Partido Polish Boyfriend: La ciudad nacida en 1966 contra los ateos centenarios

The home fans get behind their team before the International Friendly match at Celtic Park, Glasgow
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
18/11/2014

No es fácil vivir a la sombra de gigantes. Aunque se puede encontrar un placer en ello. Algunos disfrutan formando parte de grandes grupos, de mayorías. A otros les gusta encontrar espacio, tener poca compañía. Existe esa gente que nunca ha votado un partido que gana elecciones, o ni siquiera se mete en el Parlamento. Los que escuchan grupos que, con suerte, llenan un bar con 55 personas. Y los que siguen equipos que andan en categorías regionales. O los que aman un club que puede llegar a Primera, aunque incluso en los partidos de casa el equipo rival traerá más gente.

¿Y existe un mejor lugar en el mundo para amar a un club pequeño que Escocia? Seguramente, sí. Aunque nos da igual. Nos gusta el fútbol escocés. Paisajes preciosos, campos viejos aunque bonitos, ese acento cerrado que en ocasiones te permite el placer de estar charlando 30 minutos con alguien y no entender nada. Cerveza, pubs con gente de mejillas rosadas que te abraza. Buena música. Buena tierra.

En Escocia, el play-off que decide el último equipo que jugará la próxima temporada en Primera enfrenta dos equipos con personalidad. El Ross County de Dingwall bajó en la última jornada dejando a las Highlands sin equipo en Primera, pues su lugar lo ocupa el Saint Mirren, de cerca de Glasgow. Y la última plaza se decide entre el Partick Thisle, de Glasgow, y el Livingston, de una ciudad cercana a Edimburgo. Sus hinchas viven rodeados de hinchas del Celtic y el Rangers. O el Hearts y el Hibernian, aunque ellos han elegido sufrir de otras formas.

El Patrick Thistle es un club de Glasgow a la sombra de Rangers y Celtic. Foto: Marcadorint/David Fernández.
El Patrick Thistle es un club de Glasgow a la sombra de Rangers y Celtic. Foto: Marcadorint/David Fernández.

No es fácil ser hincha del Livingston, por ejemplo. En una tierra, Escocia, en la que casi todos los clubes tienen 120 años, con viejas batallitas que contar, este club no tiene tanta historia. Y en una tierra con tanta historia, ni la ciudad tiene demasiada historia. Bueno, la tiene. Aunque poco romántica. Livingston, situada al sur de Edimburgo, es una ciudad creada en los años 60 dentro de un plan de promoción de la industria local. Antes existía un pequeño pueblo llamado también Livingston, aunque se considera la ciudad como una creación moderna y organizada. En los años 40, después de la guerra, Glasgow crecía demasiado rápido, así que el gobierno inició un proyecto para crear ciudades residenciales nuevas, más ordendas. Las primeras fueron East Kilbride, Glenrothes, Cumbernauld e Irvine, cerca de Glasgow. La quinta fue Livingston, cerca de Edimburgo, para favorecer un crecimiento sostenido, usando los trenes y las autopistas. Las primeras familias llegaron en 1966 a esos nuevos edificios, que parecían modernos entonces y ahora nos parecen feos.

Durante años, decir que eras de Livingston dejaba a la gente indiferente. Hasta que en 2001 su equipo ascendió a la Premier. Un equipo joven, pues no dejaba de ser un club amateur de Edimburgo llamado Ferranti Thistle que en 1995 fue trasladado a Livingston. Inicialmente el Ferranti Thistle era el club de una fábrica de ingeniería fundada por Sebastian Ziani de Ferranti, un empresario hijo de un matrimonio entre un italiano y una escocesa. Cuando la fábrica empezó a perder dinero, el club pareció perder el rumbo. Y acabó en Livingston. La ciudad no tenía club profesional y el ayuntamiento lideró este proyecto con empresarios locales. Fueron años maravillosos, pues el club ganó la Copa de la Liga (2-0 al Hibernian en la final), acabó tercero por detrás de Celtic y Rangers, y se metió en la Copa de la UEFA (superó el primer turno contra el Vaduz de Liechtenstein antes de caer con el Sturm Graz austríaco). En el año de su debut, arañaron empates contra Celtic y Rangers ya en sus primeras seis jornadas. Y lo hicieron con cuatro españoles en el equipo: el portero Sanchez Broto, el defensa Óscar Rubio, el delantero David Fernández y el centrocampista Quino Cabrero. Y el argentino Rolando Zárate, trotamundos al que vimos en media liga española.

Domingo 20 de mayo, 16:30h, Patrick Thistle-Livingston

La alegría duró poco. En tres años, el club estaba arruinado. Después de los años en el cielo, llegaron los años en el purgatorio. El club sufrió dos bancarrotas, acabó en cuarta y, poco a poco, recuperó su sitio devolviendo las deudas gracias a empresas locales. En 2015 ganaron la Challenge Cup, la copa que juegan los equipos de Segunda, Tercera y Cuarta. Y este año han terminado segundos, eliminado en el play-off de ascenso a un histórico como el Dundee United, antes de llegar a la final de ascenso, contra el penúltimo clasificado de Primera, el Partick Thistle.

El Partick Thistle va sobrado de personalidad. Solamente así se explica que un club aguante en una ciudad, Glasgow, con Celtic y Rangers. Como históricamente el Rangers es un club unido a una visión política del estado, con la unidad del Reino Unido por bandera, y el Celtic era el club de los irlandeses católicos que llegaron, el Partick Thistle, en su feudo de Maryhill Road, en el barrio deMaryhill, al norte, es un club «ateo». Ni protestantes ni católicos. En sus gradas se insulta al Papa, cabeza visible de la Iglesia católica, y a la Reina, cabeza de la Iglesia anglicana. En sus gradas se llegaron a entonar cánticos contra todas las religiones. Aunque para evitar sanciones se suavizaron.

Fundado en 1876 en el barrio de Partick, pronto acabó en Maryhill, donde se ha celebrado una Copa, en 1921, una Copa de la Liga en 1972 y algunos ascensos…Después de llorar descensos. La Copa de la Liga de 1972 es recordada como la gran conquista del club, pues la ganaron contra el maravilloso Celtic de Jock Stein. Ese día, la retransmisión de la televisión empezó con un comentarista afirmando que el club «no tenía ninguna opción de ser campeón». Y ganó 4-1.

Con dos participaciones europeas sin suerte en los 60 y 70, los «jags», como se llaman, fueron el segundo equipo de Glasgow cuando el Rangers sufrió una bancarrota. Entonces bromearon afirmado que se jugaba un «new firm» contra el Celtic, pese a que los duelos entre los equipos de la ciudad se han jugado ya en tres siglos diferentes. Con sede en un barrio de clase media, con muchos artistas o profesores universitarios, el Partick Thistle es un club tan raro que tiene su gracia. Su gran héroe era Chic ‘Chico’ Charnley, un aficionado del Celtic sin nivel para jugar en Celtic Park, que fue famoso por sus peleas en el césped. Expulsado en más de 25 ocasiones, llegó a bajarse los pantalones mostrando el trasero en el campo del Rangers. Y una vez persiguió a dos hinchas que le recriminaron su barriga con una espada japonesa. Estos últimos años el club ha sido famoso por el mayor éxito de publicidad de la historia del fútbol escocés: la mascota más fea que jamás se ha visto en un estadio, Kingsley. En una carrera anual de mascotas con fines benéficos, Kingsley la lió al placar al osito mascota del Rangers, tirando de paso a una periodista. A los hinchas del club les gustó ese gesto feo.

En los últimos años, con un patrocinador americano, el club que tiene entre sus hinchas a Robert Carlyle, al actor de Trainspotting, ha conseguido aguantar en Primera. Ahora llega el reto de la promoción para saber si Glasgow sigue con tres clubes en Primera. O vuelve un club de una ciudad que cuando se fundó, en 1966, el Partick Thisle ya tenía 90 años de vida. En la ida, ganó el Livingston por 2-1. Queda la vuelta en Glasgow.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

As usual, great post Mr. Padilla! 😉
Todas temporadas me gusta seguir los diferentes play-offs de ascenso a las categorías “profesionales” del fútbol escocés. En este año, en el play off de ascenso a Primera (Scottish premiership), me sorprendió la eliminación del Dundee Utd. y la mala clasificación en liga regular del Inverness Caledonian Th.
Y de bonus track, desde hace poquitas temporadas, también tenemos el play-off de descenso a la ligas regionales, entre el último clasificado de la League Two (cuarta división), el Cowdenbeath y los campeones de la Liga de las Highland y la Liga de las Lowland (quinta división, fuera de la SPFL).
En la eliminatoria entre los campeones de quinta, salió victorioso en Cover Rangers ante el Spartans FC.
Y en la eliminatoria final, 0-0 en el primer partido en las Highland y 3-2 en Cowdenbeath, que retuvo su plaza en las estructuras de la SPFL.

Deja un comentario

*