoxos que reivindican la identidad macedonia en una ciudad con una gran parte de la población albanesa y musulmana. Estos colectivos animan al Skhupi, en un derbi del que ya hablamos en su momento.

El Vardar acabará segundo la temporada, por detrás del Shkendija, el gran equipo de los albaneses de Macedonia, con sede en la ciudad de Tetovo. Macedonia siempre ha sido un país difícil de entender, rodeado de naciones que afirman tener derecho sobre sus tierras: serbios, búlgaros, albaneses y griegos han considerado que esta región no dejaba de ser una provincia o una parte de su país. La gran polémica es con Grecia, pues los griegos presentaron quejas una y otra vez contra la existencia de un Estado de mayoría eslava que se llamara así. Según ellos, Macedonia es una provincia helena, con capital en Salónica. Por este motivo, el nombre oficial del país es “Antigua República Yugoslava de Macedonia”, como trampa para diferenciar el Estado de la provincia griega. La guerra de los mapas explica la realidad. Aún hoy, las negociaciones entre Atenas y Skopie sobre la cuestión del nombre de Macedonia avanzan lento, con millares de griegos manifestándose contra su gobierno cuando este intentó negociar con Macedonia. Un país que busca un futuro con el 22% y el 28% de la población albanesa, muchos de ellos soñando con romper por la mitad Macedonia y crear un estado albanés grande. Por eso los partidos contra equipos albaneses, como el Shkendija o el Shkupi, suelen ser calientes. Durante años, en la zona de Tetovo la violencia dejó centenares de muertos, con los cascos azules intentando controlar una situación explosiva.

Picture by Mike Griffiths/Focus Images Ltd +44 7766 223933 11/10/2013 Macedonia fans during the 2014 FIFA World Cup Qualifying match at the Cardiff City Stadium, Cardiff.
Macedonia siempre ha sido un país difícil de entender. Foto: Focus Images Ltd.

Y el club que defiende una idea de Macedonia fuerte y unida es el Vardar, que no suele llevar bien perder la liga, y más después de la llegada del empresario ruso Sergey Samsonenko, quien compró el club, convirtiendo al Vardar de balonmano en campeón de Europa. Al equipo de fútbol lo metió en la fase de grupos de la Europa League, ilusionando a una hinchada que ha acabado triste con este subcampeonato. Samsonenko, natural de Rostov, vive en Macedonia en parte porque en Rusia investigan un posible fraude fiscal de su principal empresa, una casa de apuestas. El Shendija de Tetovo, por su parte, gana ligas gracias al dinero de Lazim Destani, un tipo nacido en una aldea cercana de Tetovo, en la comunidad albanesa. En los años 70 emigró a Alemania y se convirtió en un empresario de éxito gracias a una agencia de viajes que fomentó las rutas entre los Balcanes y Alemania. Convertido en un magnate, invierte dinero en la comunidad albanesa de Macedonia. Y convierte al Shkendija en el gran rival del Vardar, en un duelo en el que se miran a los ojos dos comunidades condenadas a vivir juntas. Si algunas rivalides son centenarias, otras, como sucede con Pandev y Vaskov-Pinda, son nuevas. Nada es sencillo en el fútbol macedonio.

Foto de portada: Andrew Tobin/Focus Images.

Related posts

3 comments

Mr. Padilla, será el 22-23 de Abril no? (de hecho creo que fue lunes….)

Fdo: Un admirador y fiel lector de todo lo que escribe 🙂

Muy buen artículo Toni! Solo un pequeño apunte, en un momento del artículo dices literalmente que “… en Belasica tendrán un derbi en Primera…” cuando en realidad Belasica es el nombre de uno de los equipos de Strumica.

Qué compleja Macedonia y qué compleja Europa. Y qué apasionante. Gracias una vez más, Toni. Interesante no, lo siguiente.

Deja un comentario

*