Partido Polish Boyfriend: y el turismo creó un derbi en una isla

Olbia / Daniel Spiess bajo licencia Creative Commons 2.0.

Hace unos 55 años, un grupo de señores elegantes se reunió en un viejo palacio de la ciudad sarda de Olbia y se puso a firmar papeles. Esos señores estaban comprando tierras al norte de Cerdeña, tierras compradas en ocasiones por cuatro liras a familias de campesinos. Así empezaba una operación que cambió para siempre una zona hasta entonces rural y tranquila. Y convertida ahora en uno de los centros de turismo de lujo más famosos de Europa: la Costa Esmeralda.

En esta zona llena de villas impresionantes, como la de Silvio Berlusconi, hoteles de lujo y apartamentos, millones de turistas llegan para conocer sus preciosas playas. En menos de 50 años, la Costa Esmeralda se convirtió en el sueño de muchos italianos: veranear aquí era codearse con el poder. Los famosos venían: políticos, cantantes, futbolistas. Y los ciudadanos de la zona no entendían nada. O se preguntaban la razón por la cual ellos no vieron el potencial de la costa. Históricamente, la región del norte de Cerdeña, la Gallura, era habitada por campesinos que preferían vivir en el interior, y no cerca de la costa. Cuatro pueblos, la ciudad de Olbia como puerto y poco más. En la Gallura había más ganaderos que pescadores, en el siglo XIX. Los sardos, cerrados, duros, se escondían en el interior de las autoridades italianas, que vivían en la costa y no se fiaban mucho de esa gente con una lengua propia, el sardo, que a la vez tiene muchos dialectos, como el de la Gallura, parecido al corso.

En esta región se juega ahora un derbi. Por primera vez, dos equipos de la Gallura han llegado a la Serie C1, la Segunda B italiana. El turismo transformó la Gallura y con el tiempo, ha permitido que su fútbol crezca. Y todo, en parte, gracias a un líder religioso musulmán. O no.

Sábado 17 de marzo, 20:30h, Olbia-Arzachena

Uno de esos señores que compró terrenos en esa reunión de Olbia de 1962 era Karim Aga Khan. Los otros, sus socios Patrick Guinness, Felix Bigio, Andrè Ardoin, John Duncan Miller y René Podbielski. Los creadores del primer complejo turístico de la Costa Esmeralda. Aga Khan había descubierto la zona unos años antes con su yate, por recomendación de un amigo que le habló de la existencia de playas como las del Caribe cerca de Francia e Italia. En una zona con poca población. Donde muchos románticos veían naturaleza pura, Aga Khan vio un negocio. Y creó este proyecto. Karim era la cuarta persona con el título de Aga Khan, creado en 1818 en el Imperio Persa para designar al imán principal de una rama del islam, la de los ismaelitas nizaríes chiitas. Aunque el primer Aga Khan ya se peleó con el Emperador y acabó exiliado en la India, donde sus hijos hicieron fortuna como líderes de la comunidad musulmana, ganando dinero. Y cada vez que el Aga Khan fallecía, su primer hijo se convertía en el heredero del título. Pero si el Aga Khan III se metía en política, el Aga Khan IV se metió en negocios y vivía en Europa con lujos, muchas bodas y una vida poco piadosa. Aunque usaba el dinero para proyectos de educación, caridad y arte, para purgar sus pecados.

El cuarto Aga Khan, pues, modificó la vida en el norte de Cerdeña para siempre. La Gallura era una zona sin agua corriente, en los 50. La electricidad llegaba a cuatro núcleos urbanos. Y de repente, el gobierno italiano ponía dinero para crear una zona turística que modificó para siempre la forma de vivir de los ciudadanos de la zona. La principal ciudad, Olbia, tenía entonces 14.000 habitantes. Ahora ya sobrepasa los 56.000, convertido en el gran centro de la Costa Esmeralda, con aeropuerto, un puerto de primer nivel e infraestructuras.

En 50 años, pues, se han modificado los equilibrios en Cerdeña. Y eso ha afectado también al fútbol. El único equipo sardo que ha llegado a la Serie A (y ha ganado la liga una vez, en 1970) es el Cagliari, el club de la capital. Aunque los equipos más viejos de la isla se encuentran en el norte: la Sassari Torres, donde empezó a brillar un tal Gianfranco Zola, y la Associazione Sportiva Ilvamaddalena, un club muy modesto. Sassari, con más de 100.000 habitantes, es el gran puerto del norte, muy conectado a Córcega. Una ciudad que no se encuentra en la región de la Gallura: La Gallura se sitúa al este y Sassari en el norte, aunque en el oeste, más bien conectada con los puertos franceses y siempre la segunda ciudad de la isla. Por eso la gran rivalidad sarda era norte-sur: Sassari Torres-Cagliari. Nunca se ha jugado ni un derbi en Serie A o Serie B, pues solamente el Cagliari ha llegado hasta estas divisiones, aunque si se jugó un derbi Sassari Torres-Cagliari en C1 en los años 80. El último, en 1989, con dos empates, tanto en la ida como en la vuelta. Ese año el Cagliari ascendió y la Torres se quedó a tres puntos del otro ascenso, que se llevó el Foggia. Después, el club capitalino ascendió a Primera y la Torres aguantó unos años antes de descender. Y ahora, después de una refundación, juega en la quinta división. Sigue siendo un club orgulloso con masa social, enemistado con el Cagliari sin poder jugar derbis.

Birmingham City manager Gianfranco Zola during the Sky Bet Championship match at St Andrews, Birmingham Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264 18/03/2017
Zola empezó a brillar en la Sassari Torres. Foto: Focus Images Ltd.

Durante muchos años pues, Cerdeña ha vivido una realidad triste: el Cagliari en Serie A o Serie B, y con la excepción de una breve aparición de la Villacidrese en C1, los otros clubes llegaban como mucho a la cuarta categoría italiana. Hasta que el Olbia ascendió hace dos años a Lega Pro. Y por primera vez, este equipo se sintió como el segundo club sardo, por fin. Pese a que en los años 40 jugó en C1 derbis del norte con el equipo de Torres, el Olbia siempre había vivido a la sombra de los otros clubes sardos. Pero con una ciudad en crecimiento y la llegada de dinero, poco a poco el Olbia creció. Los últimos años el presidente ha sido Pino Scanu, empresario local, cómo no del turismo, aunque hace dos años lo vendió a Alessandro Marino, el exdirector general del Cagliari. Marino no es sardo, pero tiene ideas y quiere armar un fútbol base fuerte que controle el norte de la isla, incluida la zona de Torres. El eje de gravedad se ha desplazado de oeste a este, en el norte. Hacia una Gallura que esta temporada, además, vive un derbi histórico. Pues la última temporada ascendió otro club local, el Arzachena. Se ha pasado de no tener derbis sardos a tener un derbi de la Gallura en C1. En Sassari eso duele.

Arzachena no llega a los 13.000 habitantes. A unos 50 kilómetros al norte de Olbia, era un pueblo de pescadores de 200 almas en los años 40. Y fue aquí donde se compraron tierras para levantar hoteles y villas. Ahora, la población de Arzachena crece un 10% cada año, pues se encuentra en medio de la Costa Esmeralda. Llegan centenares de personas que buscan trabajo en los restaurantes y hoteles locales. Y su club de fútbol ha crecido al mismo ritmo que la población. Fundado en los años 60, el club se llama oficialmente Arzachena Costa Smeralda, pues así tiene dinero de las autoridades regionales para potenciar el turismo, y en 2008 su mejor temporada había sido en Séptima. En 2017, finalmente, ganó su grupo de la cuarta división y ahora juega en la Serie C1.

El destino del club empezó a cambiar en 2012, cuando el club fue comprado por Menio Fiorini, un tipo nacido cerca de Roma que hace 30 años se quedó a vivir en la Costa Esmeralda, con negocios en el sector turístico. Fiorini se puso delante del club y sumó esfuerzos pues abrió la posibilidad de que los hinchas compraran acciones. El resultado fue sorprendente porque es un club que ni siquiera puede jugar sus partidos en Arzachena, pues el campo es pequeño. Por eso juega como local en Olbia. Y aquí, en el estadio del Olbia, ganó el primer derbi de la Gallura en C1 por 3-0. Fue una sorpresa para la gente del Olbia, que buscará venganza en el partido de vuelta. Además, los dos clubes pugnan por intentar sacar la cabeza en el complicado play-off de ascenso a Serie B, Complicado pues los tres campeones de los tres grupos ascienden directo, aunque después, hasta 9 equipos por grupo (un total de 27 equipos) acaban pugnando por un solo ascenso. Los dos clubes sardos tienen opciones de formar parte de este grupo de 27. Y soñar con convertirse en el segundo club sardo capaz de ascender a Serie B.

Foto de portada: Daniel Spiess bajo licencia Creative Commons 2.0.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*